Georgia, en un “día sin inmigrantes”

Última actualización: Sábado, 2 de julio de 2011
Negocio cerrado

La protesta coincidió con la entrada en vigor de la ley el 1 de julio.

A modo de protesta por la entrada en vigor de la ley HB87 que aumenta los controles sobre los indocumentados, organizaciones latinas llamaron a los trabajadores a reclamar… quedándose en casa.

La intención de la campaña fue la de paralizar la actividad comercial y productiva de los hispanos en este estado del sureste estadounidense. Así, convocaron a no asistir a sus empleos habituales pero también a cerrar tiendas y empresas, y a dejar de comprar por 24 horas.

"El día sin inmigrantes quiere por un lado protestar por ese sentimiento discriminatorio que transmiten estas leyes, pero a la vez demostrar el poder económico que, como principal minoría, tenemos y podemos ejercer", dijo a BBC Mundo Teodoro Maus, ex cónsul mexicano que integra la Alianza Latina por los Derechos Humanos de Georgia (GLAHR, según siglas en inglés), organizadora de la medida.

La protesta coincidió con la entrada en vigor de la ley el 1 de julio. La norma cataloga como falta grave la falsificación de información para postular a un empleo y dispone la creación de un comité para investigar a las autoridades que no apliquen controles de migrantes, entre otras cuestiones.

"El día sin inmigrantes quiere por un lado protestar por ese sentimiento discriminatorio que transmiten estas leyes, pero a la vez demostrar el poder económico que, como principal minoría, tenemos y podemos ejercer"

Teodoro Maus, ex cónsul mexicano

Pero otras secciones han quedado en suspenso, tras el fallo de un juez federal que, el 27 de junio, respondió a una demanda presentada por organizaciones civiles y bloqueó algunos postulados polémicos, como la obligación de la policía de verificar el estatus migratorio de aquel que no puedan proporcionar identificación válida o las penas para quienes transporten o empleen a indocumentados.

En un estado en el que la población hispana suma 850.000 personas y casi se ha duplicado desde 2000 -según el último censo nacional- las organizaciones pro-inmigrantes aseguran que los efectos de la HB87 ya han causado pérdidas de US$300 millones en la industria agrícola, la principal de la región.

"Con este día sin inmigrantes queremos marcar nuestra presencia a través de la ausencia. Es como cuando en una fiesta falta alguien y todo el mundo habla de que no vino, de qué le habrá pasado… y se convierte en la presencia aunque sea por un momento. Ese es el concepto", comparó Maus.

Sin trabajar

En varias ciudades de Georgia, este viernes la escena fue parecida: negocios con persianas bajas en los barrios de alta concentración latina, otras tiendas abiertas pero con personal reducido y carteles con leyendas de adhesión colgados en las vidrieras.

Trabajadores agrícolas en Georgia

La población hispana en Georgia casi de ha duplicado desde el año 2000.

Aunque resulta difícil medir el alcance, la GLAHR aseguró que al menos 125 empresas se sumaron a la jornada sin trabajo latino sólo en la capital estatal, Atlanta.

Silvia Cepeda tiene siete salones de belleza en la ciudad de Oxford, a medias con su hermano. En su cadena de peluquerías Bibby, declararon día no laborable.

"Decidimos hacerlo para hacer saber el trabajo que tenemos como latinos. En mi caso, los servicios que presto son un 70% para latinos y vi la diferencia desde que las leyes anti-inmigración comenzaron a discutirse. De mi clientela fija, mucha se movió y eso genera un efecto en cadena, porque si yo no tengo clientes no voy a poder pagar mis servicios", relató Cepeda a BBC Mundo.

Por primera vez, dice, se atrasó en el pago de la renta. Calcula que el día de paro le generará pérdidas de hasta US$5.000, pero está convencida de que es por una buena causa.

Además, varios de sus empleados son indocumentados -en Georgia se calcula que hay 400.000 de ellos- y dos de sus peluqueros fueron deportados hace algunos meses.

La entrada en vigor del sistema E-Verify obligatorio -que requiere que se controle si un potencial empleado está habilitado para trabajar antes de contratarlo- prevista por la HB87 para enero próximo o para 2013 dependiendo del tamaño de la empresa, traerá para Cepeda nuevas dificultades.

"Indocumentados o no, la gente viene a trabajar. Las empresas locales necesitan la mano de obra y no la tienen, no entiendo cómo no ven eso", reclamó.

Otro que se sumó a la protesta fue Ricardo Lascarez, mexicano e indocumentado, que se emplea en tareas manuales.

"Trabajo en la construcción y no fui hoy por apoyo a toda mi comunidad. Pasé como por cuatro tiendas a la mañana y todas estaban cerradas. Hay un movimiento ahí afuera", dijo el hombre a BBC Mundo, quien consiguió el visto bueno de su jefe para ausentarse.

Boicot polémico

La HB87, que parcialmente se aplica en Georgia, es la cuarta ley -después de las de Arizona, Indiana y Utah- que queda bloqueada por un tribunal federal, bajo el argumento de que choca con atribuciones de control migratorio que están bajo la órbita del gobierno central.

Negocio cerrado

En Georgia se calcula que hay 400.000 indocumentados.

"Pero ya vimos lo que pasó en Arizona, donde la Corte finalmente dio luz verde a la ley SB1070. No podemos parar porque los legisladores de Georgia pueden volver el año que viene con las mismas intenciones y tratar de pasar proyectos similares", afirmó a BBC Mundo Paulina Hernández, integrante de la ONG Song, una de las que pidió la nulidad de la ley.

Por eso, varios se han sumado a una medida de más largo plazo que la de este viernes: un boicot para desalentar la llegada de visitantes y capitales, similar al que se promovió en Arizona.

"Es un boicot hacia el estado y hacia compañías que hayan apoyado las campañas de legisladores que votaron por la ley o la de gobernador (Nathan Deal, republicano) que la firmó", expresó Axel Caballero, de la organización Cuéntame, que impulsa la medida.

Sin embargo, el boicot no goza de apoyo mayoritario incluso entre aquellos que sí se oponen a la ley.

"Georgia es nuestra casa y los inmigrantes son la columna vertebral de las industrias del turismo y la hospitalidad, así que si éstas se resientes serán los latinos los que pierdan empleos. Si apoyamos un boicot estaremos generando aún más daño del que causó la ley", expresó a BBC Mundo Jerry González, director de la Asociación de Funcionarios Electos Latinos (GALEO, en inglés), en el estado de Georgia.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.