La violencia: "Un retroceso doloroso a mi adolescencia"

Última actualización: Martes, 22 de noviembre de 2011

Este sábado arranca en México la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, la mayor cita literaria de la región.

Con motivo de su vigesimoquinto aniversario, la feria seleccionó a 25 jóvenes promesas de las letras latinoamericanas. BBC Mundo les propuso reflexionar sobre la literatura y la violencia en el continente.

A lo largo de la semana les ofreceremos textos inéditos de seis autores sobre las pandillas en las calles de Caracas, la relación entre las balas y las letras o el dolor del narco en Colombia y México...

Conozca más sobre los 25 secretos mejor guardados de América Latina aquí: clic http://www.fil.com.mx/25/default.asp

Hoy tenemos a Andrés Burgos, de Colombia.


Andrés Burgos

Andrés Burgos

Cada vez que escucho o leo una noticia que aborda la violencia del narco en México tengo un retroceso doloroso a mi adolescencia.

Crecí en Medellín, Colombia, en los años 80, durante el imperio del terror que instauró Pablo Escobar. Lo que está sucediendo en varios estados mexicanos me despierta una profunda empatía hacia quienes están sitiados por un espectro que a menudo identifico como una repetición no solicitada de una película despreciable.

Puedo intuir en la distancia cómo el entorno les roba a muchos jóvenes la desprevención inocente que les corresponde a sus años, lo cual en muchos sentidos equivale a robarles trozos enteros de la vida misma.

Los imagino desarrollando talentos aberrantes de supervivencia, como el que me enseñó en ese entonces a distinguir a oído los matices de diversas detonaciones en medio de la noche, una habilidad que aún conservo, que no hizo para nada mejor mi existencia y que con gusto habría cambiado por recuerdos más cercanos al lugar común.

Pero en medio del estupor y la impotencia compartidos, me aferro a la esperanza de que el pálpito vital se les presente como lo hizo conmigo: aferrándose al goce ante lo ineludible y llenando de intensidad alegre cada uno de los instantes cotidianos, incluso los más prosaicos.

Quiero reconocer en ellos también la sonrisa conspirativa de quienes exprimimos cada instante presente porque sabemos que la vida, por razones ajenas a nuestra voluntad, no se puede aplazar para mañana.

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.