España: los inmigrantes y la trampa de las hipotecas

Última actualización: Martes, 6 de marzo de 2012
Ecuatorianos en España

Aída Quinatoa, quien lleva doce años en España, es una de 8.000 ecuatorianos que enfrentan el drama del desahucio.

Aída Quinatoa no quería comprarse un piso, pero la necesidad de tener una vivienda en la que recibir a su hermana y las dificultades que encontró para alquilar la llevaron a la Central Hipotecaria del Inmigrante.

En esta inmobiliaria le facilitaron el aval que necesitaba para solicitar un crédito en el banco con la condición de que firmara otro para una familia desconocida, asegura.

"Como un castillo de naipes, fuimos cayendo poco a poco", cuenta Aída, que desde 2007 lucha activamente contra este tipo prácticas hipotecarias -contra las que hay demanda por estafa- al frente de la Coordinadora Nacional de Ecuatorianos en España (CONADEE).

Y es que la crisis de las hipotecas, que ha golpado duramente a España, afectó particularmente al colectivo ecuatoriano, la comunidad de origen latinoamericano más numerosa del país.

La vivienda estable era uno de los requisitos para solicitar el reagrupamiento familiar con lo que se avivaron los deseos de obtener una propiedad para facilitar los trámites.

Y el de Aída es solo uno de los 8.000 casos de familias ecuatorianas residentes en el país sobre las que ahora pende la espada de Damócles del desahucio por lo que consideran estafas hipotecarias.

"Sigo resistiendo pero ya no puedo más, creo que no podré pagar el siguiente mes", relata.

Natural de la provincia de Bolívar, en Ecuador, Aída lleva doce años viviendo en España y cuidando personas de la tercera edad. Ha pagado ya 90.000 euros (US$ 118.000) por un piso cochambroso que ha tenido que ir arreglando poco a poco.

Con su marido en paro, el dinero que juntan entre ella y su hermana simplemente no alcanza.

La crisis

Cadena humana de afectados por desahucios alrededor de un banco madrileño.

Se estima que a diario se producen 200 desahucios en españa. La situación ha generado protestas en varias ciudades.

La crisis ha disparado los casos de desahucio en España. El fuerte desempleo que sufre el país y la subida de los intereses de las hipotecas, que aumentan las cuotas mensuales, hace que mucha gente no pueda afrontar el pago, con lo que acaban siendo desahuciadas por sus entidades bancarias.

Se estima que todos los días se producen 200 desahucios en el país. En el año 2011, se alcanzó la cifra récord de 42.789, según datos del Consejo General del Poder Judicial. Mientras, en España hay 1,2 millones de viviendas vacías.

La relatora de las Naciones Unidas por una Vivienda Adecuada, Raquel Rolnik, ha tachado recientemente estos procesos de ilegales, responsabilizando a los bancos y al gobierno de la emergencia habitacional que sufre el país.

"Como un castillo de naipes, fuimos cayendo poco a poco. Sigo resistiendo pero ya no puedo más, creo que no podré pagar el siguiente mes"

Aída Quinatoa

Y entre las personas que están perdiendo sus casas abundan los inmigrantes.

Empresas como la Central Hipotecaria del Inmigrante, que trabajaba con población ecuatoriana de gancho, se anunciaban en los medios de comunicación dirigidos a personas migrantes y trabajaban con casi todas las entidades bancarias, a las que CONADEE también pide que asuma su responsabilidad por no haber verificado la autenticidad de los avales y las nóminas.

"Lo peor es cuando nos culpan por haber firmado esas condiciones, no se dan cuenta de que lo hacíamos bajo engaño", reclama Aída.

"La población ecuatoriana es muy trabajadora y los bancos vieron en ella un buen nicho de mercado. Sostienen que fueron seducidos, iban a sus lugares de trabajo y les ofrecían muchas facilidades sin darles demasiada información con lo que al final firmaban contratos muy perjudiciales", explica a BBC Mundo la embajadora de Ecuador en España, Aminta Buenaño.

A petición de CONADEE, la embajada comenzará a prestar asesoramiento jurídico a las personas afectadas por las deudas hipotecarias así como charlas y talleres informativos.

Después del desahucio

Aunque Aída considera que no es suficiente, desde CONADEE solicitan la entrega de la vivienda para saldar la deuda con el banco (proceso que se conoce como dación en pago), así como una auditoría social que castigue a los culpables y repare a las víctimas de la estafa.

Otras organizaciones como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, de la que Aída es miembro y que surgió inspirada por CONADEE, anima a que los desahuciados reocupen sus propias viviendas.

Afectados desahucios España

Muchos de los morosos de hipotecas en España son inmigrantes latinoamericanos.

"Una minoría se ha planteado el retorno pero la mayor parte tienen aquí su familia y su vida, así que más bien buscan enfrentar la crisis con trabajo y creatividad tanto en España como en otros países de la Unión Europea", destaca la embajadora ecuatoriana.

Priscila ya tiene comprados los billetes para regresar a Ecuador junto a sus tres hijos, la menor de 14 meses. Mientras, su marido tratará de quedarse algo más de tiempo en España. "Ahora que nos quedamos sin casa y con las dificultades para alquilar sin contrato ni nómina ya no tenemos nada que hacer aquí", manifiesta.

Aída, sin embargo, no tenía pensado permanecer tanto tiempo en España pero se le está alargando porque no quiere interrumpir su batalla. Hasta que decida volver, seguirá saliendo a la calle en todas y cada una de las manifestaciones con su pancarta en la que echa la culpa de la crisis a los "banqueros ladrones", dando talleres y seminarios y apoyando a todas las personas que quieran luchar contra su banco.

"Es una lucha diaria y solidaria, en la que necesitamos apoyo mutuo. Por el momento, me quedo", sentencia.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.