BBC navigation

Bo Xilai, el "principito" que podría cambiar a China

Última actualización: Viernes, 1 de julio de 2011
Bo Xilai

Bo Xilai es primer secretario del Partido Comunista en Chongqing.

Mientras que el Partido Comunista de China celebra su 90º aniversario este 1 de julio, se siguen trazando las líneas de la batalla ideológica entre varias facciones que buscan ganar influencia y determinar la dirección futura.

El mundo exterior ha oído hablar del vicepresidente Xi Jinping y el viceprimer ministro Li Keqiang como los candidatos más probables para reemplazar al presidente Hu Jintao y el primer ministro Wen Jiabao.

Tanto Xi como Li han tenido visibilidad, ya que recientemente representaron al liderazgo chino en visitas a Occidente.

Pero hay un tercer hombre en la jerarquía política china que vale la pena considerar, Bo Xilai.

Como jefe del partido en la ciudad de Chongqing, una de las mayores del país, Bo Xilai ha acaparado la atención de cualquiera que haya estado interesado en China en los últimos años.

De 60 años de edad y miembro del buró político, ha llegado a encarnar un movimiento que algunos han denominado "la nueva izquierda" de China. Lo que esto puede querer decir es que el camarada Bo quiere resucitar la ideología igualitaria de la era de Mao Zedong.

clic En fotos: 90º aniversario del Partido Comunista de China

Lo ha hecho a través de algunas medidas prácticas, como enfocarse en la reducción de la brecha de ingresos, en la lucha contra la corrupción y en la construcción de viviendas de bajo costo en Chongqing.

Sin embargo, Bo Xilai también ha adoptado un enfoque propagandístico, enviando mensajes de texto masivos en los que citaba a Mao, celebrando concursos de canciones patrióticas y mandando a los cuadros del partido a pasar tiempo con los campesinos.

Casi en la cima

Esto claramente llamó la atención de Pekín y ahora el compañero Bo es considerado como favorito para un puesto, el próximo año, en el máximo órgano de gobierno de China, el comité permanente, de nueve miembros, del buró político.

clic El poder y la popularidad del Partido Comunista de China

Hombre frente a retrattos de líderes comunistas chinos

Este 1 de julio el Partido Comunista de China celebra su 90º aniversario.

Esto podría ocurrir en el 18º congreso del partido, en 2012, cuando al menos siete de los nueve miembros del comité actual deberán ser reemplazados.

Los diplomáticos extranjeros y líderes empresariales están siguiendo estos acontecimientos de cerca en busca de señales de si China se encamina hacia la dilución o incluso la inversión total de las reformas de mercado que la han convertido en una potencia económica tan fuerte.

Tal vez dicha reversión sea poco probable con Bo, un ambicioso ex ministro de Comercio. Pero él sí ha causado problemas en otras áreas.

Su estilo franco es un cambio radical de la politiquería de trastienda que siempre ha sido el sello distintivo del régimen comunista.

Para muchos es un cambio refrescante y en salas de chat los blogueros lo ven como un Vladimir Putin de China.

Lucha contra el crimen

Bo, un hombre atractivo, siempre ha sido popular, pero su guerra total contra el crimen organizado y contra la corrupción política en Chongqing le han dado un estatus de estrella de rock, en esta megalópolis del suroeste del país, en la que viven más de 30 millones de personas.

Estudiantes de Chongqing

Estudiantes de Chongqing, la ciudad dirigida por Bo Xilai, celebran el aniversario.

Su lucha contra el crimen ha sido inflexible e implacable.

Desde junio de 2009, unas 2.000 personas han sido detenidas en una campaña generalizada contra los pandilleros.

Esto puede no parecer mucho, teniendo en cuenta la población de la ciudad, pero hubo un giro.

A diferencia de otras campañas antimafia en China, Bo también tomó medidas enérgicas contra funcionarios públicos que sirvieron como cubierta política a gángsteres.

Algunos de los detenidos eran en realidad funcionarios de la propia administración de Bo. Y unos cuantos trabajaban para la policía de la ciudad.

El linaje adecuado

Bo es uno de los llamados "principitos" de China. Su padre era Bo Yibo, uno de los "Ocho Inmortales" del partido.

Los "principitos", entre los que también está el vicepresidente Xi Jinping, son hijos de los revolucionarios maoístas que tomaron el poder en 1949.

Mao Zedong

Mao Zedong gobernó China desde 1949 hasta su muerte en 1976.

Esta clase no se ha caracterizado por su empatía con la gente común, pero Bo se ha propuesto cambiar eso.

El atractivo de Bo para las masas puede representar una amenaza para los políticos tradicionales, como el presidente Hu Jintao, a menudo descrito en China como un modelo de falta de brillo, competente y burocrático.

Por su parte, el primer ministro Wen Jiabao suele ser presentado en los medios oficiales con una imagen populista, pero gran parte de ésta ha tenido que ver con cuestiones retóricas. A Bo, sin embargo, se le ve como "un hombre de acción".

Hu, Wen y los demás miembros del comité permanente del buró político se han comportado de la manera que pensaban que debían hacerlo: con trajes oscuros, reunidos en trastiendas para negociar acuerdos privados que deciden, en silencio, el futuro de 1.300 millones de personas.

La afición de Bo por la demagogia sin duda les cae mal. Pero, además de estilo, ha demostrado tener sustancia. Es evidentemente alguien a quien se le debe prestar atención.

Sin embargo, las personalidades brillantes pueden ser un obstáculo para la élite política.

Preocupados por el caos social creado por el culto a la personalidad de Mao, los dirigentes chinos prefieren ser ejemplos de cautela estoica.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.