BBC navigation

Maratón radial de 110 horas en Colombia a favor de los secuestrados

Última actualización: Viernes, 24 de febrero de 2012
Maratón radiofónico

La idea es llevar esperanza a los rehenes y convencer a los secuestradores para que los liberen.

Una estación de radio está llevando a cabo un maratón de más de cien horas de transmisión que se inició el pasado sábado para persuadir a grupos guerrilleros como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y al Ejército de Liberación Nacional (ELN) de que liberen a sus secuestrados.

Trabajando día y noche, la pequeña estación de radio improvisada en el centro de la Plaza de Bolívar, frente al Palacio del Gobierno de Colombia en Bogotá, recibe y transmite mensajes de colombianos y extranjeros en todo el mundo.

Los mensajes llegan por teléfono y a través de redes sociales como Twitter y Facebook.

"Sabemos que la radio es el único medio que llega a los rehenes en la selva colombiana. En general, los rehenes consiguen escuchar la radio por unos minutos todos los días; por eso en una jornada extensa como esta, sin duda, nos escuchan", dijo a la BBC el periodista Herbin Hoyos Medina, director de la ONG Las Voces del Secuestro, uno de los organizadores del maratón.

Locutores voluntarios se alternan en el trabajo de sacar al aire palabras de apoyo y consuelo a los secuestrados y de leer los mensajes que llegan a través de Twitter.

Algunos mensajes se dirigen a otros rehenes y otros a los secuestradores.

"No puedo creer que alguien que dice querer lograr la paz mantenga a alguien secuestrado con fusil. Liberen a los rehenes", dijo uno de los mensajes enviados en Twitter.

Otro internauta comentó: "Fuerza a los que permanecen prisioneros, aliento a los cautivos".

Hija y padre

Entre los familiares que tomaron parte en la acción está la estudiante Natalia Andrea Duarte, de 17 años de edad e hija del policía José Carlos Duarte, retenido durante más de 12 años.

Miriam Mora

Miriam Mora hace seis años que no tiene noticias de su hijo.

Él es uno de los seis rehenes que las FARC prometieron liberar en una lista dada a conocer en diciembre pasado.

En una actividad paralela, la adolescente encabeza una marcha desde la ciudad de Fusagasugá, donde vive, a 65 kilómetros de Bogotá, hasta el centro de la capital colombiana para participar en el cierre de la maratón radiofónica.

"Empezamos este viaje el lunes. Es agotador. Pero estoy segura de que no se compara con lo que mi padre ha vivido todos estos años", dijo Natalia.

La estudiante sólo tenía cuatro años cuando vio a su padre por última vez. "Estábamos en un club y yo estaba en la piscina. Él me miró y me dijo que me quería mucho y me dijo que nunca me olvidara de eso", recordó. Unos minutos más tarde, su padre fue capturado.

Natalia está terminando la escuela secundaria y desea entrar en el ejército. "Quiero hacer algo. Mi padre no pudo trabajar durante todos estos años, pero aprecio mucho lo que él es," manifestó con orgullo.

Civil

Fue el drama vivido en cautividad durante más de 15 años lo que motivó el periodista Herbin Hayos, el creador de la maratón.

Herbin fue también víctima de un secuestro por parte de las FARC en 1996. Fue capturado frente a la emisora Caracol en Bogotá, donde trabajaba y pasó 17 días en poder del grupo armado.

Natalia Duarte

Natalia Duarte encabeza una marcha desde la ciudad de Fusagasugá.

Cuando regresó, creó un programa de radio y luego una ONG con la idea de dar voz a los rehenes.

"Estar secuestrado es lo peor a lo que me he enfrentado jamás", explicó.

Él recuerda que cuando él estuvo en cautiverio, un campesino le preguntó por qué los periodistas no hacía nada por los rehenes.

Aunque no cuenta con cifras oficiales apela a la experiencia y el contacto con otras organizaciones no gubernamentales, para colocar en más de 3.700 los civiles secuestrados en los últimos 18 años en el país por parte de las las FARC, el ELN, las Autodefensas Unidas de Colombia y otros grupos.

"Casi nadie habla de los civiles secuestrados", alertó y dijo que la mayoría de los familiares de estos ni siquiera sabe si sus seres queridos están vivos.

Sin noticias

Este es el caso de Miriam Mora Torrez, de 56 años, cuyo hijo, Juan Camilo Torrez, fue secuestrado hace seis años en Bogotá cuando tenía 26 años.

"Para quien está prisionero en la selva cada palabra que llega de un familiar es como un bálsamo"

Luis Eladio Pérez, ex rehén

"Encontramos su carro abandonado. Mi hijo no tenía participación en la política y no era un millonario al pudieran extorsionar", manifestó.

El hijo de Mirian trabajaba como administrador de empresas. Cuando desapareció estaba casado y tenía una hija, ahora de 13 años.

En 2008, dos años después del secuestro, la madre recibió un mensaje telefónico de voz.

"No pude oír lo que decían, pero en el mensaje se escuchaban gritos y el ruido de varios disparos. La policía cree que estaba relacionado con la desaparición de Juan Camilo y sospecha que él pueda estar retenido por las FARC. Pero es extraño porque nunca se pusieron en contacto con nosotros", se lamentó.

Miriam, sin embargo, no pierde la esperanza. "Mi hijo es una persona feliz. Era él quien organizaba fiestas y nos reunía. Ahora vivimos en espera de noticias de él".

Aquellos que sobrevivieron al cautiverio aseguran que cada tipo de iniciativa de la familia y la sociedad tiene un efecto positivo.

El ex senador e ingeniero Luis Eladio Pérez, rehén durante siete años y liberado en 2008, le dijo a la BBC que escuchar mensajes por la radio le daba fuerzas.

"Para quien está prisionero en la selva cada palabra que llega de un familiar es como un bálsamo. Renueva el valor para resistir y no perder la esperanza", concluyó.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.