BBC navigation

La fiebre del petróleo americano que puede cambiar el mundo

Última actualización: Viernes, 4 de noviembre de 2011
Extracción de crudo en Alberta, Canadá

La extracción de crudo arenoso en Canadá se ha vuelto rentable gracias a nuevas tecnologías.

El remoto y despoblado estado de Dakota del Norte, en la frontera estadounidense con Canadá, es uno de los escenarios de lo que algunos expertos consideran una revolución que determinará la economía y la política durante las próximas décadas.

Gracias a nuevas técnicas de extracción, las petroleras están aprovechando un crudo que hasta hace poco era inaccesible.

En la formación rocosa Bakken, las perforadoras avanzan hasta una profundidad de tres kilómetros para luego excavar lateralmente y llegar a rocas de pizarra cargadas de petróleo. Al inyectar en ellas agua o arena a alta presión, se fracturan y el crudo acaba liberándose.

Este método ha permitido que la producción haya despegado desde la exigua cifra de 10.000 barriles al día de hace ocho años hasta rozar en los últimos días el medio millón.

Los ejecutivos de la industria predicen que en cinco años más podrían extraer un millón y medio de barriles, -más de la mitad de lo que produce diariamente Venezuela- y están aplicando la misma técnica en formaciones rocosas similares en el resto del país para obtener gas natural, además de petróleo.

Esta repentina bonanza ha contribuido a reducir la dependencia estadounidense del petróleo de otros países: hace dos años, EE.UU. compraba al resto del mundo dos tercios del crudo que consumía y ahora importa menos de la mitad.

RESERVAS EN AMÉRICA

Petróleo (en miles de millones de barriles)

Venezuela: 211 (2º del mundo)

Canadá: 175 (3º)

Estados Unidos: 20(13º)

Brasil: 13 (15º)

Fuente: Amnistración de Información de la Energía de EE.UU.

Los más optimistas pronostican que el país tiene por fin a su alcance la ansiada independencia energética, un objetivo nacional desde la presidencia de Richard Nixon (1969-1973), cuando el mundo occidental fue plenamente consciente de su excesiva dependencia de Medio Oriente.

De hecho, el banco Goldman Sachs predijo en septiembre que EE.UU. superará en 2017 a Arabia Saudita y Rusia como el máximo productor de petróleo y gas natural del mundo.

Pero EE.UU. no es el único país que está experimentando un "boom" petrolero. De Canadá a Argentina, pasando por Brasil y Colombia, el mapa de América se ha poblado en la última década de pozos petroleros.

clic Lea también: La diáspora venezolana que enriqueció a Colombia

La extracción de crudo y gas en todo el continente presenta unas perspectivas prometedoras gracias a diversos adelantos tecnológicos, según los conocedores de la industria.

El cambio se ha venido gestando desde hace años, pero ha sido recientemente, al consolidarse la tendencia, cuando economistas y geoestrategas han comenzado a reflexionar en voz alta sobre las consecuencias que puede tener para el reparto de poder mundial.

¿Decaerá la influencia del Medio Oriente?, ¿Permitirá el petróleo a EE.UU. mantener su hegemonía frente a una China en ascenso pero necesitada de recursos energéticos?, ¿Reorientará EE.UU. sus intereses hacia sus vecinos americanos?

Son varias de las preguntas que han surgido, pero las respuestas muestran por lo general cautela.

Poder del Medio Oriente

"En los años veinte de este siglo, la capital de la energía volverá a situarse en América, donde estuvo antes del ascenso en los años sesenta de los megaproductores del Medio Oriente"

Amy Myers Jaffe, profesora de la Universidad Rice de Houston.

"Algunos autores han exagerado la repercusión de este fenómeno", responde a BBC Mundo Michael Levi, investigador del neoyorquino Consejo de Relaciones Exteriores.

"Los países del Golfo siguen teniendo poder para cortar el suministro y sacudir los precios", agrega. "La mayor importancia del petróleo americano puede moderar el impacto, pero no cambia el panorama general".

Una opinión contraria es la de Iván Sandrea, presidente de Energy Intelligence, una editorial especializada con sede en Nueva York, quien subraya que se está produciendo un cambio histórico con consecuencias políticas.

Afirma a BBC Mundo que hemos dejado bien atrás la era en que un reducido número de países, agrupado en el cartel de la OPEP dictaba los precios y la cantidad de crudo que suministraba al resto del mundo.

Sandrea prevé que crecerá la importancia geopolítica del continente americano. "Ahora que EE.UU. se va a retirar de Irak y Afganistán debería estar pensando en reconectarse con el resto del continente", opina Sandrea.

"En los años veinte de este siglo, la capital de la energía volverá a situarse en América, donde estuvo antes del ascenso en los años sesenta de los megaproductores del Medio Oriente", escribió en septiembre en la revista Foreign Policy Amy Myers Jaffe, profesora de la Universidad Rice de Houston.

Uno de los expertos en energía más respetados, Daniel Yergin, manifestó este domingo una opinión similar en un extenso artículo en The Washington Post.

Clientela asegurada

IMPORTACIÓN ESTADOUNIDENSE

(En millones de barriles al día)

1º. Canadá: 2,6

2º. Arabia Saudita: 1,3

3º. México: 1,2

4º. Venezuela: 0,9

5º. Nigeria: 0,9

6º. Irak: 0,6

7º. Rusia: 0,6

8º. Colombia: 0,4

Otros: 3,1

Fuente: Consejo Nacional del Petróleo de EE.UU.

La importación estadounidense de barriles de Arabia Saudita ha venido reduciéndose desde principios de la década. Canadá es ahora el principal vendedor de petróleo a EE.UU., seguido de México.

Un momento simbólico de los nuevos tiempos se produjo en 2009, cuando China sustituyó a EE.UU. como máximo comprador del petróleo saudita.

Otro hecho significativo fue la visita del presidente Barack Obama a Brasil en marzo en la que afirmó que EE.UU. será un cliente principal del petróleo brasileño en los próximos años.

"EE.UU. está muy interesado en el petróleo brasileño por su mayor estabilidad política, en comparación con otros productores de petróleo", explica Mauricio Santoro, profesor de Relaciones Internacionales de la Fundación Getulio Vargas.

Brasil ha encontrado en la última década grandes reservas de petróleo bajo las profundidades del Atlántico, conocidas como pré-sal.

Algunas previsiones sitúan la producción brasileña en 2020 en cinco millones de barriles diarios, el doble que la actual de Venezuela y más de la mitad de la producción saudita.

Los grandes exportadores de petróleo tradicionales no van a perder su influencia, según los expertos. "La demanda asiática de energía es muy alta y tienen asegurada la clientela", explica Sandrea.

Además, la OPEP dispone del 79% de las reservas mundiales de petróleo convencional (de fácil extracción).

"Arabia Saudita es una piscina de petróleo", ilustra Edward Morse, profesor de Energía Nuclear en la Universidad de California en Berkeley.

Morse no es tan optimista respecto al potencial petrolero americano porque su extracción sigue siendo más cara: "El hecho de que las petroleras estén intentando extraer crudo en lugares más extremos solo prueba que los recursos convencionales se están agotando".

Alternativas

Pero el panorama de la energía mundial está sujeto a constante evolución y cualquier predicción puede verse alterada por adelantos tecnológicos o sucesos inesperados.

Por ejemplo, el accidente nuclear de Fukushima, en Japón, en marzo supuso que algunos países se deshicieran de sus planes de fomentar esta fuente de energía.

Ambientalistas y expertos en seguridad energética se oponen frontalmente a una "nueva era del petróleo".

Las nuevas técnicas de extracción también han generados la oposición de los ecologistas. En la formación Bakken de Dakota del Norte preocupa la contaminación de las aguas.

Instalación petrolera en Canadá.

Las nuevas técnicas de extracción también han generados la oposición de los ecologistas.

Anne Korin, asesora del Consejo de la Seguridad Energética, organización que promueve alternativas al petróleo en EE.UU., dice que es ilusorio creer que el autoabastecimiento liberará a EE.UU. de las convulsiones en los precios del crudo.

El mercado del petróleo es global, explica, y lo que pase en Irán le afecta a EE.UU. aunque no importe ni una gota de crudo iraní.

La solución, según Korin, es dejar de consumir petróleo. "Hay que orientar el mercado de autos hacia los combustibles alternativos, por ejemplo los fabricados con alcohol, como están haciendo otros países", afirma en conversación con BBC Mundo.

La importancia del petróleo para la generación de electricidad se ha reducido desde los setenta. Hoy, solo el 1% de la electricidad estadounidense es generada con petróleo, pero el 97% del transporte aéreo, marino y terrestre en el país se mueve con productos derivados del petróleo.

Por el momento, no hay expectativas de que decaiga la demanda mundial de petróleo ante la fuerte demanda asiática.

De modo que mientras los países no busquen alternativas, según los expertos, el oro negro seguirá generando alianzas, enemistades y conflictos.

"Hasta principios del siglo XIX, la sal ocupó el papel que hoy tiene el petróleo porque era la única manera de conservar los alimentos", explica Korin.

"Los países con reservas de sal tenían un gran poder e incluso se libraron guerras por su control. Pero con la llegada de la refrigeración, la sal se convirtió en un producto más y su valor estratégico desapareció".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.