América Latina pendiente de Shalit y los prisioneros palestinos

Última actualización: Martes, 18 de octubre de 2011
Pancarta con la imagen del soldado Shalit

Las opiniones en América Latina sobre la liberación del soldado Shalit están divididas.

La liberación de 1.027 prisioneros palestinos a cambio del soldado israelí Gilad Shalit, secuestrado por Hamas en 2006, se vive intensamente por estas horas en América Latina, especialmente en países como Chile y Argentina.

Estos vecinos trasandinos tienen las mayores comunidades palestina y judía de la región, respectivamente. Sus opiniones, al igual que en Medio Oriente, están divididas, aunque con algunas coincidencias como la esperanza de llegar a la paz.

Del lado palestino lo ven positivo. "En principio es esperanzador", asegura Daniel Jadue, vicepresidente de la Federación Palestina de Chile. "Da la posibilidad de mirar el conflicto desde una mayor justicia para ambos pueblos", subraya.

En la misma sintonía se manifiesta Tilda Rabi, presidenta de la Federación de Entidades Argentino Palestinas. Para ella lo principal es la liberación de "amigos con más de 20 años de cárcel en condiciones paupérrimas". Lamenta que algunos, como parte del acuerdo, no podrán regresar a los territorios palestinos y vivirán "un exilio que es como otra cárcel".

clic Lea: Claves del intercambio del soldado Shalit

Sin embargo, como madre, deja lugar a la empatía por Shalit: "Más allá de la ocupación, desde lo humano tiene el derecho a estar con su familia, la vida es la vida y hay que respetarla".

Evidentemente, esta es la mitad del pacto que valoran desde las colectividades judías.

Difícil de digerir

"Vemos esto con beneplácito, la vida está por encima de todo", reflexiona Sergio Witis, segundo vicepresidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas. Por su parte Shai Agosin, presidente de la Comunidad Judía de Chile, celebra, más allá del "alto precio pagado", el "regreso a casa de un muchacho que fue secuestrado".

"Es un intento por agudizar las legitimas diferencias internas dentro del pueblo palestino"

Daniel Jadue, vicepresidente de la Federación Palestina de Chile

"La vida de una persona vale cualquier esfuerzo", asegura aunque con una reserva: "¿Cómo se le explica este acuerdo a las familias de las víctimas de quienes son liberados?", se pregunta sin poder aportar una respuesta.

En ambos lados hay una parte de la negociación entre Hamas e Israel que cuesta digerir. Rabi cree que es un "acuerdo tramposo" destinado a debilitar la figura de Mahmoud Abbas y de toda Al Fatah, en medio de la solicitud de reconocimiento de Palestina como estado pleno ante la ONU.

"Es un intento por agudizar las legítimas diferencias internas dentro del pueblo palestino", explica Jadue en la misma línea pero del otro lado de la cordillera.

También lamenta que "hayan preferido negociar con Hamas y no con la ANP".

Desde las colectividades judías, en cambio, lo difícil de aceptar es la liberación de los presos palestinos, muchos sentenciados a varias cadenas perpetuas por la justicia israelí por delitos de sangre. Shai Agosin resalta que entre los liberados hay más de 400 "terroristas". "Y Hamas ya anunció que volverán a atacar", dice preocupado este productor y presentador de televisión.

El soldado Shalit

Gilad Shalit fue secuestrado por militantes de Hamas en 2006.

Sobre el resto, en cambio, tiene una opinión similar a la de Rabi acerca del soldado israelí: "Hay gente que ha causado daños menores y su libertad es un buen gesto". "Todos queremos la paz, también el pueblo palestino", agrega.

Que Israel se haya sentado a negociar con Hamas, aunque sea con la intermediación de Egipto, generó descontento en un sector de la sociedad israelí y entre los judíos de la diáspora. Pero no todo es blanco y negro para Agosin. "Si se negoció con Arafat por qué no se va a negociar con Hamas", suelta el líder comunitario chileno, aunque reconoce que "el mejor interlocutor que tiene Israel es la ANP".

Por su parte Jadue cree que este acuerdo demuestra que si Israel quiere "se puede llegar una solución definitiva". No desconoce dificultades como los "radicales de un lado y del otro" para lograr mayores avances.

"Todos cometieron excesos pero en algún momento habrá que dejar atrás hechos imperdonables para que los dos pueblos tengan un futuro", dice con seguridad.

Algo similar piensa desde el otro lado de la cordillera geográfica e ideológica Sergio Witis: "Será muy difícil pero probablemente haya que hacerlo si queremos que haya una paz definitiva".

"Acuerdo entre las partes"

Familiar de preso palestino

Los familiares de los presos palestinos esperan con ansia la liberación de los suyos.

América Latina es un rincón del mundo donde repercute muy fuerte todo lo que acontece en Medio Oriente por la gran cantidad de palestinos y judíos que allí habitan. Y allí fue Mahmud Abbas a buscar apoyo para lograr el reconocimiento de Palestina como Estado en Naciones Unidas.

Los palestinos tienen claro que un veto de EE.UU. los dejaría sólo como miembro observador pero "sería una pequeña victoria que les permitiría jugar un rol de mayor relevancia y haría visible el papel de EE.UU.", según afirma a BBC Mundo Tilda Rabi desde Buenos Aires.

Por el contrario, desde la misma ciudad sudamericana Witis cree que la paz duradera "sólo llegará mediante un acuerdo entre las partes" y rechaza que haya habido segundas intenciones en el acuerdo. El dirigente judío argentino considera que "esta liberación se viene gestionando desde hace mucho tiempo, mucho antes de que Abbas hablara de ir a Naciones Unidas".

Muchos ven que este intercambio como una prueba de fuego ya que pondría a prueba a los líderes israelíes y palestinos ante la comunidad internacional y ante sus pueblos.

"Somos partidarios de que no haya ningún tipo de secuestros vengan de donde vengan", anhela Fadue desde la comunidad palestina chilena, equiparando el accionar de las milicias de Hamas y las del Ejército israelí.

"Sentarse a negociar con Hamas es un precedente de que Israel siempre va a estar dispuesto a dialogar, sólo pide a cambio que reconozcan su derecho a existir", afirma Agosin desde la colectividad judía en Santiago.

Lo mismo reclama Witis desde Buenos Aires, sobre todo "si sirve para dar un paso más en el diálogo entre Israel y Palestina y así acordar tratados de paz y fronteras definitivas".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.