Última actualización: Jueves, 27 de enero de 2011

Li Na hace que China gane hasta en el tenis

Li Na

Li Na se convirtió en la primera jugadora china en llegar a la final de un Grand Slam.

La tenista china Li Na se convirtió en la nueva heroína de su país al convertirse en la primera jugadora asiática de la historia en llegar a la final de un torneo Gran Slam, luego de vencer a la número uno del mundo, la danesa Caroline Wozniacki, en el Abierto de Australia.

Con el triunfo de Li en semifinales, China consiguió otro hito deportivo que confirma además la evolución del tenis en un país en el que este deporte pasaba desapercibido hasta hace sólo siete años.

Y es que fue en una tarde calurosa en 2004, en los Juegos Olímpicos de Atenas, cuando China presentó sus credenciales en el que hasta entonces veía como un deporte de individuos ajeno a un país donde predomina lo colectivo.

La medalla de oro en dobles femenino de Li Ting y Sun Tiantian fue el premio para toda una generación de jugadoras que se abrían paso en el circuito profesional. Entre ellas su mejor exponente: Li Na.

Paréntesis

Li despuntó como la más talentosa desde que llegó al circuito profesional de tenis en 1999, pero tras ganar varios torneos ITF (organizados por la Federación Internacional de Tenis) y ascender al máximo nivel del tenis femenino en el circuito WTA en 2000, su carrera comenzó a tener una serie de altibajos que frenaron su evolución, principalmente debido a las lesiones.

Decidí dejarlo, no le encontraba el lado positivo al tenis

Li Na

Y en abril de 2002 Li se alejó de las canchas por más de dos años.

"Pensaba que con la clasificación que tenía, alrededor del puesto 120, nunca iba a tener la posibilidad de jugar un gran torneo. Me sentía bien, pero decidí dejarlo, no le encontraba el lado positivo al tenis. Fue entonces que fui a la universidad. Pero después de dos años tuve ganas de volver a intentarlo. Había crecido", dijo la tenista.

Su regreso no pudo ser más alentador: en 2004 ganó 26 partidos consecutivos en torneos considerados menores. Y luego escribió su nombre en el libro de historia del tenis femenino al convertirse en la primera jugadora de China en ganar un torneo WTA, al vencer a Martina Suchá en Guangzhou.

Sin freno

Ese año Li Na se ubicó por primera vez entre las cien mejores del mundo, y para 2006 ya había ascendido hasta el lugar 20 de la clasificación.

Aficionados de China en el Abierto de Australia

Las banderas chinas están siendo habituales en las gradas del circuito profesional de tenis.

Dos años más tarde llegaría su gran reto: las Olimpiadas de Pekín. Sobre sus hombros cargaba la esperanza de su país por lograr una nueva medalla en tenis.

Ganó en su debut ante la número tres del mundo, Svetlana Kuznetsova, y en su recorrido hasta semifinales dejó en el camino a Venus Williams.

Una derrota ante Dinara Safina, sin embargo, la apartó del encuentro decisivo y otra derrota, esta vez frente a Vera Zvonareva, la dejó fuera del podio y sin medalla.

Fue un pequeño traspié en una carrera que ha seguido en constante ascenso, sumando otros tres títulos a su palmarés, el último este año en Sydney tras vencer a la belga Kim Klijsters, quien también será su rival en la final del Abierto de Australia.

Li no es la típica tenista que predomina en el circuito profesional. Un detalle irrelevante ante el reto que ahora afronta. A sus 28 años, la estudiante universitaria en Ciencias y Tecnología esta a un pasó de convertirse en la conquistadora de un nuevo deporte para China, que ahora gana hasta en el tenis.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.