Los 'guerreros del gas' bolivianos volvieron a protestar

Última actualización: Martes, 12 de julio de 2011
Vecinos de El Alto

Vecinos de El Alto exigen, entre otros, gas y agua potable a domicilio.

Los denominados 'guerreros del gas' del Distrito 8 de El Alto, los mismos que hace ocho años obligaron a Gonzalo Sánchez de Lozada a renunciar a la presidencia y a huir del país, salieron nuevamente a protestar, indignados por la pobreza con la que conviven a diario.

Por segundo día consecutivo bloquearon la principal carretera de Bolivia y rodearon la planta de abastecimiento de combustibles de Senkata, medida que dejó a La Paz sin gasolina para su parque automotor y sin gas licuado para los hogares.

Las estaciones de servicio de la sede de gobierno permanecieron cerradas y el flujo vehicular disminuyó paulatinamente.

A última hora de este martes se informó que el gobierno y los representantes de la junta de vecinos del Distrito 8 firmaron un acuerdo que puso fin al bloqueo.

Hace ocho años, estos mismos vecinos pedían que el gas boliviano no se exportara a Chile ni a ningún otro país. Exigían que se nacionalizara y se quedara para los bolivianos.

Ahora, aunque parezca una paradoja, vuelven a las calles también por el gas natural, pues quieren que éste llegue a sus domicilios por conductos.

Doña Nancy Ramos es una madre de tres niños que salió a protestar porque, según dice, a su barrio le falta todo. Y para que los demás entiendan por qué protesta, nos invita a su casa, que está ubicada detrás de la planta de provisión de combustibles.

La pobreza se siente

Unos senderos polvorientos que fungen de calles, donde los niños juegan en medio de las aguas servidas y la tierra, nos conduce hasta su hogar.

Camiones

A pesar de las filas, los camiones no obtenían combustible.

Vive en una sola pieza, donde pelean por el espacio una cama y una cocina. Intenta prender la estufa, pero no puede porque se le acabó el gas licuado de la garrafa.

En ese momento le saltan las lágrimas. "No tenemos gas, vivimos a un paso de la planta y aquí no hay. Es lamentable, no tenemos ni agua, ni luz. El agua lo sacamos de pileta pública".

Recuerda que hace ocho años fue parte de la guerra del gas. "He salido a luchar, nos han gasificado, nos han desmayado, ha habido muertos, hemos luchado por querer a nuestra Bolivia, pero ¿qué conseguimos?, que se olviden de nosotros, la pobreza sigue", dice sollozando.

Nancy convence a los bloqueadores que dejen pasar el vehículo en el que nos transportamos y con ella regresamos hasta la avenida donde se realiza el bloqueo.

Miles de personas, algunas portando chicotes y palos, están apostadas en la carretera entre La Paz y Oruro, la misma que comunica con todo el resto del país y con la frontera con Chile.

Entre ellos está Patricia Choque, una mujer de 25 años que repasa en su memoria para hablar de la guerra del gas.

"Nosotros hemos marchado, desde abajo, cuántos muertos hemos tenido, no nos han recompensado, buscamos justicia y hasta ahora no hay", dice, mientras se escuchan estribillos de "¿Qué queremos? Gas es lo que queremos".

¿Fieles a Evo Morales?

Carretera

La principal carretera que comunica La Paz con el resto del país estuvo bloqueada por segundo día consecutivo.

El Alto es una ciudad aimara en la que habitan los más fieles seguidores del presidente Evo Morales. Y ahora a él es a quien le claman.

"Espero que nos escuchen el presidente de la Republica y sus ministros, que se ponga mano al pecho y nos atienda, estamos olvidados prácticamente", dice Sebastián Calle Tarqui.

Ningún dirigente habla de pedir la renuncia del presidente Morales, pero sí apuntan al alcalde Edgar Patana, el hombre de Morales en El Alto.

El dirigente de uno de los barrios, Germán Tola, anuncia que pedirá un cabildo para exigir un referendo y, de esa forma, sacar al alcalde de su puesto.

"Queremos gas a domicilio. En 2003 hemos hecho una guerra fatal, pero hasta ahora lamentablemente seguimos postergados", refuerza Tola.

El gobierno dialoga

El gobierno de Morales ha movilizado a sus ministros hacia la zona de la protesta para resolver el conflicto.

El petitorio no es fácil. Son 18 puntos que pasan por el alcantarillado, el gas a domicilio, el agua potable, la luz eléctrica, el asfaltado de calles... En pocas palabras, el pedido es resolver la pobreza.

El ministro de Obras Públicas, Walter Delgadillo, desde el Palacio de gobierno, promete movilizar maquinaria hoy mismo para que la gente crea que se hará el alcantarillado.

"Son problemas que existen", reconoce el ministro y por eso asegura que "el gobierno nacional dará todo su apoyo, entrará con toda su participación", pero a la vez recuerda que la solución también depende de los gobiernos locales, los cuales también están manejados por el gobierno de Morales.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.