Siguen aumentando los abortos inseguros en el mundo

Última actualización: Jueves, 19 de enero de 2012
Mujer

En 2008 el 49% de los abortos realizados en el mundo conllevaban un riesgo a la vida de la mujer.

El número total de abortos que se realizan en el mundo continúa estable, sin embargo los procedimientos que se llevan a cabo en condiciones inseguras continúa aumentando.

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), estos abortos inseguros son más prevalentes en los países con leyes restrictivas sobre el aborto.

La OMS define como aborto inseguro a la terminación de un embarazo realizada por personal no capacitado o en un ambiente que no cumple con las condiciones médicas mínimas.

Estos procedimientos, afirma la organización, están poniendo en riesgo la vida y la salud de muchas mujeres.

El estudio, que aparece publicado en la revista The Lancet, encontró que las tasas globales de abortos permanecen al mismo nivel de 2003, con 28 procedimientos por cada 1.000 mujeres cada año.

Pero la proporción de abortos inseguros se incrementó de 44% en 1995 a 49% en 2008.

Estas cifras, afirman los investigadores, "son muy perturbadoras".

Un aborto inseguro es una de las principales causas de muerte materna en todo el mundo, e incluye procedimientos realizados sin supervisión médica calificada fuera de hospitales o clínicas.

Estos procedimientos incrementan el riesgo de que la mujer sufra una infección grave o una hemorragia.

Más restricción, más riesgo

Los cálculos del informe estuvieron basados principalmente en sondeos nacionales representativos, estadísticas oficiales, registros de hospitales y estudios publicados.

Los investigadores tomaron en cuenta la falta de información o la información inexacta que es probable encontrar en las fuentes de estos datos.

Se encontró que en 1995 cerca de 78% de los abortos se llevaron a cabo en países en desarrollo, en 2008 esta cifra aumentó a 86%.

Según el informe, en los países con las leyes más restrictivas sobre aborto la mayoría de esos procedimientos son inseguros: 97% de los abortos en África y 95% en América Latina son considerados inseguros.

"Condenar, estigmatizar y criminalizar el aborto son estrategias crueles y fallidas. Ya es tiempo de un enfoque de salud pública que ponga énfasis en reducir el daño, y eso significa establecer leyes más liberales sobre el aborto"

Dr. Richard Horton

Éste es el equivalente de 29 por cada 1.000 mujeres en África y 32 por cada 1.000 en América Latina, ambas regiones en los que en la mayoría de los países el aborto es ilegal bajo casi todas las circunstancias.

En Asia la cifra es de 40% y en Oceanía 15%.

En comparación, en regiones donde el aborto es por lo general permitido con una amplia tolerancia, como Norteamérica y Europa (excluyendo Europa del Este), casi todos los procedimientos (99%) fueron considerados seguros.

En el mundo desarrollado, la proporción de embarazos terminados se redujo de 36% en 1995 a 26% en 2008.

En los países con leyes restrictivas de aborto no se observó una disminución similar en las tasas de abortos, y en algunos casos incluso hubo un aumento, señalan los investigadores.

En Latinoamérica

En América Latina y el Caribe las cifras varían enormemente entre las regiones.

En el Caribe, por ejemplo, en 2008 hubo 39 procedimientos por cada 1.000 mujeres, de los cuales 46% fueron considerados inseguros.

Sin embargo en Centro y Sudamérica, hubo 29 y 32 por cada 1.000 mujeres, pero el 100% de estos abortos fueron considerados inseguros.

"Los datos continúan confirmando lo que hemos sabido durante décadas, que las mujeres que quieren terminar un embarazo no deseado buscarán un aborto a cualquier costo, incluso si es ilegal o involucra un riesgo a su propia vida" comenta la profesora Beverly Winikoff, de la organización Gynuity en Nueva York, que promueve el acceso a abortos seguros.

El aborto, agrega la experta, fue causa de una de cada siete u ocho muertes maternas en el mundo en 2008.

"Y sin embargo, cuando un aborto se realiza con técnicas y asistencia médicas apropiadas, el riesgo de muerte es insignificante y casi 14 veces más bajo que el de un parto", expresa.

Por su parte, el doctor Richard Horton, editor de The Lancet, expresa que "estas cifras son muy perturbadoras. El progreso que logramos en 1990 está ahora en reverso".

"Condenar, estigmatizar y criminalizar el aborto son estrategias crueles y fallidas".

"Ya es tiempo de un enfoque de salud pública que ponga énfasis en reducir el daño, y eso significa establecer leyes más liberales sobre el aborto" agrega el doctor Horton.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.