Así celebran los gay de EE.UU. poder servir en las fuerzas armadas

Última actualización: Miércoles, 21 de septiembre de 2011
Militar con la mano en el pecho

Veinte años de una ley discriminatoria para los militares gay estadounidenses llegaron a su fin el martes.

Fue una noche que llenó de banderas multicolores las calles de varias ciudades estadounidenses, celebrando el fin de la prohibición de que los homosexuales sirvan abiertamente en las fuerzas armadas del país.

"El don’t ask, don’t tell está muerto" y "Gracias Obama", rezaban las pancartas de distintas organizaciones que luchan por los derechos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB).

La política del "don't ask, don't tell" ("no preguntes, no digas") permitía a los gays inscribirse en las fuerzas armadas pero sin revelar su sexualidad, mientras los superiores debían cumplir con la condición de no preguntar.

La ley, que se conoce por su sigla DADT, había sido aprobada en 1993, bajo el gobierno de Bill Clinton, y su derogación fue una de las promesas de campaña del presidente Barack Obama, en 2008.

En las casi dos décadas que transcurrieron desde que la DADT entró en vigor, más de 13.000 efectivos fueron dados de baja cuando sus preferencias sexuales se hicieron conocidas, delatados por compañeros o decididos a "salir del clóset" pese a la prohibición.

Ahora, con la ley derogada, el martes, los militares en actividad pueden revelar sus inclinaciones sin temor a ser investigados o expulsados.

"Es un reconocimiento tardío a los que hemos servido con honor al país y hemos tenido que tomar otros rumbos por una cuestión de política que nada tiene que ver con nuestra capacidad en el terreno", dijo a BBC Mundo Andy Harland, del grupo de Veteranos de Vietnam, durante la celebración en el barrio de West Hollywood, enclave gay en Los Ángeles.

Grupo celebra en California

Abogados defensores, exmilitares jubilados y políticos celebran la derogación de la ley.

"Es una ley que no debería haber existido en primer lugar, así que ya era hora. Está bien estar contentos, pero no olvidemos que aún falta mucho camino", señaló Robin Tyler, quien sirvió en las fuerzas armadas en los años ’70 y fue desplazada por su condición de lesbiana.

Además de este evento, la Red por la Defensa Legal de los Miembros en Servicio -una organización que ha representado ante la justicia a quienes fueron dados de baja por violar la restricción- convocó a actos en Washington, Nueva York, Chicago, Filadelfia y Charleston.

Muchos más

Los activistas no esperan, sin embargo, que ahora que la ley quedó sin efecto vaya a generarse una oleada de declaraciones públicas sobre la sexualidad entre los militares.

"Pero sí permitirá servir sin tener que andar mintiendo, aquellos que quieran lo dirán y otros preferirán mantenerlo como parte de su vida privada", opinó ante BBC Mundo Vito Marciani, quien dio testimonio como ex marino durante la marcha contra la DADT de West Hollywood.

Según un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), 2,2% de los militares activos y en reserva son homosexuales o bisexuales.

Por lo pronto, el mismo martes tuvo lugar el primer casamiento militar gay en el país, el del teniente de Marina Gary Ross con un civil con el que está en pareja desde hace 11 años, celebrado en el estado de Vermont.

Militar Luz Bautista posa con la banderra de Estados Unidos

Ahora quedará a la discreción de los propios militares el revelar su orientación sexual o no.

Así, Estados Unidos se sumó a la lista de 29 países -como Israel, Canadá, Alemania y Suecia- que permiten abiertamente a los gays enrolarse en sus fuerzas de seguridad, un cambio profundo en los protocolos militares que ha sido comparado con la prohibición de la discriminación racial en los cuarteles, hace más de 60 años.

El secretario de Defensa, León Panetta, encargado de oficializar el anuncio, señaló que el gobierno de Obama está decidido a "remover todas las barreras que impiden a los estadounidenses servir a su país y llegar al máximo grado de responsabilidad que sus talentos permitan".

Ante el cambio inminente, las fuerzas armadas han estado aceptando formularios de inscripción de postulantes homosexuales durante las últimas semanas, mientras que aquellos que han sido expulsados en el pasado tendrán ahora la oportunidad de reinscribirse.

Aún falta

Sin embargo, los estándares de conducta que establecen los códigos militares, como la restricción en las demostraciones públicas de afecto mientras se usa el uniforme, seguirán teniendo validez.

Los activistas LGTB reclaman, además, que los beneficios que dan las Fuerzas aún marcan diferencias entre matrimonios heterosexuales y gays.

Por ejemplo, las parejas del mismo sexo no son elegibles para viviendas asignadas, asignaciones económicas cuando los militares son reubicados en otros destinos y otros beneficios por jubilación o deceso.

Leon Panetta

Leon Panetta insistió en la tarea del gobierno de quitar las bareras que impiden que la gente exprese su talento.

Aseguran, además, que no cesarán en su lucha hasta lograr lo que consideran el siguiente paso: la aprobación del matrimonio homosexual en todos los estados de la Unión.

La decisión gubernamental ha generado rechazo por parte de grupos conservadores y de algunos legisladores, bajo el argumento de que podría afectar la eficiencia y la disciplina militar.

El Centro para la Preparación Militar (CMR, según siglas en inglés), una organización independiente que vela por las políticas que considera justas para los soldados y sus familias, emitió un comunicado en el que expresó que la anulación de la DADT no constituye una "victoria legítima para nadie".

"La historia dirá que el presidente Obama, los miembros de un Congreso tibio y los activistas gay son responsables de haber mal usado a las cortes federales para imponer consignas LGTB que minarán la moral y la preparación de las fuerzas armadas", expresó Elaine Donnelly, directora de la organización.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.