Expulsiones de mendigos desatan controversia en paraíso turístico uruguayo

Última actualización: Viernes, 6 de enero de 2012
Punta del Este

Punta del Este es uno de los destinos turísticos más conocidos de América del Sur.

Todos los años en enero cientos de miles de turistas de diversas partes del mundo inundan el balneario uruguayo de Punta del Este, uno de los atractivos turísticos más populares de Sudamérica durante el verano austral.

En épocas recientes, para hacer frente a un creciente problema de inseguridad, especialmente de hurtos de casas, la policía local reforzó la vigilancia durante la temporada alta, implementado el llamado Plan Verano Azul.

Uno de los puntos más controvertidos del plan de seguridad es la implementación de una ley que permite a la policía detener a personas consideradas sospechosas, a quienes se les puede realizar una prueba dactilar para constatar si tienen antecedentes penales o son requeridos por la Justicia.

La llamada "ley de vagancia" también permite a los agentes de seguridad, mediante una orden judicial, expulsar a las personas que no puedan demostrar que están en la zona de Punta del Este por trabajo u otro motivo considerado válido por las autoridades.

Para algunos organismos civiles se trata de una violación a los derechos humanos, ya que restringe el principio constitucional de libertad de tránsito.

Legal

El jefe de la Policía del departamento de Maldonado –donde está situado el balneario- Juan Daniel Balbis, dijo a BBC Mundo que las autoridades están actuando dentro del marco de la ley.

"El Parlamento aprobó la ley de vagancia en 1941 y nunca fue derogado", señaló.

Si bien la norma cayó en desuso por muchos años, fue reflotada recientemente ante el aumento de la inseguridad.

El jefe de la Policía destacó que la legislación es usada "para prevenir y no para reprimir" la delincuencia y agregó que "hay plenas garantías" para los detenidos.

"En Uruguay la policía es auxiliar de la Justicia y nosotros trabajamos en coordinación con los jueces penales", detalló.

El funcionario descartó que la aplicación de esta polémica ley pudiera llevar a "deportaciones masivas".

"Entre noviembre y ahora apenas 15 personas fueron obligadas a dejar el balneario", ejemplificó.

Sin mendigos

Balbis también negó que el permiso para "reintegrar a su departamento de origen" a quienes se encuentre mendigando sea un abuso de parte de las autoridades.

"Si un turista que viene a descansar se ve acosado -como ocurre en muchas de las ciudades de donde provienen- se retirará", dijo, afirmando que quienes mendigan en la vía pública también se ponen en riesgo de sufrir un accidente de tráfico.

En efecto, la tranquilidad de Punta del Este es uno de los atractivos que muchos enumeran a la hora de elegir este paraíso de bosque y mar.

Los casos de delincuencia, aunque infrecuentes, reciben mucha cobertura mediática del lado argentino del Río de la Plata, de donde aún proviene la mayoría de los visitantes.

En los últimos años la creciente ola de hurtos causó preocupación entre los turistas más asiduos, acostumbrados a la seguridad que siempre caracterizó a este balneario.

Balbis agregó que entre las medidas tomadas para enfrentar el crimen se incluye también un aumento en el número de efectivos que patrullan la zona y la instalación de cámaras en accesos y lugares sensibles.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.