BBC navigation

¿Qué % del cerebro humano se usa?

Última actualización: Sábado, 24 de septiembre de 2011

Hay cosas que creemos saber, pero resulta que lo que tenemos es información equivocada. Hay otras que sabemos, pero no en detalle.

La revista BBC Focus responde las preguntas de sus curiosos lectores.

¿Qué porcentaje del cerebro humano se usa?

Cerebro

¡Todo! Cada neurona en el cerebro está continuamente activa, así esté funcionando despacio.

Las neuronas que dejan de responder, mueren.

Sin embargo, mucha gente parece creer que sólo usamos una parte de nuestro cerebro.

Es extraordinario que ese mito persista cuando ha sido refutado tantas veces.

Hay muchas historias sobre el origen de ese mito: que los primeros electroencefalogramas sólo podían detectar un pequeño porcentaje de la actividad del cerebro, o que los investigadores de principios del siglo XX sólo podían encontrar funciones para un 10% del cerebro.

Alternativamente, podría haber salido de una especulación más sensata de que sólo usamos parte del potencial del cerebro.

Potencial es algo difícil de medir, o siquiera conceptualizar.

¿Qué podría cada uno de nosotros hacer potencialmente dados todos los posibles estímulos, entrenamientos, superalimentos, etc.?

Todo lo que podemos decir con seguridad es que todos probablemente "podríamos hacerlo mejor", pero no porque necesitemos encontrar pedazos de nuestro cerebro en desuso.

Esos no existen.

¿De dónde vienen las fobias?

Fobia

Algunas son formas exageradas de temores que han evolucionado y que todos compartimos. Por ejemplo, los humanos -así como algunos monos- le tienen un miedo natural a las culebras, arañas y ratas, lo que desde el punto de vista biológico tiene sentido.

Esos miedos naturales pueden ser reforzados o no, dependiendo de la manera en la que nuestros padres responden a esos desencadenantes.

El mismo tipo de aprendizaje emocional sucede en otras especies en las que los infantes observan y aprenden de las reacciones de sus padres frente al mundo.

El hecho de que una fobia le parezca irracional incluso a la persona que la sufre no hace que desaparezca.

Otras fobias surgen de eventos, como ser perseguido por una gaviota o quedarse atrapado en un espacio pequeño, pero en muchos casos el origen no es obvio y son difíciles de explicar.

A menudo pueden mejorarse con el tratamiento adecuado.

¿Por qué es bueno comer hígado?

No lo es, especialmente. Los beneficios nutritivos que se le atribuyen al hígado, como a los de los bordes del pan y la cáscara de la manzana, tienen más que ver con mantener baja la cuenta del mercado que con mantener sus mejillas rosadas.

El hígado es una muy buena fuente de hierro, pero hay muchas otras.

Además, hay razones por las cuales comer hígado es malo.

El hígado es una planta de procesado de químicos para el cuerpo y algunas toxinas se pueden acumular en él, como la dioxina y el cadmio.

Generalmente los niveles no son tan altos como para que sea necesario cortar completamente al hígado de la dieta, si a uno le gusta el sabor, pero no hay necesidad de obligarse a comerlo.

¿Por qué es malo comer azúcar?

Azúcar

El azúcar tiene muchas calorías en muy poco espacio y eso causa obesidad.

Además, se absorbe muy rápido, lo hace que suba el azúcar en la sangre. El páncreas responde con la hormona insulina, que hace que el azúcar se convierta en reservas.

Pero con demasiado azúcar, el páncreas produce tanta insulina que el resto del cuerpo eventualmente deja de responder, y eso se llama diabetes tipo 2.

¿Cuánta sal hay en el cuerpo?

Menos del 1% de la masa del cuerpo es cloruro de sodio, unos 100 gramos del peso normal de un adulto.

Aunque el consumo en exceso ha sido vinculado con la alta presión vascular y el cáncer en el estómago, la sal es una parte vital de la química del cuerpo y juega un papel clave en muchas funciones, desde la calidad de la sangre hasta la transmisión de señales nerviosas.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.