Los BRICs y la crisis económica mundial

Última actualización: Lunes, 21 de noviembre de 2011
fábrica en China

Algunos opinan que el crecimiento chino habría contribuido a la crisis con una avalancha global de liquidez.

¿Qué futuro le depara a las economias del BRICs Brasil, Rusia, India y China? no hay duda que estos países están resistiendo la crisis bastante bien, especialmente China, que impresionó a todos en la última cumbre del G20 en Cannes dejando a la delegación estadounidense bastante nerviosa.

Recordarán que la cumbre empezó con un discurso chino sobre el rescate del euro, a pesar de que los países de la eurozona son ocho veces más ricas que China.

Terminó con Europa y Estados Unidos en desacuerdo y China por encima de la trifulca, sin contribuir ni un ápice con el rescate europeo.

No fue una mala semana para China.

Respeto

No se trata sólo de poder económico lo que se ha trasladado de Occidente a Oriente en esta crisis. También se ha inclinado a su favor la balanza del respeto.

Pero ninguno de los países del BRICs puede permitirse el lujo de mantenerse al margen, ya que la crisis ha despertado críticas a su propio desarrollo económico, especialmente en China.

A Rusia no se la considera realmente apta para pertenecer al BRICs. Sus índices de población están cayendo, hasta el punto que se estima que descenderá en un tercio para 2050. Además, no figura entre las 10 primeras economías según su Producto Interno Bruto y no se espera que su situación cambie.

Inflación endémica

"Más allá del papel del gigante asiático en la crisis, no hay mucho debate en torno a la idea de que China debe ser parte de la solución"

Stephanie Flanders, editora de economía de la BBC

Brasil por su parte depende de las materias primas para su crecimiento. Como India, su infraestructura es débil y sus instituciones ineficientes. La inflación en ambos países es más o menos endémica.

Brasil e India tienen la ventaja de tener un amplio mercado inmobiliario y muchos compradores en potencia. Lo mismo le pasa a Indonesia que podría ser un miembro informal del bloque.

Ninguno de estos países ha contribuido significativamente a la cuenta global de desequilibrios. De hecho, en el caso de los brasileños, el problema ha sido que ahorran muy poco, no lo suficiente.

También ha sido víctima de los desajustes económicos mundiales, ya que más que nunca tiene que pelear por conseguir grandes inversiones globales de capital.

No se puede decir lo mismo de China, que sin duda ha ahorrado y exportado más en los últimos 30 años que ningún país en la historia.

Demasiado gasto

Ciertos datos destacados por el economista estadounidense Larry Summers ayudan a entender esta última observación más claramente.

Los hogares estadounidenses ahora consumen un 70% de su producción nacional. Los hogares en Reino Unido casi la misma cantidad. Esto es quizás demasiado.

Cuando Japón era un mercado emergente la tasa de consumo era inferior, cercano al 50% de su Producto Interior Bruto. Por su parte los hogares chinos apenas consumen el 35% de la producción nacional.

Dmitri Medvedev en una reunión de los BRICs durante la cumbre del G20 en Cannes.

Esta distorsión, apoyada por las políticas de China durante las últimas dos décadas, tiene enormes consecuencias para su economía y sociedad, así como al estado de la demanda mundial.

Muchos economistas, incluyendo los directivos de los bancos centrales estadounidenses y británicos, dicen que el ahorro de China y su flexible tasa de cambio contribuyeron a desencadenar la crisis financiera provocando una avalancha de liquidez global.

Otros dicen que hay mucha culpa para repartir, no únicamente a China.

Más allá del papel del gigante asiático en la crisis, no hay mucho debate en torno a la idea de que China debe ser parte de la solución, porque si China no consume mucho en su mercado interno, la única forma de de mantener el equilibrio en la economía global en un futuro -con una deuda inferior en países como Reino Unido y Estados Unidos- dependería de que estos países crezcan poco o nada.

Este habría sido el tema central de la cumbre del G20 de Cannes si el encuentro no hubiera sido dominado por el problema griego y el euro.

Pero llegado su momento, podría ser más fácil para China contribuir a un rescate europeo que contribuir a un mayor equilibrio de la economía global.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.