Dream Act: indocumentados apelan al corazón de senadores de EE.UU.

Última actualización: Miércoles, 29 de junio de 2011
sesión de subcomisión de inmigración del senado

Decenas de activistas llevaron sus consignas al Senado

La primera cita ante el Senado de Estados Unidos había sido programada para el 12 de septiembre de 2001 y resultó cancelada por los atentados que sacudieron al país el día anterior.

Casi diez años esperaron los defensores del DREAM Act por su audiencia con los senadores para abogar por un proyecto de ley que, de aprobarse, beneficiaría a centenares de miles de indocumentados.

Este martes, el sub comité de asuntos migratorios de la Cámata Alta analizó la Ley para el Desarrollo, Alivio y Educación para Menores Extranjeros -DREAM, por sus siglas en inglés-, que propone un camino para obtener la ciudadanía a jóvenes que hayan emigrado ilegalmente antes de los 16 años y cumplan al menos dos años en la universidad o presten servicio en las fuerzas armadas.

El proyecto, presentado por el demócrata Dick Durbin, señala además que los aspirantes deben haber vivido en el país por al menos 5 años y carecer de antecedentes criminales. Las estimaciones señalan que 2,1 millones de jóvenes, la mayoría de ellos hispanos, podría aspirar a regularizar su estatus migratorio por esta vía.

clic Testimonio: "Tuve miedo, pero ya se me pasó"

Nuevo intento

Aunque no fue una votación, la reunión en el Senado permitió que los potenciales beneficiarios de esta norma hicieran oír su voz en el mismo ámbito en el que la ley sufrió hace poco uno de sus más duros reveses: en diciembre de 2010, fue rechazada por decisión mayoritaria de los senadores.

La estrategia de los patrocinadores del proyecto fue apostar a las historias personales: en un recinto repleto, fueron mayoría los estudiantes indocumentados que han hecho del DREAM Act su principal batalla.

"EE.UU. es mi casa, no Albania. Pese a mi esfuerzo, mis aspiraciones y buenas intenciones, me enfrento a ser deportada del único país que siempre consideré mi hogar"

Ola Kaso, estudiante nacida en Albania

"Tenía cinco años, pero lo recuerdo como si fuera hoy: entré a un aula con estudiantes y una maestra que hablaban un idioma que yo no entendía en absoluto. Me miraban y se reían", relató Ola Kaso, una joven albanesa de Detroit, que llegó al país de la mano de su madre buscando asilo político hace 13 años.

En marzo de 2011, durante un trámite de rutina en una oficina estatal, fue detenida y recibió una orden de deportación. Tiene un promedio descollante, es atleta en su escuela y tutora de niños con dificultades para aprender inglés; está inscrita en la universidad y quiere ser oncóloga.

"Estados Unidos es mi casa, no Albania. Pese a mi esfuerzo, mis aspiraciones y buenas intenciones, me enfrento a ser deportada del único país que siempre consideré mi hogar", leyó la joven.

Al corazón de los políticos

A los relatos ante el estrado, como el de Kaso, se sumaron muchos otros recogidos por las coaliciones de "dreamers", como se autodenominan los activistas que luchan por ver la ley hecha realidad.

BBC Mundo tuvo acceso a la lista de testimonios aportados por la organización DreamActivist para la ocasión, de la cual se reproducen algunos:

"Yo, como muchos estudiantes indocumentados, no tengo el apoyo o la guía parental para siquiera hacer una postulación a una universidad, ni que hablar de empezar los estudios. Me he dado cuenta de que tengo que abandonar mis grandes sueños porque mi papá no tiene trabajo fijo y tengo un problema llamado aranceles académicos’", dijo Janeth Cervantes, de Texas, en alusión a los altos costos del estudio que impiden a muchos indocumentados hacerse cargo de sus carreras sin apoyo financiero estatal.

"Quiero trabajar duro y probar que soy una buena persona para poder quedarme. ¿Por qué me castigan por errores que cometieron otros miembros de mi familia?", cuestionó Lisa Hernández, joven indocumentada de California.

Pero, ¿sirven los testimonios de vida para lograr mover una ley que permanece frenada desde hace 10 años? ¿Es el corazón de los políticos la vía de acceso para condicionar su voto?

"Las historias hablan por sí solas, son personas que han logrado cosas monumentales y sin tener un estatus legal. Lo importante es reconocer que la causa tiene que ir delante de nosotros, no importa que tengamos que difundir nuestras historias o cosas privadas aún en un clima político negro para la comunidad inmigrante", opina con optimismo Juan Escalante, de DreamActivist, quien contó a BBC Mundo que entró legalmente al territorio estadounidense desde Venezuela pero luego quedó en un "limbo migratorio".

Difícil

secretaria janet napolitano y periodista josé antonio vargas

Detrás de la Secretaria Napolitano estaba el periodista indocumentado, José Antonio Vargas, ganador de un Pulitzer, cuyo caso se conoció la semana pasada.

Tras la audiencia, los analistas coincidieron en que aún queda mucho trabajo por delante para que el proyecto que impulsan mayoritariamente los demócratas logre luz verde.

Entre los políticos presentes, los argumentos expresados al micrófono no hicieron sino reforzar posturas previamente asumidas.

Allí estuvo la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, quien representó a la administración de Barack Obama frente a los senadores. El presidente había calificado de "increíblemente decepcionante" el rechazo al DREAM Act el pasado diciembre.

"No tiene sentido, desde el punto de vista de la aplicación de las leyes, gastar recursos limitados en (deportar a) gente joven que no representa ninguna amenaza para la seguridad pública, que ha crecido aquí y quiere contribuir al país desde las fuerzas armadas o yendo a la universidad", expresó Napolitano.

En contra de la norma, el senador republicano John Cornyn, de Texas, acusó a los demócratas de utilizar el DREAM Act como un juego político para conseguir el voto hispano en 2012.

"Este proyecto de ley lamentablemente no hace nada para para arreglar nuestro sistema migratorio quebrado. Es un apósito (band-aid, textual) sobre la herida. Y aún peor, provee incentivos para futuros inmigrantes indocumentados", alegó el representante.

En diciembre pasado, el DREAM Act consiguió 55 votos cuando necesitaba 60 para ser aprobado. Tras la elecciones legislativas de 2010, los republicanos han aumentado su peso en la Cámara y son pocos los que esperan que el DREAM Act vaya a llegar al corazón de la mayoría en el futuro inmediato.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.