BBC navigation

Human Rights Watch, preocupada por los planes de Correa

Última actualización: Sábado, 3 de diciembre de 2011
Rafael Correa y Raúl Castro

No todos los presidentes latinoamericanos asistieron a la cumbre.

La ONG Human Rights Watch (HRW) advirtió a los países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) sobre la propuesta del presidente de Ecuador, Rafael Correa, de crear un sistema de protección y defensa de los derechos humanos alternativo al interamericano.

Coincidiendo con la cumbre constitutiva de la Celac que se celebra en Caracas, el director ejecutivo de esta organización defensora de los derechos humanos, José Miguel Vivanco, envió una carta a algunos de los jefes de estado participantes.

En entrevista con BBC Mundo, Vivanco explicó que tomó esa decisión para dar a conocer a los presidentes los detalles del plan y "cuáles son las motivaciones que llevan al presidente Correa a hacer esta propuesta tan descabellada, tan desafortunada".

Correa ha sostenido que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es una entidad a la que acuden "activistas de la libertad de expresión o de los derechos humanos para desprestigiarle", que no cumple con su función y que critica a los gobiernos progresistas de la región, afirmó Vivanco.

En este sentido, el asambleísta oficialista ecuatoriano y presidente de la Comisión de Comunicación de la Asamblea Nacional, Mauro Andino, destacó en declaraciones a BBC Mundo que en la última reunión de la CIDH en la que participó acudieron actores políticos y representantes de varios "medios de comunicación asalariados de carácter privado" sólo para defender sus intereses propios.

¿Libertad de expresión o privacidad de los medios?

Rafael Correa, Hugo Chávez y Raúl Castro

El objetivo de la Celac es tener una organización regional que excluya a Estados Unidos y Canadá.

Andino reconoce que su gobierno ha hecho "algunos cuestionamientos a la Comisión Interamericana y a la Organización de Estados Americanos (OEA)", por lo que decidieron sopesar "la posibilidad de crear un nuevo organismo, con total independencia que escuche a todos los sectores y que actúe con toda la imparcialidad" a la que aspiran los países democráticos.

Pero para el funcionario de HRW, el proyecto de este nuevo organismo de derechos humanos se debe a "la molestia del presidente Correa" porque tanto esta comisión como otros organismo que trabajan en la promoción y defensa de derechos humanos en la región han criticado "muy fuertemente su record en materia de derechos humanos y libertad de expresión porque su gobierno se ha caracterizado por ser muy hostil" en este sentido.

Además, criticó que el presidente "no dude a recurrir al enjuiciamiento criminal de sus críticos" y que incluso él mismo acuda a los tribunales ecuatorianos para "conseguir indemnizaciones millonarias cuando considera que su prestigio, su nombre, ha sido ofendido".

Finalmente, rechazó que el presidente imponga cuando lo estima conveniente cadenas de radio y televisión. "El presidente Correa ha llegado al extremo en los años de gobierno que tiene en Ecuador, que son casi cuatro, de imponer cuando lo estima pertinente cadenas de radio y TV. Hasta ahora el presidente Correa lleva según nuestra cuenta 1.025 cadenas obligatorias".

Pero Andino defendió que "los enlaces sabatinos del presidente Correa no son vinculantes, no son obligatorios".

"Quien se enlaza a través de la radio o la televisión lo hace de una manera libre y voluntaria. Lo que ocurre es que llegan con una información distorsionada" afirmó el asambleísta ecuatoriano al pedir a la Comisión Interamericana a que escuche a todos y "no solamente a cuatro o cinco personas", dijo.

Sin ilusiones

Leonel Fernández y Rafael Correa

Rafael Correa pretende que se cree una nueva instancia en lugar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Pese a que no quiso entar en la polémica suscitada por la propuesta del presidente Correa, la subdirectora del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, Ariela Peralta, defendió en declaraciones a BBC Mundo el sistema interamericano.

"Existe ahora, existe hace muchos años y se ha forjado con luces y sombras, pero positivamente y se ha fortalecido con el compromiso de los estados (...) existe la posibilidad de que se creen otros espacios regionales para monitorear el cumplimiento de algunos derechos. No nos parece algo malo ni bueno, siempre que sean autónomos e independientes y complementen lo que existe", apuntó.

Por su parte, el directivo de HRW no se hace ilusiones sobre el recibimiento que pueda tener la carta entre los presidentes. "Ya veremos cuál es el impacto que pueda tener entre hoy y mañana. Confiamos en que por ejemplo Brasil, que tiene una enorme influencia en Sudamérica y un liderazgo importante a nivel global, tome una posición razonable y que reitere su apoyo a las instancias jurídicas actualmente en vigencia".

Pero Vivanco dice estar preparado para que su advertencia sea ignorada. "No tenemos más poder que el de nuestra propia credibilidad y autoridad que al fin de cuentas es de tipo moral. Será la presión de la opinión pública la que pueda realmente influir o no en el proceso de toma de decisiones. Pero efectivamente, esta carta podría perfectamente ser ignorada, ojalá no por todos, los jefes de estado que asisten a esta reunión".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.