Última actualización: Miércoles, 12 de enero de 2011

Crisis del euro: prueba de fuego para Portugal

Primer Ministro Portugués José Sócrates

Primer ministro José Sócrates: pendiente de los mercados financieros.

Este miércoles es la prueba de fuego para Portugal.

La subasta de deuda soberana portuguesa es ínfima (el país espera recaudar entre 750 y 1.250 millones de euros), pero la respuesta de los mercados dejará en claro si es necesario un nuevo rescate de un país de la eurozona.

Una falta de interés de los inversores será un cross a la mandíbula: ante los 20.000 millones de euros que necesita Portugal este año, el veredicto de knock-out técnico será prácticamente inapelable.

Un resultado exitoso, en cambio, le ofrecerá un respiro al gobierno de José Sócrates y será una buena señal para la subasta que encararán este jueves España e Italia.

clic Lea también: Asia al rescate del euro

Un guión previsible

La crisis parece una copia de la griega y la irlandesa, los dos países de la eurozona que necesitaron un rescate para evitar el cese de pagos el año pasado: aumentos de las tasas de interés por emitir deuda, discurso optimista oficial en medio de la tormenta y tardía respuesta de la zona del euro para lanzar un "salvavidas".

Portugal no necesita ninguna ayuda financiera externa

José Sócrates, primer ministro de Portugal

El primer ministro Sócrates y su ministro de Finanzas, Fernando Teixera dos Santos, hicieron el martes su contribución a este guión inevitable al negar que estén buscando un rescate o que lo necesiten.

"Portugal no necesita ninguna ayuda financiera externa", dijo Sócrates.

Esta semana, el Banco Central Europeo (BCE) apuntaló esta estrategia del gobierno con módicas intervenciones que bajaron la tasa de interés de Portugal del 7,18% al 7,01%.

El problema es que los mercados parecen más dispuestos a creerle al semanario alemán Der Spiegel que al gobierno portugués.

Lo que dijo Der Spiegel

Según esta publicación, que no cita fuentes, el viernes el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schauble, y su holmóloga francesa, Chrisitine Lagarde, alcanzaron en Estrasburgo un acuerdo para presionar a Portugal a pedir un rescate.

Bolsa de Nueva York

Mercados al acecho.

La lógica detrás de esta estrategia es crear un cinturón de seguridad en torno de España, que tiene un Producto Interno Bruto (PIB) superior al de Grecia, Portugal e Irlanda combinados.

Alemania desmintió la noticia de Der Spiegel pero, como se sabe, ciertos o no, los rumores tienen alas propias y si los mercados empiezan a considerar que el rescate de Portugal es inevitable, finalmente lo será.

El vaso medio lleno

¿Necesita Portugal un rescate?

El viernes, el primer ministro Socrates reiteró en el Parlamento que Portugal había cumplido con el objetivo de reducir el déficit fiscal en 2010 de 9,3% a 7,3% del PIB y que su economía había crecido entre el 1,35 y el 1,4%, el doble de lo proyectado a principios de año.

En diciembre, bajo presión de los países de la eurozona y en un intento de ganarse la confianza de los mercados, los legisladores aprobaron un drástico plan de ajuste que incluye una mezcla de aumentos impositivos, congelamiento de salarios, reducción de beneficios jubilatorios y menor inversión pública.

En resumen, Portugal está en condiciones de decir que ha cumplido con las exigencias de los mercados, la UE y el Banco Central Europeo (BCE)

El vaso medio vacío

A pesar de la austeridad y la buena conducta, la presión sobre los bonos portugueses no ha mermado y el costo de emitir deuda (pedir préstamos) sigue una ruta al alza desde noviembre.

Fichas de dominó

La eurozona y el dominó: ¿cuántas piezas se mantendrán en pie?

Y es que los inversores parecen más preocupados por las zonas oscuras de su economía.

De 2009 a 2010, la deuda pública aumentó de 76,8% a 83,5% del PIB.

Según la agencia de deuda portuguesa IGCP, el gobierno luso tiene vencimientos de casi 10.000 millones de euros este año, 8.500 millones el próximo y 8.700 millones en 2013: su déficit presupuestario es de más de 10.000 millones.

Y sus perspectivas de crecimiento siguen siendo magras, a pesar de que 2010 haya sido mejor de lo esperado.

El dominó de la eurozona

Acusados de inoperancia, lentitud e incompetencia frente a la crisis, Alemania y Francia -motores de la eurozona- vienen buscando una salida a esta dinámica que parece estar devorándose al euro, comenzando por los países pequeños y apuntando paulatinamente a los grandes.

Por el momento, no prima la imaginación.

La solución sobre la mesa es la dudosa estrategia que se adoptó con Grecia y la República de Irlanda.

Portugal tendría que apelar al Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (EFSF, por sus siglas en inglés), a lo que podría sumarse un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y debería seguir ajustando su economía para probar que puede pagar sus deudas.

El reciente apoyo chino que se ha comprometido a adquirir bonos portugueses, sumado al anuncio japonés de que adquiriría un 20% de los eurobonos que se subastarán a fin de mes, podrían aliviar la situación. Pero el enigma de fondo (¿cómo crecer con una deuda abultada?) sigue sin recibir una respuesta convincente.

No sólo en Portugal: en el resto de la eurozona también.clic

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.