BBC navigation

Hispanos camino al Oscar: un mexicano contra George Clooney y Brad Pitt

Última actualización: Jueves, 23 de febrero de 2012

Demián Bichir, entre los indocumentados y el Oscar

El mexicano Demián Bichir compite por la estatuilla al mejor actor por su papel en la película "A better life". Allí encarna a un inmigrante indocumentado en EE.UU. que lucha por mantener a su hijo y se enfrenta a la deportación. BBC Mundo habló con él.

Vermp4

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Utilizar un reproductor alternativo

Demián Bichir soñaba con anotar su nombre en la historia de las glorias mexicanas por marcar el penalti decisivo en una final de un mundial de fútbol.

En cambio, le tocó el honor de ser el segundo actor de su país, después de Anthony Quinn, en conseguir una nominación al Oscar, en la edición número 84 de los premios de la Academia del cine estadounidense.

Por su interpretación en “A better life”, Bichir compite por la estatuilla este año contra actores de la talla de George Clooney, Brad Pitt, Gary Oldman y el francés Jean Dujardin, de “El artista”.

“Yo nacía en la época en la que a Quinn lo nominaban. ¿Cuán extraño y bello a la vez es todo esto que me está pasando?”, celebra el mexicano, en diálogo con BBC Mundo.

Demián Bichir

La nominación de Bichir a mejor actor ha sido recibida con mucho entusiasmo por la crítica en Hollywood.

A los 48 años, Bichir no es exactamente un recién llegado a la industria de Hollywood: debutó en 2001 con “El tiempo de las mariposas”, junto a su compatriota Salma Hayek, y luego actuó en las dos entregas sobre el Che Guevara que rodó el director Steven Soderbergh.

Pero su personaje de Carlos Galindo -un inmigrante indocumentado en Estados Unidos que lucha por mantener a su hijo y se enfrenta a la deportación- lo ha hecho transitar muchos metros de alfombra roja en los últimos meses, después de haber sido nominado a los premios Independent Spirit, los SAG del Sindicato de Actores y, ahora, los Oscar.

“Ha sido un viaje muy loco y también un honor ser parte de esa lista. He visto al menos 10 actuaciones este año que merecerían la mención, así que ver mi nombre allí ya se siente como un triunfo”, señala.

Incluso dejó afuera a gente como Leonardo DiCaprio o Ryan Gosling, que sonaban como posibles nominados pero no quedaron entre los cinco finales…

Bueno, no quiero ser responsable de eso (se ríe). Me gustaría que fuéramos a penales para decidir quién gana, pero esto no se trata de una competición: es una industria con mucho talento, por turnos toca ser destacado y me tocó a mí, lo que se agradece, pero no quiero sentirlo como una competencia. Mi mayor esperanza sería trabajar con Clooney, con Pitt, con todos ellos.

¿Y qué proyecto le gustaría hacer?

Un western, por supuesto (se ríe). No sé, una película donde todos juguemos al fútbol… O una de alienígenas. O una de rancheros mexicanos. Cualquier cosa que quieran, cuando ellos quieran.

Lleva diez años en Hollywood, ¿cómo ha visto cambiar a la industria para los actores hispanos?

A Better Life

"A Better Life" narra la historia de un inmigrante indocumentado en Los Ángeles.

Lo que todos los latinos hacen aquí sirve para que otros sigan los pasos, pero no sólo actores sino escenógrafos, fotógrafos, trabajadores detrás de cámara.

Todo lo bueno que le suceda a cualquier mexicano es bueno para todos, no sólo para México sino para Latinoamérica: todos deberíamos celebrar con una botella de tequila en la mano.

Cuando Salma (Hayek) o Diego (Luna) o Gael (García Bernal) son reconocidos, es un paso adelante para muchos otros más, y yo espero que lo que me está pasando a mí ahora sirva también para eso. Mi esperanza es que podamos tener cada vez más actores mexicanos y latinoamericanos nominados en el futuro.

Usted pasó de representar a personajes públicos como Emiliano Zapata en TV o al “Comandante Uno” Rosemberg Pabón en “La toma de la embajada” y, más recientemente, a Fidel Castro bajo la dirección de Steven Soderbergh. ¿Cómo fue la transición de esas figuras grandilocuentes a este Carlos Galindo ignoto y silencioso?

Sí, hice esa transición de Fidel a Galindo, imagínate la diferencia que hay entre estos dos seres humanos: uno se va a encargar de que, pase lo que pase, te enteres cuando él habla, el otro transita por la vida de manera discreta y hace lo imposible por permanecer invisible justamente para subsistir sin problemas… Es el placer de este trabajo, es lo que cualquier actor anda buscando: la posibilidad de ir a extremos.

Tuve la suerte de hacer a todos estos personajes históricos reales y siempre es un placer. Pero mucho más me gusta cuando un trabajo que hago no tiene nada que ver con el anterior.

Hablando de diferencias, también hizo de un mexicano, pero vinculado al narcotráfico, en la serie de televisión “Weeds”…

"Lo que todos los latinos hacen aquí sirve para que otros sigan los pasos, pero no sólo actores sino escenógrafos, fotógrafos, trabajadores detrás de cámara. Todo lo bueno que le suceda a cualquier mexicano es bueno para todos, no sólo para México sino para Latinoamérica: todos deberíamos celebrar con una botella de tequila en la mano "

Demián Bichir, actor mexicano nominado al Oscar 2012

Eso es justamente lo sabroso, son personajes totalmente distintos aunque ambos sea mexicanos. Tuve suerte de aterrizar en ese proyecto, porque creo que es de las mejores series que se han hecho en TV. Llegué para hacer cuatro episodios y me quedé tres temporadas.

¿No hay un riesgo de quedar encasillado en el papel de “el latino” para el público estadounidense?

Es que la industria tiene una imaginación un poco estrecha y, cuando te ven hacer un personaje que funciona, te llaman para hacer el mismo personaje treinta veces más. Uno tiene que tener la suficiente paciencia y entereza para decir que no, si no quiere repetirse.

Usted viene de una familia de actores. ¿Estar nominado al Oscar era un sueño o algo de lo que se hablara en la mesa familiar?

No, hablamos más de fútbol que de otra cosa. Yo sí soñaba con meter el penalti decisivo en alguna final de alguna copa del mundo. Crecí jugando fútbol y haciendo teatro y no fue sino hasta los 17 años, cuando hice el primer protagónico, que dije ‘mmmm, creo que está bien esto de la actuación’. Eso, y que mi entrenador me dijo ‘oye, ¿tú sabes quién es Pelé? Bueno, pues él no tuvo otra opción en la vida pero tú eres un buen actor’ (se ríe). Fue una manera sutil de decirme que mi zurda no servía para nada. Aunque yo hubiera sido un muy buen número 5, un buen extremo izquierdo, un buen creativo, toque de primera intención, sacapum, siquipei… pero aquí estoy.

Y se lanzó a actuar en telenovelas…

Hice telenovelas como cualquier actor en México, porque es una suerte de camino natural de aprendizaje y porque tampoco hay tanto para escoger. Pero yo me eduqué en el teatro, antes de hacer telenovelas ya había hecho Shakespeare.

Demián Bichir

Bichir espera que el mensaje de la película llegue a los ojos y oídos de quienes toman decisiones en Washington.

Personalmente, me sentía atrapado en las telenovelas y por suerte pude dejarlas, por la nula posibilidad de desarrollo que dan: son historias que nacen desgastadas, no puedes contar una historia de dos horas en 120 capítulos.

Claro que está la popularidad que da la televisión y es lo que mejor paga, pero uno tiene que elegir.

Cuando eligió hacer “A better life”, ¿sintió que elegía una película que tenía alguna función social que cumplir, en relación a los 11 millones de indocumentados que se estima viven en Estados Unidos?

Si esta película, además de tocar el corazón de la gente, logra llegar a los oídos y a los ojos de la gente que toma decisiones en este país y que firma documentos y leyes, habrá cumplido un objetivo más importante que el de divertir o conmover.

Mis amigos anglo que han visto la película me dijeron ‘yo no pensé que en dos horas mi perspectiva sobre el problema migratorio fuera a cambiar radicalmente’. Porque mucha gente no lo entiende, mucha gente sí cree todas las mentiras de los políticos que tienen que ver con llamar a estos trabajadores indocumentados como el nuevo enemigo o como una amenaza para los empleos de los estadounidenses.

¿Y que aprendió usted en el proceso?

"Si "A better life", además de tocar el corazón de la gente, logra llegar a los oídos y a los ojos de la gente que toma decisiones en este país y que firma documentos y leyes, habrá cumplido un objetivo más importante que el de divertir o conmover "

Demián Bichir

Simplemente confirmé lo que ya sabía, que se trata de una comunidad de trabajadores que vive su vida con gran dignidad pese a todos los obstáculos que enfrenta para conseguirse una vida mejor, para ellos pero sobre todo para sus hijos.

La película muestra esa tensión entre los inmigrantes que cruzaron la frontera y sus hijos, nacidos y criados ya en Estados Unidos y no siempre capaces de comprender las realidades que vivieron sus padres. ¿Cómo trabajaron esa problemática?

Fueron horas enteras, no sólo de trabajo de mesa sino de charlas constantes. Ya es complicado tener un hijo adolescente en cualquier lugar del mundo, imagínate tenerlo aquí donde los padres no tienen la documentación adecuada para andar libremente, cuando necesitan dos trabajos para subsistir o no tienen el tiempo para dedicarle a tus hijos y hacer que no caigan en drogas o en pandillas. Cuando sumas todos esos elementos, como le ocurre al personaje de Galindo, tienes un drama interesante.

Su nominación acrecentó también el interés en “A better life”, que es una producción pequeña comparada con las de los grandes estudios…

Sí, mucha más gente está yendo a Netflix o YouTube a ver de qué se trata y eso es todo lo que uno actor puede desear. Si uno piensa que este film habla de un problema de la agenda política que debe ser resuelto, no sólo es un honor sino una responsabilidad, la de dar voz a una comunidad entera.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.