Qué hacen y para qué sirven las agencias de clasificación de riesgo

Última actualización: Domingo, 4 de marzo de 2012
Triple A

Durante décadas se trató de un asunto del que solo se hablaba en los mercados financieros. Pero hoy en día las agencias de evaluación y sus rebajas de calificación crediticia ocupan muchos de los titulares de las noticias del mundo.

Cabe preguntarse de qué se ocupan exactamente estas agencias y qué tanto alcance e influencia tienen sus decisiones.

Básicamente clasifican los bonos -no sólo del gobierno sino también los pagarés corporativos- para evaluar la probabilidad de incumplimiento.

Estas decisiones y valoraciones son muy importantes. Cuanto mayor sea la calificación, menos riesgoso será percibido el prestatario y menor será también la tasa de interés que deberá cancelar.

Los reguladores les han otorgado carácter oficial a las agencias líderes: Standard & Poor's (S&P), Moody's y Fitch.

Tanto los bancos como las compañías de seguros deben mantener bonos con altas calificaciones en sus reservas y fondos de pensiones, mientras que a los inversionistas se les pide constantemente que vendan los bonos que poseen bajas calificaciones según las agencias.

El debate sobre las agencias de calificación de crédito dio un giro dramático en enero cuando la policía financiera italiana -la Guardia di Finanza- realizó un allanamiento en la oficina de S&P en Milán.

Las autoridades se llevaron documentos y archivos para ser utilizados como pruebas en una investigación que pretende probar una supuesta manipulación del mercado.

Luego de ese episodio, S&P rebajó la calificación soberana de Italia. Una medida que quizás buscaba aumentar los costos de endeudamiento del gobierno italiano.

Martin Winn, portavoz de S&P, dijo en respuesta a las acusaciones lo siguiente: "Creemos que este procedimiento no tiene ninguna base, por lo que nos estamos defendiendo con mucha energía".

Fuera de control

"Lo más importante de nuestra agencia es que trabaja con calidad, transparencia e integridad"

Moody's

Esta no es la primera vez que las agencias son objeto de críticas.

En Estados Unidos, la reputación de las agencias resultó gravemente afectada tras la explosión de la burbuja inmobiliaria.

Los bancos prestaron dinero a personas que no podían darse el lujo de comprar vivienda. Además, estas hipotecas fueron repartidas y vendidas a los inversores como productos financieros complejos.

Estos productos necesitaban ser clasificados y las agencias se sentían felices de hacerlo, pues los bancos les pagaban por la creación de estas garantías.

David Levy se desempeñó como director gerente de Moody's hasta que dejó el trabajo en 2004. Según él, las agencias debían bailar al son de los bancos si querían hacer algún tipo de negocio.

"El banco de inversión podía ir fácilmente a las distintas agencias y preguntar cómo calificarían su bono", explicó Levy en un programa de radio de la BBC.

"Si no le gustaban los resultados que obtenía, podía ir a cualquier otra agencia que estuviese dispuesta a darle una calificación más alta".

William J. Harrington es otro exempleado de Moody's que manejaba información privilegeada, pues se desempeñó como analista senior durante la década de los 90, hasta que renunció en 2010.

"La agencia estará obligada a informarle al gobierno 24 horas antes de la publicación del informe, lo que permitirá hacer cambios si hay datos incorrectos"

Michel Barnier, comisionado de mercados financieros

Él critica la calificación de instrumentos complejos, basados en hipotecas, conocidos en inglés como CDO.

"En 2006 pensé que el proceso de calificación de los CDO se había descompuesto tanto que realmente no quería tener más nada que ver con ellos".

"Esos procesos se salieron de control porque existían demasiadas garantías de colocación, cuyo único fin era que se efectuara la transacción para que el banco obtuviese las comisiones".

Un vocero actual de Moody dijo a la BBC: "Lo más importante de nuestra agencia es que trabaja con calidad, transparencia e integridad".

"Reconocemos que todos los modelos de negocio tienen la posibilidad de que se creen conflictos de interés, independientemente de si el emisor, el inversor o el gobierno paga por la calificación".

"Moody toma precauciones para tratar estos conflictos potenciales, incluyendo la separación de los aspectos comerciales y de análisis del negocio".

Investigación

Cuando la morosidad en las hipotecas aumentó, la burbuja explotó. La agencia reguladora de EE.UU. -la Comisión de Valores (SEC por sus siglas en inglés)- investigó a Moody's, S&P y Fitch en 2008.

Tras revisar más de dos millones de correos electrónicos y mensajes instantáneos uno de ellos decía: "(Estos bonos) pudieron haber sido estructurados por vacas y aún así los clasificaríamos".

El análisis de títulos hipotecarios pudo haberse hecho, pero se defendieron diciendo que otros fallaron en predecir la crisis inmobiliaria.

Recientemente, S&P le rebajó la codiciada calificación triple A a Estados Unidos. La decisión, anunciada en agosto del año pasado, coincidió con un momento álgido de la crisis de la eurozona.

El secretario del Tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, dijo que S&P había cometido un error de US$2 billones en sus sumas.

John Chambers es el jefe de calificación soberana de S&P. Según él, después de discutir con el Tesoro de EE.UU., la agencia cambió algunos de sus cálculos. "Pero no hubo ningún error", aseguró.

Chambers dijo a la BBC que ha recibido amenazas a través del correo, pero no dio más detalles.

Cinco meses después de la rebaja a EE.UU., Francia también perdió su calificación triple A.

¿Salida?

Alistair Darling

Alistair Darling asegura que la amenaza de una baja en la calificación del Reino Unido lo ayudó a negociar con Gordon Brown.

Consciente de este estado de ánimo político, la Comisión Europea puso en marcha varias reformas. Recientemente, sin embargo, ha llevado a cambio propuestas más radicales.

La Comisión propuso la prohibición de las calificaciones soberanas de los países con dificultades financieras, aunque luego abandonó esa idea.

"Lo propusimos para asegurar que las clasificaciones se realicen de un modo mucho más regular cada seis meses y no cada 12 meses", dijo a la BBC el comisionado de los mercados financieros, Michel Barnier.

"La agencia estará obligada a informarle al gobierno 24 horas antes de la publicación del informe, lo que permitirá hacer cambios si hay datos incorrectos".

Vale la pena señalar que después de las rebajas a EE.UU. y Francia, el costo de su deuda disminuyó, lo que sugiere que existen muchos otros factores -además de las calificaciones- que determinan las tasas de interés que el gobierno tendrá que pagar.

Recientemente, el Reino Unido fue colocado en "perspectiva negativa" por Moody's, lo que significa una posible pérdida de la calificación triple A en los próximos 18 meses. Esta no es la primera vez que el Reino Unido se ha enfrenta a este tipo de advertencias.

En 2009, el entonces canciller Alistair Darling tuvo que lidiar con la amenaza de una posible rebaja de Standard and Poor's, que llegó en un momento delicado: justo un año antes de las elecciones. Esto, dijo Darling, lo ayudó en su batalla personal con el entonces primer ministro británico, Gordon Brown, para acordar un plan que redujera el endeudamiento.

"La amenaza de una degradación me ayudó enormemente porque fortaleció mi propuesta de un plan creíble", explica.

Sin embargo, el presidente del Comité de la Cámara de los Comunes para Asuntos del Tesoro dijo que las agencias habían actuado "sistemáticamente mal" en su análisis antes de la crisis bancaria y que hacía falta evaluar una forma para regularlas.

Las agencias tendrán la oportunidad de responder al comité cuando vuelva a reunirse esta semana para examinar la labor que cumplen. Según los críticos, les ha llegado el momento de explicar muchas de sus actuaciones.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.