BBC navigation

Argentina y su tibia lucha contra el cigarrillo

Fumador

La ley propone espacios 100% libres de humo, restringe la publicidad de cigarrillos y prohíbe la venta de versiones “light” o “suaves”.

Pocas horas después de que se conmemorara en todo el planeta el Día Mundial Sin Tabaco, el Congreso de Argentina sancionó este miércoles una ley que prohíbe fumar en espacios públicos.

Se trata de la primera legislación a nivel nacional que limita el consumo de tabaco y su aprobación fue recibida con beneplácito por las autoridades de la Salud y los grupos que luchan contra esta adicción.

La nueva norma, que aún debe ser reglamentada, propone espacios 100% libres de humo, restringe la publicidad de cigarrillos, agrega advertencias con imágenes a los paquetes y prohíbe la venta de versiones “light” o “suaves”.

Las enfermedades generadas por el tabaco son la principal causa prevenible de muerte en Argentina y matan a unas 110 personas por día.

Sin embargo, hasta ahora el país no había logrado implementar una política antitabaco.

De hecho, Argentina sigue siendo uno de los pocos países del mundo que aún no ratificó el principal tratado internacional sobre control de tabaco, que entró en vigencia en 2005.

Los logros alcanzados por el llamado Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) -que fue aprobado por la Asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2003- fueron destacados por la OMS para conmemorar el martes el Día Mundial Sin Tabaco.

Si bien 172 países, más la Unión Europea, ratificaron el Convenio, aún falta que una veintena de naciones que la firmaron la implementen por la vía legislativa.

Tal es el caso de Argentina, que firmó el tratado en 2003 pero, ocho años más tarde, es el único país de Sudamérica que aún no lo ha ratificado.

Menos efectivos

Según los expertos, esta reticencia ha hecho que mientras que la vecina Uruguay –una de las naciones que ha seguido más al pie de la letra las disposiciones del Convenio- redujo la cantidad de fumadores adultos en un 25% durante el último lustro, Argentina apenas logró una disminución del 9%.

clic Ver: ¿Por qué Philip Morris considera a Uruguay una amenaza?

Unas 80 organizaciones civiles argentinas agrupadas en la Coalición para la Ratificación del Convenio Marco para el Control del Tabaco, advirtieron que desde que se firmó el CMCT en 2003 más de 320.000 argentinos perdieron la vida como consecuencia del cigarrillo.

Se estima que el 27% de la población adulta argentina fuma.

Motivos económicos

¿A qué se debe la negativa del Congreso argentino para ratificar el Convenio de la OMS?

Tanto las organizaciones no gubernamentales como las autoridades nacionales apuntan a las presiones del sector tabacalero.

Argentina es el octavo exportador mundial de tabaco, un cultivo que se concentra en las norteñas provincias de Corrientes, Misiones, Salta y Jujuy.

“Las provincias productoras de tabaco temen que su economía corra riesgo si se adopta el CMCT”, dijo a BBC Mundo Mario Virgolini, coordinador del Programa Nacional de Control de Tabaco del Ministerio de Salud de la Nación.

Sin embargo, el propio experto refutó esa teoría:

“Los principales productores mundiales de tabaco, como Brasil, China, India y Turquía ratificaron el convenio, y su industria no sufrió”, aseguró.

Para Virgolini, el temor a posibles daños económicos es fomentado por las grandes multinacionales que dominan la industria del cigarrillo y que realizan un fuerte lobby para frenar cualquier legislación que pueda perjudicar sus ventas.

“El 85% del tabaco de Argentina es exportado, de modo que a los productores locales no les afecta que el país ratifique la Convención”, afirmó.

En Argentina el 90% del mercado del cigarrillo es controlado por dos empresas extranjeras: Philip Morris y British American Tobacco (BAT).

Otras medidas frenadas

La ratificación del CMCT no es la única legislación tendiente a limitar el consumo del cigarrillo que no ha logrado prosperar en el Congreso argentino.

Desde 1966, legisladores y gobernantes han buscado infructuosamente aprobar proyectos de ley que regulen esa actividad.

Recién en 1986 se logró sancionar una normativa que obliga a adoptar la advertencia “Fumar es perjudicial para la salud”.

En 1992 el Parlamento aprobó una ley que restringía el consumo de cigarrillos, pero el entonces presidente Carlos Menem (1989-1999) la vetó.

En los últimos años una serie de propuestas antitabaco quedaron congeladas en el Congreso, hasta que perdieron estado parlamentario.

Sólo una logró prosperar: la ley que fue sancionada este miércoles por la Cámara de Diputados y que había sido aprobada por el Senado en agosto de 2010.

Apoyo de todos

En un comunicado enviado a BBC Mundo el ministro de Salud de Argentina, Juan Manzur, celebró los alcances de la nueva normativa y dijo que “por fin la Argentina tiene una ley nacional de control de tabaco, que pone límites a un hábito que lamentablemente tienen muchos ciudadanos y que es altamente nocivo para ellos y para las personas de su entorno”.

Por su parte, la Alianza Libre de Humo de Tabaco de Argentina (Aliar), consideró la fecha “una jornada histórica” y celebró “que el Congreso de la Nación haya por fin decidido legislar a favor de la vida de todos los trabajadores sin ningún tipo de discriminación”.

En tanto, las empresas Massalin Particulares (sede local de Philip Morris Internacional) y Nobleza Piccardo (BAT), emitieron comunicados expresando su conformidad con la ley sancionada y mostrando su beneplácito por la existencia de un marco regulatorio a nivel nacional.

Se calcula que cada año Argentina invierte cerca de US$1.725 millones en tratar las enfermedades causadas por la adicción al tabaco, aunque sólo recauda US$1.050 en concepto de impuestos sobre la venta de cigarrillos.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.