Hallan causa genética de la delgadez extrema

Última actualización: Jueves, 1 de septiembre de 2011
Mujer midiéndose

La gente con copias adicionales de un grupo de genes no aumenta de peso normalmente.

Se han descubierto varios genes vinculados a la obesidad, pero ahora por primera vez científicos lograron identificar los cambios genéticos que provocan el efecto opuesto: la delgadez extrema.

Se trata, dicen los investigadores del Imperial College de Londres y la Universidad de Lausana, Suiza, de una "sobredosis" de genes.

Es decir, la gente que es extremadamente delgada tiene copias adicionales de un grupo de genes.

El estudio, publicado en la revista Nature, encontró que una de cada 2.000 personas presentan una anormalidad que provoca que 28 genes, que forman parte del cromosoma 16, estén duplicados.

Esto resulta en que estos individuos no logren aumentar de peso de forma normal.

Sobredosis genética

Normalmente, una persona tiene 23 pares de cromosomas (las estructuras que contienen el material genético en las células), una copia de cada cromosoma de cada uno de sus padres. Es decir, dos copias de cada gen.

Pero en ocasiones ocurren errores genéticos que provocan que el individuo tenga secciones adicionales o faltantes de parte de un cromosoma, lo que resulta en una dosis anormal de genes.

"Una de las razones por las que el nuevo hallazgo es importante es que muestra que la incapacidad para alcanzar la talla normal en la niñez puede tener una raíz genética. Si un niño no quiere comer, no necesariamente es la culpa del padre"

Prof. Phillipe Froguel

En el estudio, los investigadores analizaron el ADN de 95.000 personas.

Encontraron que menos de 50 de éstas tenían una duplicación inusual del grupo de genes del cromosoma 16, y estos individuos eran inusualmente delgados, con un índice de masa corporal (IMC) menor de 18,5 (un IMC normal es de entre 18,5 y 25).

La mitad de todos los niños con esa duplicación habían sido diagnosticados con un trastorno que impide aumentar de peso de forma normal.

Además, un 25% de los individuos con la duplicación padecían microcefalia, una enfermedad en la que la cabeza y el cerebro son anormalmente pequeños y que está asociada con defectos neurológicos y corta perspectiva de vida.

"El dogma indica que tenemos dos copias de cada gen, pero realmente esto no es cierto" afirma el profesor Philippe Froguel, de la Escuela de Salud Pública del Imperial College de Londres, quien dirigió el estudio.

"El genoma está llenó de huecos en los que se han perdido los genes y de otros lugares en los que tenemos copias adicionales de genes".

"En muchos casos, estas duplicaciones o faltas no tienen ningún efecto, pero en ocasiones pueden conducir a enfermedades", afirma el científico.

En efecto, esta duplicación del mismo fragmento de 28 genes del cromosoma 16 ya ha sido vinculada en el pasado a la esquizofrenia, y la falta de estos genes se ha asociado al autismo.

Obesidad

Ya se conocen varios genes vinculados a la obesidad.

Y el año pasado, el equipo del profesor Froguel descubrió que las personas que carecen de una copia de estos genes tienen 43 veces más probabilidades de desarrollar obesidad mórbida.

Tal como señala el científico, "una de las razones por las que el nuevo hallazgo es importante es que muestra que la incapacidad para alcanzar la talla normal en la niñez puede tener una raíz genética".

"Si un niño no quiere comer, no necesariamente es la culpa del padre".

Y agrega que ésta el la primera causa genética de la extrema delgadez que se ha identificado".

El estudio también muestra que una duplicación o falta de una parte del genoma puede tener efectos opuestos.

Los científicos planean ahora estudiar más a fondo la función de estos genes para poder identificar cuáles están involucrados en la regulación del hambre.

Tal como expresa el profesor Froguel, si se logra entender por qué la duplicación de genes en esta región del cromosoma provoca una delgadez extrema, esto podría conducir a nuevos tratamientos potenciales para la obesidad y para otros trastornos del apetito.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.