BBC navigation

Obama en El Salvador: una visita cargada de simbolismo

Última actualización: Miércoles, 23 de marzo de 2011
Obama de visita en El Salvador

Obama prometió ayuda contra la delincuencia.

El Salvador fue la etapa más llena de simbolismo de la gira por América Latina del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

El mandatario tuvo que acortar su visita a la nación centroamericana, pero no dejó de visitar el mausoleo de Monseñor Oscar Arnulfo Romero en la Catedral Nacional de San Salvador la noche del martes, un evento que estaba previsto realizarse la mañana del miércoles.

En una visita que estuvo cerrada para la prensa, salvo un pequeño grupo acreditado ante la Casa Blanca, Obama fue conducido hasta la tumba de Romero por Monseñor José Luis Escobar. También estaba presente el presidente salvadoreño Mauricio Funes.

Romero fue asesinado en marzo de 1980 mientras celebraba misa. Era un crítico las prácticas represivas del ejército salvadoreño.

Con su muerte, Romero se convirtió en símbolo internacional de las luchas por la democracia y los derechos humanos.

Durante la década de 1980, EE.UU. entregó abundante apoyo al gobierno salvadoreño cuando intentaba evitar el triunfo de las guerrillas de izquierda en la guerra civil que experimentó esa nación.

Con la visita al mausoleo, Obama reconoce el proceso de reconciliación en El Salvador y estrecha la relación con Funes, cuyo partido, el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, fue precisamente la fuerza subversiva que luchó contra el gobierno salvadoreño en los 80.

Nueva alianza de seguridad

Aparte de los simbolismos, la visita a El Salvador se diferenció de las anteriores paradas de Obama en Brasil y Chile por haber estado centrada menos en temas comerciales que en otros asuntos como seguridad, lucha contra las drogas e inmigración.

Horas antes de la visita a la Catedral, durante la rueda de prensa con su colega Mauricio Funes, Obama anunció la creación de una "Alianza para la Seguridad Ciudadana en América Central" con un fondo de US$ 200 millones que aportarán EE.UU. y otros países europeos y latinoamericanos.

"Dedicaremos US$200 millones para apoyar los esfuerzos en la región, incluido el atajar las fuerzas económicas y sociales que encaminan a los jóvenes hacia la delincuencia", dijo Obama.

"Dedicaremos US$200 millones para apoyar los esfuerzos en la región, incluido el atajar las fuerzas económicas y sociales que encaminan a los jóvenes hacia la delincuencia"

Barack Obama, presidente de EE.UU.

El centro de la agenda bilateral en San Salvador fue la seguridad y lucha contra las drogas, dada la creciente influencia que tienen los grupos narcotraficantes de México y América del Sur en el llamado "triángulo norte" (Honduras, El Salvador y Guatemala).

"Es un problema que nos ataca como región, y por eso estamos desarrollando una estrategia regional", dijo el presidente Funes, quien enfatizó que "la mejor manera de reducir la delincuencia en la región es mediante la inversión en políticas sociales".

El Salvador es uno de los países más violentos del mundo, con una tasa de homicidios de 52 por cada 100.000 personas, cinco veces el promedio mundial, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)

Reforma migratoria

El otro tema álgido en la agenda bilateral entre EE.UU. y El Salvador es el migratorio.

Se estima que casi tres millones de salvadoreños viven en territorio estadounidense. Una tercera parte estaría en condición de indocumentados. Mientas que 220.000 gozan de un estatus de residencia temporal que se renueva cada 18 meses desde 2001.

Consultado sobre el tema, el presidente Obama no dijo nada nuevo, salvo insistir en que buscará que se realice una reforma integral del sistema de inmigración estadounidense, una promesa que hizo en la campaña electoral.

"Nuestro trabajo es crear fronteras seguras, asegurarnos que tengamos un sistema de inmigración legal que sea efectivo y no sea frustrante para las familias, que no divida a las familias" expresó Obama

Sin embargo, reconoció que para esas reforma necesita la colaboración del Partido Republicano, una colaboración que parece cada día más lejana dada la virulenta retórica con la que se debate el tema en EE.UU.

Vínculos contextuales

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.