El arresto del director del FMI genera terremoto político en Francia

Última actualización: Domingo, 15 de mayo de 2011
Director del FMI, Strauss-Kahn, al centro, en foto de archivo, de una reunión de ministros de finanzas del G20 en febrero

Las encuestas ubicaban a Strauss-Kahn como el dirigente socialista con más posibilidades de vencer a Sarkozy en las elecciones de 2012.

La inculpación de Dominique Strauss-Kahn por un presunto ataque sexual en Nueva York supone un terremoto político en Francia, donde el jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI) era visto como favorito para vencer al presidente Nicolas Sarkozy en las elecciones del año próximo.

Aunque políticos de diferentes partidos franceses han reaccionado con cautela y sorpresa ante el arresto de Strauss-Kahn, un socialista de 62 años, diversos observadores coinciden en que la noticia cambiará el panorama electoral local a menos de un año de los comicios.

"(La inculpación) destruye todas las posibilidades de elección de Strauss-Kahn", afirmó el analista político francés Guy Hermet, en diálogo con BBC Mundo.

El director gerente del FMI fue arrestado a bordo de un avión en el aeropuerto de Nueva York cuando se aprestaba a volar a París, tras una denuncia de ataque sexual a una camarera del hotel de Manhattan donde estuvo alojado.

La policía indicó que enfrenta cargos de intento de violación, acto sexual delictivo y detención ilegal de la empleada del hotel, una mujer de 32 años.

Benjamin Brafman, un abogado que dijo defender a Strauss-Kahn, aseguró a la agencia de noticias Reuters que el ex ministro francés de Finanzas se declararía "no culpable" de los cargos que enfrenta.

"Estupefacta"

Las reacciones de la clase política francesa ante la detención de Strauss-Kahn se multiplicaron este domingo y muchas de ellas reflejaron el sacudón que la noticia provocó al país.

Ségolène Royal

La socialista Ségolène Royal llamó a respetar la presunción de inocencia en este caso.

"Estoy, como todo el mundo, totalmente estupefacta", dijo la primera secretaria del partido Socialista francés, Martine Aubry.

"Llamo a todos a esperar la realidad de los hechos, respetar la presunción de inocencia y mantener la decencia necesaria", agregó Aubry en rueda de prensa. "Pido a los socialistas permanecer unidos y responsables".

Aunque Strauss-Kahn había evitado hasta ahora declarar su pre-candidatura a las elecciones presidenciales francesas de abril y mayo de 2012, todos aquí daban por hecho que se postularía en los próximos meses.

Las encuestas lo ubicaban hasta ahora como el dirigente socialista con más posibilidades de vencer a Sarkozy en esos comicios, aunque para ganar la candidatura partidaria debería pasar por una serie de elecciones internas.

Ségolène Royal, que venció a Strauss-Kahn en las primarias socialistas para las presidenciales de 2007, también llamó a respetar la presunción de inocencia en este caso.

"Sería indecente hacer un culebrón", dijo Royal en la emisora Europe 1. "No es el momento de comentar las consecuencias de este caso en la política interna".

Pero Jacques Attali, un ex asesor del ex presidente socialista francés François Mitterrand, advirtió en la misma emisora que "las cosas van a cambiar" con el arresto de DSK, como se denomina a Strauss-Kahn en Francia.

"No creo, salvo que haya una manipulación de este caso, que DSK sea candidato a las presidenciales", dijo Attali.

"Desacreditado"

Marine Le Pen

Una de las reacciones más duras provino de de la líder del ultraderechista Frente Nacional.

El gobierno francés también dijo a través de su portavoz François Baroin respetar la "presunción de inocencia" de Strauss-Kahn, así como el procedimiento judicial en curso en Estados Unidos.

"Hay que tener una prudencia extraordinaria, en la expresión, en el análisis, en los comentarios, en las consecuencias", dijo Baroin en el canal France 2.

Pero una de las reacciones más duras en el espectro político francés surgió de la líder del ultraderechista Frente Nacional, que algunas encuestas ubicaban como posible rival de Strauss-Kahn en una segunda vuelta electoral de 2012.

"Los hechos que le reprochan a Dominique Strauss-Kahn, si son probados, son muy graves. Está definitivamente desacreditado como candidato a la más alta función del Estado", dijo Le Pen en la radio RTL.

Afirmó además que desde hace meses circulan en París rumores sobre "la relación patológica que Strauss-Kahn parece tener con las mujeres".

Popular y polémico

Al año siguiente de asumir la jefatura del FMI, Strauss-Kahn fue investigado en 2008 por informes que indicaban que tenía una relación con una funcionaria del organismo basado en Washington.

Pero el Directorio del Fondo y una firma de abogados concluyeron que la relación había sido de mutuo consentimiento, aunque reflejaba "un serio error de juicio".

En ese momento, Strauss-Kahn pidió disculpas a los funcionarios del FMI ("Creo firmemente que no abusé de mi posición", escribió en un mensaje interno) y a su esposa Anne Sinclair, una ex presentadora de TV francesa.

"Es una vergüenza para Francia"

Guy Hermet, analista político francés

Ese episodio pareció afectar poco y nada la popularidad de Strauss-kahn en Francia, un país acostumbrado a los rumores y versiones sobre relaciones extra matrimoniales de sus políticos, algunas veces corroboradas.

De hecho, Strauss-Kahn parecía haber adquirido estatura de jefe de Estado con su labor en el FMI tras la crisis financiera global, que le permitió cobrar relevancia mundial y ser elogiado por sus acciones.

Todo eso ocurría mientras la popularidad de Sarkozy se derrumbaba en las encuestas.

Sin embargo, Strauss-Kahn ya había sido criticado hace unos días cuando circuló una foto suya subiendo a un auto Porsche: algunos la aprovecharon para tacharlo de "socialista champán", alejado de los problemas populares.

El analista Hermet sostiene que ahora, a pesar de que aún debe verificarse lo que ocurrió exactamente en el hotel de Nueva York, Strauss-Kahn "pierde todas sus posibilidades políticas" con su arresto.

Recordó que "no es la primera vez" que aparece involucrado en un escándalo sexual y en este caso "es una vergüenza para Francia".

Sin embargo, Hermet descartó que esto pueda comprometer las posibilidades electorales de los socialistas franceses y recordó que François Hollande, ex primer secretario del partido, mejoraba en las encuestas.

"(Hollande) es un socialista moderado, del mismo tipo que Strauss-Kahn, y un hombre mucho más discreto: ahora aumentan considerablemente sus posibilidades", evaluó.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.