Última actualización: Lunes, 7 de marzo de 2011

Los traspiés de la diplomacia británica en Libia

Rebeldes en libia

Los rebledes libios creían que los enviados británicos eran mercenarios.

Puede que en el mundo de la ficción James Bond sea el más glamoroso y efectivo de los espías, pero en la vida real los servicios de inteligencia del Reino Unido no parecen dignos herederos de 007, sino de Johnny English, la parodia del comediante Rowan Atkinson.

En el último de una serie de episodios que han avergonzado a la diplomacia británica, un equipo especial enviado a Libia para establecer contactos preliminares con los rebeldes que combaten al coronel Muamar Gadafi fue capturado… por los guardias de seguridad de una granja.

La avanzada, descrita como "un pequeño equipo diplomático" por el ministro de Relaciones Exteriores, William Hague, estaba integrada por dos agentes del servicio de secreto de inteligencia (MI6) y seis soldados de las tropas especiales británicas (SAS).

Experimentaron algunas dificultades que ya fueron resueltas satisfactoriamente. Ya salieron de Libia

William Hague, canciller británico

"Ellos experimentaron algunas dificultades que ya fueron resueltas satisfactoriamente. Ya salieron de Libia", admitió Hague, quien este lunes se dirigirá al Parlamento para explicar el caso.

Por "dificultades" entiéndase su captura en una granja de trigo ubicada en las afueras de Bengasi, en el oriente libio, y varios días de interrogatorios a manos de los rebeldes, quienes sospechaban que podía tratarse de mercenarios contratados por Gadafi.

Para muchos analistas, el episodio también es un buen ejemplo del afán de protagonismo del Reino Unido en el mundo árabe, así como de sus problemas para influir decisivamente sobre los acontecimientos en la región.

Error tras error

Los problemas de Londres en Libia se iniciaron con la accidentada operación de evacuación de los ciudadanos británicos, que fue duramente criticada.

La diplomacia del Reino Unido tampoco se cubrió de gloria cuando el ministro Hague sugirió, equivocadamente, que Gadafi había huido del país rumbo a Venezuela.

Luego, el primer ministro David Cameron anunció que estaba estudiando la posibilidad de imponer una zona de exclusión aérea sobre Libia, pero la posibilidad fue rápidamente desestimada por Estados Unidos y sus aliados.

William Hague

El canciller británico, William Hague, debe dar explicaciones ante el Parlamento.

Y una propuesta británica de apoyar con armas a los grupos opositores a Gadafi se tuvo que transformar rápidamente en una oferta de asesoramiento, luego de que los rebeldes dijeran públicamente que no querían ser vistos como instrumento de intereses extranjeros.

"Me alegra que este episodio en particular haya terminado como una farsa y no como una tragedia", le dijo a la BBC el ex embajador británico en Libia, Oliver Miles, refiriéndose a la captura de los "enviados" británicos.

La operación fue descrita como "aparentemente incompetente" por el especialista en asuntos de seguridad de la BBC, Frank Gardner, quien la comparó con las torpezas del personaje de película Johnny English.

"No había necesidad de hacer las cosas como si se tratara de una película de capa y espada", explicó Gardner.

Algo similar dijo Essam Gheriani, uno de los miembros del comité coordinador que los rebeldes han instalado en la ciudad de Bengasi.

"Llegar en medio de la noche con un equipo de espionaje, varias armas y pasaportes… Ésa no es la forma de establece contacto", afirmó Gheriani en declaraciones recogidas por el diario británico The Guardian.

Y un funcionario británico reconoció este lunes que probablemente habría sido más fácil llegar por barco al puerto de Bengasi y luego pedirle a un taxi que los llevara hasta donde los líderes rebeldes.

Nuevos esfuerzos

A pesar de los traspiés, el gobierno del Reino Unido insistió en que seguirá intentando establecer contacto con los rebeldes libios.

"Nuestra intención es, luego de consultar con la oposición, enviar otro equipo para fortalecer el diálogo a su debido tiempo", dijo Hague.

Y el ex embajador Oliver Miles hizo notar que el Reino Unido no ha sido el único país en ser avergonzado militarmente en Libia, en lo que va del conflicto.

Efectivamente, el gobierno de Holanda está negociando la liberación de tres de sus infantes marina capturados por tropas leales a Gadafi.

Según las autoridades holandesas, los militares estaban ayudando en las labores de evacuación cuando su helicóptero fue interceptado.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.