BBC navigation

El próximo líder chino, una mezcla de príncipe y obrero

Última actualización: Miércoles, 15 de febrero de 2012
xi jiping, vicepresidente de china

El próximo líder del Partido Comunista de China, y por ende del país, tiene dos características contrapuestas. Por un lado es un "príncipe", ya que parte de su poder es heredado, y por otra, conoció el trabajo duro en la China profunda.

Ambos ingredientes en el currículum vitae del actual vicepresidente Xi Jinping le otorgan las credenciales que necesita para tomar las riendas del partido en unos meses y después suceder al actual presidente, Hu Jintao, el año próximo.

En las últimas semanas se ha mostrado internacionalmente. De hecho, este martes se entrevistó con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y varios altos funcionarios de su gobierno en Washington.

"La cobertura mediática de la visita de Xi atraerá la atención de millones" en los Estados Unidos, decía un editorial del periódico oficial Daily China, que ha creado una página especial para la cobertura de la gira que durará hasta el 17 de febrero.

Según el diario la presencia de Xi "ayudará a que el público de Estados Unidos entienda a China".

El Príncipe

En su país, Xi es visto como un "príncipe". Término que se utiliza para altas autoridades de quienes se piensa que deben al menos algo de su éxito a sus familiares.

De hecho, el vicepresidente es hijo del veterano revolucionario Xi Zhongxun, uno de los padres fundadores del Partido Comunista de China.

Sin embargo, existe cierta controversia sobre la vida política del padre de Xi, quien durante la Revolución Cultural fue destituido de los diferentes cargos políticos que ocupaba y enviado a prisión por el entonces líder chino Mao Tse Tung.

Con su padre en la cárcel, el joven Xi fue enviado a trabajar al campo como muchos otros de su edad en aquella época.

Luego estudió ingeniería química en la Universidad de Pekín, de la que salieron otros líderes chinos, como el actual presidente.

Recibimiento en Washington

obama y xi jiping en el salón oval de la casa blanca

En su visita a Washington este martes, Xi tuvo una inusualmente larga entrevista con el presidente Obama en la Oficina Oval, una recepción en Departamento de Estado y recibió honores militares en el Pentágono.
Según los analistas demuestra la importancia que se confieren ambos países, independientemente de las desavenencias coyunturales que puedan tener.

En 1974 se unió al Partido Comunista y fue ganando peso hasta llegar a ser secretario en la provincia de Hebei en 1982.

En 1985 se mudó a la provincia de Fujian de la se hizo gobernador en 2000.

"Gobierno limitado"

También es visto como alguien con tolerancia cero hacia los corruptos, aunque en dos oportunidades debió ocuparse personalmente de esclarecer hechos escandalosos.

Eso le catapultó al cargo de jefe del partido en Shangai en 2007 donde su antecesor fue echado en medio de acusaciones de corrupción.

Poco después fue promovido al Comité Permanente del Partido. Y un año después se convirtió en su vicepresidente.

También trabajó duro para atraer inversiones extranjeras a las provincias de Zheijang y Fujian, y es considerado como una figura que fomenta los negocios.

En 2005, cuando Xi era secretario de Partido en la provincia de Zheijang declaró a la prensa que "el gobierno debía ser un gobierno limitado".

También se mostró favorable a que cuando haya asuntos que el gobierno sea incapaz de manejar se le devuelva el poder a la gente para remediarlo.

Vínculos con Estados Unidos

A pesar de que el mundo occidental tiene poco conocimiento de Xi Jinping, los estadounidenses al menos no son extraños para él.

"Algunos extranjeros con panzas llenas y nada mejor que hacer, se ponen a señalarnos con el dedo. Primero, China no exporta revolución; segundo, no exporta hambre y pobreza; y tercero, no se mete con ustedes. Entonces, ¿qué más hay para decir?"

Xi Jinping, durante una visita a México

En 1985 pasó un tiempo con una familia del pueblo de Muscatine, en el estado de Iowa, donde estudió técnicas para la crianza de cerdos.

Pero no termina ahí su relación con Estados Unidos. En 2010 el sitio WikiLeaks divulgó algunos datos personales de Xi. Al publicar algunos cables diplomáticos dio a conocer que el vicepresidente chino era un fan de las películas bélicas estadounidenses.

De acuerdo a uno de los cables, Xi le dijo al embajador Clark Randt que le gustaban las películas de Hollywood de la Segunda Guerra Mundial, describiéndolas como "grandiosas y veraces". En los filmes "el bien gana", decía, mientras que algunos productores cinematográficos chinos dejan de lado "valores que deberían promover".

Pero Xi también es famoso por su célebre esposa, la cantante Peng Liyuan, quien describe a su marido como trabajador y con los pies en la Tierra.

"Cuando llega a casa, nunca pienso en él como que hay un líder en la casa. A mis ojos, él es sólo mi marido", según es citada en un informe la agencia Reuters.

La pareja tiene una hija llamada Xi Mingze, quien según lo publicado, está estudiando en Harvard. Otra importante conexión estadounidense que puede exhibir el alto funcionario chino.

Recuerdos de México

Xi Jinping

El vicepresidente de China conoció Estados Unidos cuando fue a estudiar técnicas para la crianza de cerdos.

Ya durante una visita a México en 2009, dio muestras de su estilo directo para referirse al creciente poder de China.

"Algunos extranjeros con las panzas llenas y nada mejor que hacer, se ponen a señalarnos con el dedo", dijo y agregó: "Primero, China no exporta revolución; segundo, no exporta hambre y pobreza; y tercero, no se mete con ustedes. Entonces, ¿qué más hay que decir?".

Otros comentarios también contribuyeron a la imagen de duro Xi, quien se caracteriza por exigir sinceridad a las autoridades del partido.

El pasado julio, prometió "hacer pedazos" cualquier intento de desestabilizar el Tibet y luchar contra "actividades separatistas" relacionadas con el Dalai Lama.

"Es un líder que confía en sí mismo", dijo Stephen Orlins, presidente del Comité Nacional de Relaciones entre Estados Unidos y China.

"En China, viniendo de ese origen, tiendes a tener mayor confianza y eso se muestra al tratar con extranjeros, así como con chinos", explicó Orlins a la agencia Reuters.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.