Armstrong y la sombra del dopaje

Última actualización: Sábado, 21 de mayo de 2011
Lance Armstrong

El ciclista estadounidense Tyler Hamilton ha declarado que su compatriota y ex compañero en el equipo US Postal, el siete veces ganador del Tour de Francia, Lance Armstrong, se dopaba habitualmente durante los años que fue el mejor ciclista del mundo.

En declaraciones al programa ‘60 Minutos’, de la cadena estadounidense CBS, de las que se han conocido un avance (el programa será transmitido el domingo), Hamilton dijo que "yo vi EPO en su refrigerador. Le vi inyectársela más de una vez. Armstrong tomaba lo que tomábamos todos, la mayoría del pelotón. Había EPO, testosterona, sangre para transfusiones, de todo."

Hamilton, campeón olímpico en 2004, cumple una suspensión por dopaje de ocho años y su denuncia sobre Armstrong se suma a la de otro vencedor del Tour de Francia y ex compañero de Armstrong, Floyd Landis, que también purga una suspensión por dopaje.

Armstrong alega que éstas y otras denuncias de personas vinculadas al ciclismo no tienen fundamentos y se deben a razones espurias.

Los abogados de Armstrong dicen que Hamilton prepara un libro "que debe vender". Agregan que su cliente nunca dio positivo en más de 500 controles en más de 20 años de trayectoria profesional.

Esta explicación parece muy convincente… hasta que se repara en que los denunciantes, Hamilton y Landis, que sí se dopaban, también pasaron numerosos análisis antidopaje durante mucho tiempo.

La situación en torno al dopaje y su castigo ha llegado a un punto en que se pone a prueba la profesionalidad de los medios que informan de ellos, así como la ecuanimidad de los tribunales de justicia.

Caso Contador

Un caso reciente que ilustra esta dificultad es el de Alberto Contador, ganador del Tour de Francia de 2010, que dio positivo por clenbuterol en un análisis durante un día de descanso de la prueba.

Alberto Contador, ganador del Tour de Francia de 2010

Un caso reciente es el de Alberto Contador que dio positivo por clenbuterol en un análisis.

Contador fue suspendido provisionalmente pero la Federación Española de Ciclismo, que inicialmente había propuesto un año de suspensión, finalmente lo libró de culpa y cargo.

Esta decisión fue criticada por muchos sectores vinculados a la lucha contra el dopaje. La Unión Ciclista Internacional y la Agencia Mundial Antidopaje han apelado ante el Tribunal de Arbitraje del Deporte.

Actualmente, Contador encabeza el Giro de Italia, una de las tres pruebas más importantes de calendario ciclístico europeo.

Si el arbitraje falla en su contra, las crónicas se referirán nuevamente a él como una vergüenza para su deporte.

Si falla a su favor, seguirá siendo un héroe.

Un símbolo

La situación de Armstrong es particularmente delicada por la sencilla razón de que no es un ciclista cualquiera.

"Yo vi EPO en su refrigerador (...) Armstrong tomaba lo que tomábamos todos, la mayoría del pelotón"

Tyler Hamilton, ex ciclista

Se trata de un personaje que trasciende el ámbito deportivo y es considerado por muchos un símbolo de integridad y valentía ante la adversidad, debido a la forma en que se sobrepuso a un cáncer testicular.

Armstrong ha sabido aprovechar esto y tiene poder e influencia popular, en cualquier caso mucho más que Alberto Contador.

Para contemplar el cuadro en perspectiva, vale la pena informar que la UCI elaboró, antes del Tour de Francia del año pasado, una lista de "sospechosos" de dopaje, graduando de 0 a 10 el índice de sospecha de los corredores. Contador tenía un 5, un nivel bastante elevado.

No se sabe si la UCI tenía listas como esa durante la era de Armstrong, cuya trayectoria ha estado salpicada de sospechas y denuncias, que han debilitado su prestigio y ascendiente.

Varios comentaristas especializados, entre ellos ex ciclistas, como el estadounidense Greg Lemond (también ganador del Tour) y el británico Paul Kimmage, han dado crédito a las sospechas.

Particularmente dañina fue su relación con el médico italiano Michele Ferrari, condenado por "fraude deportivo" y "abuso de la medicina" tras un sonado caso de dopaje en el ciclismo.

Pero también en este caso la justicia acudió para aliviar la situación, ya que una corte de apelaciones falló a favor de Ferrari, aunque la Federación Italiana de Ciclismo no le permite actuar en el deporte.

L.A. Confiencial

Tyler Hamilton

La entrevista completa de Tyler Hamilton en ’60 Minutos’ se transmitirá el domingo.

Armstrong ganó el Tour de Francia en forma consecutiva entre 1999 y 2005. Al principio las sospechas no tuvieron un asidero en testimonios concretos, pero en 2004 los periodistas Pierre Ballester y David Walsh publicaron un libro (L.A. Confidencial) con declaraciones comprometedoras de Emma O’Reilly, ex masajista del campeón, y Steve Swart, ex compañero de equipo.

Al año siguiente, Mike Anderson, un ex empleado de Armstrong, que litigaba con él, denunció que había encontrado androstenone en el departamento de su jefe. El caso se cerró tras un acuerdo extrajudicial.

También en 2005, L’Equipe, el prestigioso diario deportivo francés, informó que seis muestras de orina de Armstrong, tomadas en 1999 y luego congeladas, habían dado positivo por EPO (eritropoietina) en análisis recientes, con métodos modernos.

Armstrong replicó que las muestras no habían sido bien mantenidas y atribuyó el resultado adverso a "una cacería de brujas" del establishment francés, supuestamente celoso de los éxitos de un estadounidense.

Es difícil que éstas y otras denuncias y declaraciones similares comprometan legalmente a Armstrong, ya que en casi todos los casos existen testimonios opuestos o por lo menos divergentes, así como pruebas e indicios circunstanciales, sin valor como prueba irrefutable.

Un guión

"(¿Tiene pruebas documentales?) No, no las tengo"

Floyd Landis

Algunos testimonios parecen de un guión cinematográfico.

Floyd Landis, por ejemplo, que acusa a Armstrong de dopaje en los Tours de 2002 y 2003 ("yo le vi haciéndose numerosas transfusiones y distribuyendo parches de testosterona a los compañeros"), también asegura que el director del equipo de entonces, Johan Bruyneel, sobornó a Hein Verbruggen, presidente de la Unión Ciclista Internacional, para que silenciara un positivo de Armstrong en otra prueba en Suiz

"¿Tiene pruebas documentales?", le preguntaron. "No, no las tengo".

Y así estamos. Sin pruebas concretas, sin un testimonio irrefutable, que no pueda ser atribuido por los abogados a resentimiento o ambición económica, es muy difícil acorralar a Armstrong.

La entrevista completa de ’60 Minutos’ se transmitirá el domingo. El programa también incluirá declaraciones, supuestamente similares, de Frankie Andreu, otro ex compañero de Armstrong.

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.