EE.UU.: los latinos siguen fieles a diarios impresos

Última actualización: Jueves, 31 de marzo de 2011
Portada de periódico hispano

Mientras los medios en inglés perdieron lectores, los latinos crecieron y se mantuvieron.

El mercado de publicaciones periodísticas en español en Estados Unidos experimentó un notable crecimiento desde la década de los años 90 y logró mantenerse sin mayores trances en los últimos dos años, pese a la crisis económica.

La tendencia va en el sentido inverso a lo que sucedió con medios editados en inglés, que desde entonces fueron perdiendo lectores por factores económicos y por el avance de las nuevas tecnologías.

Entre el público latino, en cambio, subsiste una mayor fidelidad al papel impreso, según afirman desde la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP, por sus siglas en inglés).

Las estadísticas muestran que en 1990 había 355 publicaciones, mientras que en 2009 el total era de 835, según los últimos datos registrados por la NAHP.

La mayor parte de esos totales está compuesta por semanarios o mensuarios, mientras que el porcentaje de diarios es mínimo.

Contracorriente

"Hay que ser un poquito más discriminatorio y poner el listón de calidad y de profesionalidad donde debe ser puesto; entonces a partir de ahí se reduce el número real de lo que se llama publicación, de lo que se llama prensa"

Alberto Avendaño, director de desarrollo comercial de El Tiempo Latino

Alberto Avendaño, director de desarrollo comercial de El Tiempo Latino de Washington describe la tendencia recorrida por los medios hispanos desde antes de la década del 90.

En diálogo con BBC Mundo explica que históricamente "el estándar ha sido una prensa con un enfoque tremendamente comunitario, muy reducido en su alcance, en su estructura empresarial e incluso, yo diría, en su estructura periodística".

En ese sentido, destaca que existían como "excepciones gloriosas" La Opinión en Los Ángeles y La Prensa en Nueva York.

"Eso cambia en la década del 90 cuando de pronto el mundo mediático en inglés, las grandes empresas, descubren que la población que consume y lee noticias en español o con un ángulo hispano está creciendo y ellos como productos en inglés no están sirviendo a esas comunidades", relata.

Como parte de ese proceso, The Washington Post compró El Tiempo Latino en 2004 y The Dallas Morning News creo Al Día, entre otros ejemplos.

En los últimos años, irrumpió la crisis económica en el escenario estadounidense lo que afectó a la gran mayoría de los rubros, aunque de destinta manera.

Según Avendaño, "lo que está ocurriendo ahora es que los productos impresos en inglés siguen cayendo en cuanto a circulación y demanda en papel y los productos en español, que se mantienen, están estables; es decir, no están perdiendo, lo cual es un logro teniendo en cuenta la situación en general".

Cantidad versus calidad

Portada de periódico latino

Responsables de publicaciones en español comienzan a ver una tendencia al bilingüismo.

"A diferencia del mercado en general donde han bajado mucho las publicaciones debido a los medios electrónicos, internet, las nuevas plataformas de teléfonos inteligentes, el mercado de publicaciones hispanas se ha incrementado", le dice a BBC Mundo Alejandro Sánchez Sobrino, gerente general y editor de Al Día de Texas.

La cantidad de publicaciones se incrementó pero Avendaño relativiza las estadísticas.

"Lo que no podemos es decir que cualquiera que imprime algo se vaya a llamar prensa hispana inmediatamente, simplemente porque está impresa. Hay que ser un poquito más discriminatorio y poner el listón de calidad y de profesionalidad donde debe ser puesto; entonces a partir de ahí se reduce el número real de lo que se llama publicación, de lo que se llama prensa", explica.

En ese sentido calcula que "el estándar de la prensa en español en EE.UU. lo ofrecen posiblemente una docena de medios impresos".

Fidelidad al papel

Otra de las características del mercado hispano es la fidelidad al soporte tradicional, a los medios impresos.

Sánches Sorbino considera que "va transformándose cómo la gente consume los medios, pero la relación es muy íntima con el papel".

"En los mercados donde se usan medios de transporte público se ve un mayor consumo de medios en papel en lo que la gente va de una terminal a otra o en lo que toman autobuses"

Gerente general y editor de Al Día

A su juicio, también influye el sistema de organización de la ciudad donde la publicación se inserta y el enfoque que tienen sobre las noticias.

"En los mercados donde se usan medios de transporte público se ve un mayor consumo de medios en papel en lo que la gente va de una terminal a otra o en lo que toman autobuses. O muchas de las publicaciones cubren ángulos que no se ven en el mercado general", dice.

Para Avendaño el fenómeno se explica, entre otros factores, por la "conexión directa" que los medios hispanos tienen con sus comunidades.

"Ahora en lenguaje técnico, periodístico, eso se llama hiperlocal. Los latinos hemos descubierto lo hiperlocal hace mucho tiempo por necesidad de autodefensa cultural dentro de nuestro propio espacio estadounidense", sostiene.

Aunque el papel subsista, los miembros de la NAHP coinciden que a las publicaciones hispanas también se les presenta el desafío de incorporar y desarrollar soportes digitales, mientras que –en algunas plazas- se empieza a ver una tendencia al bilingüismo empujada por las nuevas generaciones de latinos nacidos en EE.UU.

Vínculos contextuales

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.