El fin de la era Berlusconi puede ser un espejismo

Última actualización: Jueves, 10 de noviembre de 2011
Silvio Berlusconi

El presidente de Italia, Giorgio Napolitano, aseguró este miércoles que el primer ministro Silvio Berlusconi renunciará "en los próximos días".

A pesar de la crisis económica y los escándalos, el político y empresario italiano ha podido esquivar en el pasado otras turbulencias, tanto así que ha ganado tres elecciones y su mandato es el más largo de la posguerra. David Willey de la BBC, quien ha cubierto la política de ese país por cuatro décadas, se pregunta cómo lo ha hecho.


Durante el siglo XX a Italia no le faltaron líderes problemáticos.

Silvio Berlusconi, que ha sido la figura dominante en la política italiana desde hace 17 años, es el último de la lista. Ha sido objeto de al menos 23 investigaciones judiciales, en su mayoría por corrupción.

Se le ha oído hablar en YouTube mientras le daba consejos sexuales a una prostituta, Patrizia Addario, quien escondió un grabador bajo la servilleta del desayuno horas después de una noche de excesos.

Sus chistes ofensivos, vulgares y fuera de lugar en reuniones internacionales (como los que dijo acerca de la canciller alemana, Angela Merkel) tampoco le han ayudado a ganar admiración en el extranjero.

Los conflictos en su gabinete acerca de cómo hay que lidiar con la crisis económica han provocado que la oposición, e incluso algunos de sus amigos, lo presionen para que dimita.

El hecho de que hasta ahora se haya negado a irse ha enfurecido a empresarios y industriales. Su argumento es que no puede renunciar porque estaría defraudando a quienes votaron por él y por su Partido de la Libertad (PDL) en las elecciones generales de 2008.

Sin embargo, los encuestadores aseguran que su popularidad entre los votantes ha disminuido 20%.

Pese a todo, muchos italianos todavía lo defienden y aman con un fervor casi religioso. Se trata del político más prominente de Italia en casi dos décadas. Sigue siendo el hombre más rico de Italia y, según la revista Forbes, se ubicó en la casilla 118 de los hombres más adinerados del mundo en 2011.

Berlusconi también sigue siendo un gran comunicador -una especie de Ronald Reagan obsceno- cuya aura permanece intacta para muchos.

En números

Berlusconi
  • Su gobierno ha recibido al menos 51 votos de confianza desde que asumió el poder en 2008.
  • Tres victorias electorales en 1994, 2001 y 2008, y dos derrotas en 1996 y 2006.
  • Cuatro juicios en curso.
  • 75 años de edad.
  • Una fortuna neta de US$6.200 millones (Forbes, 2011).

La potencia de esa aura fue revelada por el editor conservador Vittorio Feltri, quizá sin darse cuenta. Hablando en un programa de entrevistas el pasado lunes, Feltri condenó a aquellos que pedían que Berlusconi se hiciera a un lado. "Si ustedes estuvieran en Inglaterra, no le pedirían a la Reina Isabel II que abdicara, ¿verdad?", dijo Feltri molesto.

Para sus admiradores, entonces, Berlusconi no es un primer ministro italiano más de la posguerra. Berlusconi forma parte de la realeza.

El supervendedor

¿Cómo ocurrió esto, cuál fue su secreto?

La respuesta es simple y compleja a la vez. Berlusconi es un hombre astuto, enérgico, que ha vivido la vida "sin más recursos que una sonrisa y unos zapatos bien limpios", al igual que el personaje Willy Loman en la "Muerte de un viajante" de Arthur Miller.

A diferencia del trágico viaje del vendedor Loman, Berlusconi se convirtió en uno de los supervendedores más exitosos de la era moderna, si no el más exitoso.

Tuvo ayuda. Berlusconi, que nació en 1936, hizo negocios durante un periodo de rápido crecimiento económico.

Sólo en 1987, el PIB italiano aumentó 18% y el país logró convertirse en la quinta potencia económica del mundo. A lo largo de esta época de auge, además, la ciudad en la que residía -Milán- era el corazón financiero de Italia: un lugar en el que un empresario ambicioso tenía mucho espacio para maniobrar.

Milán también era políticamente conveniente porque su alcalde era el cuñado del primer ministro socialista Bettino Craxi. Esa cercanía provocó que, más tarde, Craxi se convirtiera en el padrino de uno de los cinco hijos de Berlusconi.

Durante el período de consolidación de su riqueza en la década de los 80 y su posterior entrada en la arena política nacional en los 90, la naturaleza de la política de Occidente cambió y cada vez se volvió menos ideológica.

En ese entonces, el mensaje de Berlusconi fue que él -al igual el difunto Partido Demócrata Cristiano- fue un dique contra el comunismo. Sin embargo, lo que más le importaba a la opinión pública no sólo era que tuviera una esposa hermosa (y, notablemente, otras mujeres bellas también), sino que era dueño de un equipo de fútbol: el AC Milán.

Primera fortuna

Pero no siempre fue así. Berlusconi proviene de una familia de clase media en Milán: su padre era un empleado de banco y su madre Rosa era ama de casa.

En la escuela primaria escribía las tareas de sus compañeros, que luego le pagaban con sus meriendas de media mañana.

En la secundaria católica tocó el contrabajo y cantó con una banda, cuyo baterista era un compañero de estudios llamado Fedele Confalonieri. Durante sus años universitarios en Milán, ambos firmaron un contrato como artistas musicales en barcos de crucero. Berlusconi era el cantante.

Negocios

  • Su primera incursión en los negocios es como vendedor de aspiradoras.
  • Construye una reputación como cantante en clubes nocturnos y en cruceros.
  • Establece la compañía de construcción Edilnord en 1961 en los suburbios de su ciudad natal, Milán.
  • Es dueño del imperio mediático Mediaset, controla tres grandes estaciones de televisión privadas en Italia, la mayor casa editorial del país y el equipo de fútbol AC Milán.

Más tarde, ayudó a Confalonieri a montar su estudio de televisión en Milán. Hoy en día el amigo que solía tocar la batería tiene 75 años de edad y se encarga de manejar los intereses financieros de Berlusconi. Es presidente de la corporación de medios del primer ministro, Mediaset SpA, y también -convenientemente- presidente de la Asociación Nacional de Televisión (ATN).

"Sólo uno de mis antiguos compañeros de la secundaria forma parte de mi equipo", le dijo Berlusconi una vez a un reportero con evidente satisfacción.

Mientras asistía a la Universidad Estatal de Milán, se graduó cum laude de Derecho en el año 1961, con una tesis sobre los aspectos jurídicos de la publicidad. Un título con el que perfeccionó sus habilidades de vendedor.

Cuando tenía 20 años se convirtió en un empresario de la industria de la construcción, gracias a los préstamos de su padre. Pero el paso importante lo dio cuando fue capaz de adquirir una vasta extensión de tierras de cultivo vacías por un precio bajo cerca del principal aeropuerto internacional de Milán. Allí se construyó el suburbio Milano Due, fuente de la primera fortuna de Berlusconi.

Luego se convirtió en un magnate mediático con tres redes de televisión, de las cuales la más importante es Canale 5. A ellas le siguieron adquisiciones de periódicos y revistas.

"En Berlusconi", dice el sociólogo de la Universidad de Milán Gianpietro Mazzoleni, "podemos ver cómo la política se subordina al sistema de medios de comunicación".

A pesar de su ascenso, el primer ministro nunca dejó de cantar, y junto a Mariano Apicella sigue haciendo discos. Ambos cantan duetos en sus fiestas. El último CD, llamado "Il Vero Amore" (Amor Verdadero), saldrá a la venta el 22 de noviembre de este año.

"Berlusconi me envía la letra y yo escribo la música, pero a veces es al revés. El último álbum tendrá una samba y algunas cosas de América Latina también".

Protección

Durante la década de los 70, en Milán se catapultó el hedonismo y la moda de alta costura. Al mismo tiempo, el terrorismo y el narcotráfico comenzaron a ser una amenaza.

Los hijos de millonarios fueron los objetivos regulares de los secuestradores. Por eso, en 1973, Berlusconi contrató a un conocido mafioso, Vittorio Mangano, para que supuestamente administrara los establos de su elegante y recién comprada mansión.

Para ese momento ya Berlusconi estaba casado con su primera esposa Carla Elvira Dall'Oglio, con quien tuvo dos de sus cinco hijos: Maria Elvira, más conocida como Marina, y Pier Silvio.

Para "garantizar la protección de la familia", Mangano vivió en Arcore por tres años. Más tarde, dos mafiosos sicilianos le dijeron a la fiscalía de Palermo que la empresa del primer ministro, Fininvest, le había pagado a la Cosa Nostra 200 millones de liras (equivalentes a unos US$140.000) a través de Mangano y uno de sus ayudantes, Marcello Dell'Utri.

De acuerdo con el fiscal de Palermo Paulo Borsellino, quien fue asesinado por la mafia, Mangano fue un importante intermediario de la mafia siciliana en Milán. En 1995, Mangano fue encarcelado por tráfico de drogas y cinco años más tarde, condenado por asesinato en Palermo. Murió en el año 2000.

En abril de 2008 Dell'Utri escandalizó a muchos italianos diciendo en una entrevista que Mangano había sido "un héroe, a su manera". En una emisión de televisión al día siguiente, el propio Berlusconi dijo que mientras Mangano fue su empleado, se había "comportado muy bien".

La política

Cuando Berlusconi decidió entrar en la política nacional en los años 90 con un nuevo partido llamado Forza Italia! (como si se tratara de un grito de júbilo en el fútbol), Dell'Utri fue crucial en la organización de la red política en Sicilia.

Desde 1996 hasta ahora ha sido miembro del Parlamento, el Parlamento Europeo y el Senado. Por ello, posee inmunidad parlamentaria, la cual le ha sido muy útil porque, como el propio Berlusconi, ha sido investigado durante años.

El mausoleo Berlusconi

Mi primera reunión con Silvio Berlusconi fue en 1994, cuando llegó al poder por primera vez. Fui invitado a tomar el té en el jardín de la terraza de su mansión en Ancore, cerca de Milán.

Nos sentamos en un columpio y él habló carismática y convincentemente acerca de sus planes para cambiar a Italia. Recibí la invitación por medio de un amigo escultor, que acababa de completar un mausoleo para la familia de Berlusconi en un amplio parque que rodeaba su villa.

La inmensa tumba Berlusconi cuenta con una escultura abstracta de 10 toneladas de mármol blanco de Carrara, como una lápida sobre la tierra. Amplios escalones de mármol llevan a un espacioso compartimiento de entierro, un sarcófago monumental de granito rosa que me recordó a una de las tumbas de los faraones en el Valle de los Reyes en Egipto.

36 nichos funerarios vacíos rodeaban el futuro lugar de descanso de Berlusconi en un pedestal central. "¿Quién lo ocupará?", le pregunté. "Mi familia y asociados de negocios", respondió. Comprendí inmediatamente la manera en la que el líder italiano asocia a la familia con la lealtad comercial.

Ahora, sin embargo, se sabe que la tumba monumental fue declarada ilegal porque infringe los reglamentos de construcción locales. Nunca podrá ser ocupada por su propietario.

Aquellos que recuerdan a Berlusconi desde sus primeros días en Milán aseguran que siempre cuidó su vestimenta. Es muy riguroso para vestirse correctamente y casi siempre aparece en el Parlamento en traje azul marino, camisa blanca y corbata oscura.

Esa perfección, sin embargo, no la adapta a su vida privada. Sus amistades fuera del matrimonio con niñas menores de edad, como la marroquí Ruby, provocaron que fuese acusado formalmente por tener relaciones sexuales con menores de edad.

Su esposa Veronica le pidió el divorcio después de describir su comportamiento como "enfermo". La pareja, que se unió en matrimonio en 1990, tuvo tres hijos: Barbara, Eleonora y Luigi.

Inteligente

Sin importar lo que el futuro le depare, Silvio Berlusconi es un hombre que ha tenido éxito en cambiar la política -e incluso la cara de Italia- durante las últimas dos décadas.

Por ello, pregunté a uno de los politólogos más distinguidos del país, el profesor Giovanni Sartori, que ha enseñado en universidades de ambos lados del Atlántico, cómo resumiría la era Berlusconi.

"Es un hombre extraordinariamente inteligente y rico", dijo.

"Surgió de la nada. Tiene un instinto político para hacer que cualquier evento juegue a su favor y una habilidad para neutralizar cualquier caso al que no pueda sacarle provecho. Incluso en medio de la crisis económica, logra que parezca que lo ha hecho muy bien y que no es su culpa".

"Dice que odia a ser odiado, pero creo que será recordado como un gran corrupto. Es totalmente sincero cuando habla, no tiene escrúpulos. Yo no conozco a nadie que pueda ganarle en su juego".

Y ello es cierto, pues aunque el presidente del gobierno, Giorgio Napolitano, ha anunciado que el primer ministro dimitirá en los próximos días, aún existe la posibilidad de que no esté completamente fuera del juego.

La expresidenta de la RAI, la emisora estatal italiana, Lucia Annunziata, dijo en la televisión: "¡Cuidado con el burro muerto!". Cuando se le preguntó el significado de su frase, respondió: "Parece muerto, pero luego te pega una patada!".

Todo indica que Berlusconi aún podría tratar de reinventar -y volver a vender- su propia imagen.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.