La charla polémica de Vargas Llosa

Última actualización: Miércoles, 20 de abril de 2011
Mario Vargas Llosa

Algunos intelectuales argentinos consideran que el evento pudo haber sido abierto por otro escritor.

El revuelo lo precedió antes de que aterrizase su avión.

El escritor peruano y Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, ofrece este jueves la primera conferencia magistral de la Feria del Libro de Buenos Aires, un hecho que no ha estado exento de controversia.

Semanas antes de su llegada, un grupo de intelectuales argentinos instó a los organizadores a que no permitiesen que el peruano fuese quien abriese las actividades de la feria.

Acto seguido, condenas en la prensa, enfurecido debate a favor de la libertad de expresión en las redes sociales, y hasta hubo intervención presidencial en el incidente.

Horacio González, director de la Biblioteca Nacional y la cara más visible de la carta pública de los intelectuales que pedían que Vargas Llosa no efectuase la inauguración cree que "los medios de comunicación montaron algo que no existía, al mostrar un país con limitaciones a la libertad de expresión".

"Nunca nos opusimos a su presencia. Él es un escritor muy leído en todo el mundo, sobre todo en América Latina. Yo mismo he sido su asiduo lector (…) Probablemente más que sus adherente actuales", dijo a BBC Mundo González.

"Lo que hicimos fue mostrar una posición crítica a su participación en una actividad preparada por una fundación política de derecha que se unió a la inauguración de la Feria"

Horacio González, director de la Biblioteca Nacional.

"Lo que hicimos fue mostrar una posición crítica a su participación en una actividad preparada por una fundación política de derecha que se unió a la inauguración de la Feria", agregó.

En su carta pública original, revisada nuevamente para efectos de esta nota, González indicó que "para la inauguración hay numerosos escritores argentinos que pueden representar acabadamente un horizonte común de ideas, sin el mesianismo autoritario que hoy aqueja al Vargas Llosa de los círculos mundiales de la derecha más agresiva".

Y añade, dirigiéndose a los organizadores de la Feria: "Lo invito a que reconsidere esta desafortunada invitación que ofende a un gran sector de la cultura argentina y que junto a las respectivas comisiones directivas de la Fundación El Libro determine que la conferencia de Vargas Llosa –que podríamos escuchar con respeto en la disidencia- se realice en el marco de la Feria pero al margen de su inauguración".

Gustos y digustos

Al ver que sería el escritor peruano el que marcaría el inicio de la feria del Libro, explica el director de la Biblioteca Nacional, "hubo muchos que pensamos que la feria debería mantener cierta neutralidad".

El Premio Nobel de Literatura ha sido abiertamente crítico de los llamados gobiernos "progresistas" de América Latina y en el caso específico de Argentina dijo en 2009 que la presidenta Fernández era "un desastre".

"Él es un personaje polémico; le gusta polemizar, y con el cual nos gusta polemizar", aseveró González.

El escritor peruano no inaugura ahora la Feria del Libro (es este miércoles), pero sí dará la primera conferencia magistral. Y desde principios de la semana ha estado expresando su punto de vista al revuelo que precedió su llegada a Buenos Aires.

"Me parece triste que intelectuales, colegas que han padecido la censura, la practiquen. Me entristece, me desconcierta…", señaló Vargas Llosa en una entrevista con el diario argentino La Nación.

Horacio González

González asegura que Vargas Llosa está acostumbrado a este tipo de polémica.

Y en otra entrevista otorgada al diario Clarín, dijo: "Al director de la Biblioteca Nacional le diría que los intelectuales tienen que estar abiertos al disenso. Su posición revela una intolerancia que creo lamentable, lo menos que se le puede pedir es respetar el principio de la diversidad…".

La respuesta de González es directa: "Vargas Llosa está acostumbrado a este tipo de polémica, a generar situaciones que son tomadas como excusa para sentirse víctima o censurado, un rasgo que me disgusta de él, así como valoro otras cosas".

"Y es que Argentina está en un momento político vinculado a las elecciones donde cualquier expresión vinculada al ejercicio de la reflexión crítica, forma parte de un clima sobrecargado de interpretaciones. Y la observación crítica que hicimos sobre Vargas Llosa fue tomada de una manera por los grupos que lo apoyan en la derecha mundial", dijo el director de la Biblioteca Nacional.

¿Habrá nueva respuesta?

Cuando surgió la polémica, a principios de marzo, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner intervino personalmente en el asunto.

"Ella me llamó y dijo que entendía nuestro planteamiento pero que estaba preocupada porque se había desbordado hacia una zona que nadie quería", indicó González.

"Lo tomé como una observación necesaria", aseguró.

Vargas Llosa ya dio una charla, este lunes, al margen de la Feria, en un evento político al que concurrió buena parte de la oposición en Argentina.

Su charla de este jueves será seguida no sólo por los asistentes sino por la propia intelectualidad que en el espectro político está del otro lado de la acera.

Y González advirtió que una vez escuchada la conferencia, "tengo ganas de responder, de escribir algo".

Vínculos contextuales

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.