BBC navigation

El peso de los 1.027 prisioneros palestinos

Última actualización: Martes, 18 de octubre de 2011

Un soldado israelí por cientos de palestinos

El soldado israelí Gilad Shalit fue puesto en libertad después de permanecer cinco años en manos de Hamas. A cambio, los palestinos comenzaron a ver la liberación de unos 1.000 prisioneros.

Vermp4

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Utilizar un reproductor alternativo

La liberación del sargento israelí Gilad Shalit a cambio de poco más de mil presos palestinos puede ser vista por muchos como un desproporción numérica. Sobre todo por las familias de víctimas de atentados en Israel que ahora ven a los sentenciados salir a la calle mucho antes de que se termine su condena.

Sin embargo, para la mayoría de los palestinos, 1.027 presos no es nada, si se toma en cuenta que en las cárceles israelíes hay entre 6.000 y 11.000 palestinos tras las rejas. Muchos de ellos sin que hayan tenido oportunidad a un juicio.

Desde que empezó la primera rebelión o intifada en 1987, la gran mayoría de los prisioneros detenidos en centros israelíes son palestinos.

Israel sostiene que cerca del 70% de ellos tiene "sangre en sus manos", o son responsables de ataques letales a israelíes.

Mientras que organizaciones internacionales, como Amnistía Internacional (AI), aseguran que la mayoría de las detenciones son administrativas.

Buena parte los liberados el martes pertenecen al grupo de los retenidos sin cargos o juicios (que incluye a miembros electos del Parlamento palestino) y que, según AI, pueden llegar a pasar más de dos años tras las rejas.

Pero entre los 477 prisioneros liberados también hay responsables de ataques y unos 40 son considerados verdaderamente peligrosos para la seguridad de Israel, por lo que serán deportados a Qatar, Siria y Turquía.

Cinco de alto perfil

También hay importantes figuras políticas, sobre todo para Hamas, que tenía bajo su poder al militar israelí.

Presos palestinos liberados

Se cree que en las cárceles israelíes hay hasta 11.000 presos palestinos.

Entre los detenidos de alto perfil están Abdul al-Aziz Salaha, quien participó en uno de los episodios más impactantes de la segunda intifada. Salaha apareció en una ventana con las manos ensangrentadas celebrando el linchamiento de dos soldaos israelíes capturados el 12 de octubre de 2000.

También está Yehia Sanwar, quien pasó 23 años en prisión y es considerado uno de los fundadores del brazo armado de Hamas, las brigadas Izzedin al-Qassam.

Sanwar es el jefe del comité de prisioneros de Hamás dentro de las cárceles israelíes. Se cree que su hermano estuvo detrás de la captura de Shalit en 2006.

Mohammed Shratha, sirvió hasta este martes 23 años de prisión, cumplía tres sentencias de por vida y jugó un papel importante en los días en que se creó Hamas.

El cuarto peso pesado en la transacción con Israel es Ibrahim Shammasina, un residente de Ramallah sentenciado por cuatro muertes, dos de ellas a adolescentes. Shammasina, de 47 años de edad, es uno de los deportados, aunque no se sabe cuál será su destino.

Walid Anajas tampoco tendrá oportunidad de regresar a los territorios ocupados palestinos. Sentenciado a 36 cadenas perpetuas, es responsable del atentado al café Moment, en el corazón de Jerusalén, hace nueve años.

Liberados pero no reunidos

Varios cientos de liberados, con condenas por múltiples ataques, vuelven a pisar territorios ocupados, pero no exactamente su región de origen.

Palestinos en Cisjordania

Las celebraciones en los territorios ocupados palestinos no han hecho más que empezar.

Según el acuerdo, "muchos fueron enviados a la franja de Gaza, en vez de a sus hogares en Cisjordania", informó Richard Galpin de la BBC.

Quizás lo que más haya molestado a la minoría israelí que se opuso al intercambio de un soldado por 1.000 palestinos es la liberación de Ahlam Tamimi, la mujer que condujo al atacante suicida de una pizzería de Jerusalén en 2001.

Unas 15 personas murieron en ese atentado, entre ellas niños y adolescentes.

Tamimi, de 32 años, era reportera de una televisión local cuando se unió al brazo armado Hamas. Ella tampoco regresará a su casa en Cisjordania.

"Este acuerdo es la capitulación de Israel y la victoria para Hamas", le dijo a la BBC Arnold Frimet, padre de Malka, una adolescente de 15 años que murió en aquel ataque.

Otros 550

Las celebraciones en los territorios palestinos no han hecho más que empezar. Todavía quedan otros 550 prisioneros que deben ser puestos en libertad el mes que viene en una segunda fase.

Políticos palestinos intentan capitalizar este acuerdo realizado entre Hamas e Israel y minimizando las profundas divisiones que hay entre la organización que capturó al soldado Shalit, y que controla Gaza, y el movimiento Fatah del presidente palestino Mahmud Abbas, que gobierna Cisjordania.

Sin embargo, el hecho de que entre las listas de liberados no figuren personajes claves de Fatah, como Marwan Barghouti, quien cumple cadena perpetua por dirigir múltiples ataques, ha sido foco de crítica entre los palestinos.

Barghouti es visto como un posible sucesor de Abbas, y según algunos analistas, es una figura con el prestigio suficiente para acercar las posiciones de los dos grupos políticos palestinos.

Por su parte, Kadura Fares, otro miembro de Fatah, lamentó ante a la radio del ejército israelí el hecho de que sólo una docena de los condonados fuera de Fatah y la mayoría del resto de Hamas.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.