BBC navigation

Las armas rusas cruciales para Siria

Última actualización: Miércoles, 1 de febrero de 2012

El cargamento de un barco ruso con destino a Siria fue descrito como "peligroso" por funcionarios de un puerto chipriota.

El 10 de enero un buque de carga ruso lleno de contenedores del principal exportador de armas del país efectuó una parada no programada en el puerto de Limassol en Chipre.

Los funcionarios del puerto que abordaron el barco descubrieron lo que describieron como "una carga peligrosa".

Una fuente bien ubicada confirmó a la BBC que la nave estaba transportando toneladas de municiones destinadas a las fuerzas de seguridad sirias que están siendo acusadas de cometer atrocidades contra su propio pueblo, matando y torturando miles de personas desde la revuelta que comenzó el año pasado.

El barco fue detenido durante varias horas en Limassol antes de permitir que siguiera su viaje, finalmente alcanzando el puerto sirio de Tartus unos días más tarde.

Este fue sólo el más reciente envío de armas y municiones de Rusia para apoyar al gobierno de Asad, un aliado cercano con el que Moscú ha mantenido buenas relaciones durante décadas.

Según algunos cálculos, el 10% de la venta global de armas rusas tiene como destino Siria y se calcula que los actuales contratos tienen un valor estimado de US$1.500 millones.

Además de municiones, las recientes ventas incluyeron aviones de entrenamiento militar, sistemas de defensa aérea y armas anti tanques.

El actual gobierno sirio también suministra algo más que Moscú quiere: el prestigio de una base naval en el puerto de Tartus, que es la última base rusa más allá de las fronteras de la ex Unión Soviética.

El respaldo ruso al presidente Bashar al-Asad está generando ira entre los activistas de la oposición siria.

Mientras el gobierno ruso dice que seguir con la venta de armas no está en contravención de cualquier embargo de armas y que simplemente está cumpliendo con contratos existentes, Occidente y algunos países árabes están cada vez más enojados.

"Es absolutamente obvio que la transferencia de armas hacia una situación volátil y violenta es irresponsable y sólo empeorará el baño de sangre", señaló el embajador británico ante Naciones Unidas, Sir Mark Lyall Grant, en un comunicado inusualmente directo en un reciente encuentro del Consejo de Seguridad.

Esta frustración con el sostenido apoyo ruso al Pressidente Asad ya generó un impasse en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que debate actualmente una resolución sobre Siria en la que se exige la renuncia inmediata del presidente sirio.

El destino de la resolución podría depender de si los árabes y los países occidentales pueden convencer a Rusia de que no la vete.

Deterioro interno

Opositores sirios manifiestan contra Putin

El sostenido apoyo ruso al presidente Asad ha provocado el enojo de los opositores sirios.

A raíz del fracaso de la misión observadora de la Liga Arabe, Siria está acercándose peligrosamente a una guerra civil, mientras las filas de un ejército rebelde se llenan con soldados que desertan y las fuerzas del gobierno aumentan su ofensiva sobre ciudades y pueblos.

En estas circunstancias, algunos políticos rusos están comenzando a expresar dudas sobre la política del Kremlin de proteger al gobierno sirio de la condena internacional.

Si finalmente Moscú le retira el apoyo al presidente Asad, hay quienes sostienen que podría decretar su salida del poder.

"El régimen se sentiría extremadamente aislado y debilitado y la moral de los partidarios de Asad bajaría considerablemente", señala Malik al-Abdeh, un periodista sirio y portavoz de la oposición radicado en Reino Unido.

"Si dentro del régimen se dan cuenta que se está cayendo, que ha perdido la confianza de sus propios aliados internacionalmente... miembros influyentes del régimen intentarán desertar, quizás escapando a países vecinos y en ese momento el régimen probablemente se derrumbaría muy rápidamente".

Para compensar a Rusia por la pérdida de influencia y comercio en el Medio Oriente, algunos analistas señalan que países como Arabia Saudita y Emiratos Árabes "podrían entrar en juego".

"Los intereseses estratégicos rusos en la región no comienzan y terminan con Bashar al-Asad y, de hecho, sus intereses estratégicos en toda la región no comienzan y terminan con Siria", dice el director del Centro Brookings en Qatar, Salman Skeikh.

"Con respecto a países como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, hay ciertamente asociaciones que pueden ser creadas y hay armas que pueden ser vendidas".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.