Martelly asume como presidente de Haití

Última actualización: Domingo, 15 de mayo de 2011
Michel Martelly, presidente de Haití

Martelly, sin ninguna experiencia previa en política, fue elegido presidente en marzo.

La estrella del pop, Michel Martelly, juró este sábado como presidente del país más pobre de América Latina.

"Este es un nuevo Haití, abierto a los negocios", dijo a la multitud que se congregó en la capital Puerto Príncipe.

Martelly, sin ninguna experiencia en política, fue elegido presidente en marzo, en una segunda vuelta tras una primera ronda rodeada de protestas de fraude.

Durante su primer discurso, se comprometió a acelerar la reconstrucción del país tras el terremoto de enero de 2010, a desarrollar las zonas rurales pobres y construir un ejército moderno.

Cientos de miles de haitianos continúan viviendo en campamentos tras el devastador terremoto.

Toma de protesta

"Este es un nuevo Haití, abierto a los negocios"

Michel Martelly, presidente de Haití

Martelly, conocido por los haitianos como Sweet Micky, tomó protesta en el edificio que aloja temporalmente al Parlamento del país.

El ex presidente Rene Preval se quitó la banda presidencial y se la puso a Martelly, se dieron la mano y un abrazo.

Un corte de energía durante la ceremonia, dejó a los invitados sumidos en la oscuridad.

Entre los dignatarios presentes estuvo el ex presidente de EE.UU., Bill Clinton, quien es co-presidente de la Comisión de Reconstrucción de Haití, que controla los miles de millones de dólares de ayuda prometida para reconstruir los daños del terremoto.

Más tarde, Martelly pronunció su discurso inaugural en el dañado Palacio Nacional.

Promesas de cambio

MICHEL MARTELLY

Michel Martelly en campaña
  • Nació 12 de febrero 1961
  • Después de pasar temporadas en el ejército y como trabajador de la construcción, se hizo famoso como músico, tocando un estilo llamado Compas
  • Es conocido como 'Sweet Micky' por su nombre artístico
  • Fue elegido presidente en la segunda vuelta celebrada el 20 de marzo 2011

Frente a un pueblo que, aseguró, estaba "cansado de la injusticia", Martelly prometió que "la embestida del cambio" llegaría a todos los aspectos de la sociedad haitiana.

Prometió mejoras a la policía y al poder judicial, mayor seguridad, un mejor entorno para los inversionistas y la recuperación de la confianza en la autoridad del Estado.

Fuera de las puertas, más de un millar de partidarios se habían reunido para celebrar.

"Hoy es una fiesta para nosotros, para las masas, porque el país está destruido", dijo Esaue René, un mecánico de 28 años de edad.

Además del desafío de la reconstrucción de la capital destrozada por el terremoto, Haití se enfrenta a una epidemia de cólera, una economía en ruinas y el legado de un pasado violento.

Además, legislar en un parlamento controlado por los opositores políticos del partido de Preval podría resultar difícil.

"Su gobierno tendrá que mostrar el progreso con bastante rapidez a fin de proporcionar confianza a la población", dijo Mark Schneider, vicepresidente senior del Grupo de Crisis Internacional, en Washington DC.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.