Última actualización: Lunes, 3 de enero de 2011

España intenta adaptarse a los bares sin fumadores

Local comercial en España

Desde el domingo no se puede fumar en espacios públicos cerrados.

"¿Los ceniceros? Los hemos guardado… por si acaso”, comenta Júlia, propietaria de un bar en Poble Nou, un barrio de Barcelona.

Lo mismo han hecho los más de 320.000 bares, restaurantes y cafeterías de toda España, en cumplimiento de la ley que prohíbe fumar en espacios públicos cerrados, y que entró en vigencia el domingo.

clic Lea también: Bares de España dicen adiós al tabaco

Júlia le cuenta a BBC Mundo que hasta hace apenas unos días sus clientes llenaban los ceniceros varias veces al día. Y que del mismo modo que aplastaban colillas alargaban sus tertulias y aumentaba la facturación del bar.

"Ahora es difícil saber cómo nos va a afectar. Hoy es el primer día laborable después de la prohibición y mucha gente sigue de vacaciones, pero estoy segura de que sí va a bajar la clientela", explica.

"Hombre, a mí después de comer me apetece un pitillo", comenta un cliente de la pizzería Pronto que fuma frente al local.

clic Opine: ¿Podrá España dejar de fumar?

Reconoce que con la prohibición de fumar, tal vez el resultado sea que consuma menos nicotina.

"Eso puede ser bueno, pero creo que toda prohibición es mala", dice mientras se frota las manos para combatir el frío.

Cuestión de temperaturas

Y es que la estación del año elegida por el gobierno español para la entrada en vigor de la nueva ley es una de las críticas más frecuentes que hacen los fumadores.

Juan Ignacio, de Madrid, recuerda que estando en Holanda –donde existe una prohibición similar- tuvo que salir varias veces de una discoteca a fumar bajo un aguacero.

"No pillé un constipado (gripe) de milagro, porque con el cambio de temperatura entre la disco y la calle -salí varias veces-, más la lluvia, al final cualquiera terminaría acatarrado".

"Nosotros tuvimos que prohibir fumar el año pasado porque nos lo ordenó Sanidad", explica Khan, propietario de un "kebab" (restaurante de comida árabe).

Afirma, por experiencia propia, que "al principio, (la prohibición) va a afectar a toda la hostelería".

Nueva reforma

Para él tuvieron que pasar dos o tres meses antes de recuperar un volumen de clientes similar al que tenía cuando estaba permitido fumar en su local.

Ahora resulta que una vez que los hosteleros han hecho la inversión y se han gastado una millonada adecuando los locales, va y les dicen que ya no se puede fumar, que se metan los extractores y los créditos que habían pedido para pagarlos por donde más les guste

Nuria, habitante de Sabadell, Cataluña.

Khan acató la medida de Sanidad porque para él resultaba muy caro adaptar su restaurante a las exigencias de la ley anterior, que obligaba a la instalación de extractores de humo y otras modificaciones en los locales.

Esa es, precisamente, otra de las críticas a la prohibición: que hace muy poco los dueños de bares, cafeterías y restaurantes tuvieron que hacer grandes inversiones en equipos y obras que la nueva ley ha dejado inservibles.

"Ahora resulta que una vez que los hosteleros han hecho la inversión y se han gastado una millonada adecuando los locales, va y les dicen que ya no se puede fumar, que se metan los extractores y los créditos que habían pedido para pagarlos por donde más les guste. Me parece vergonzoso", le dijo a BBC Mundo Núria, que vive en la localidad catalana de Sabadell.

Matiza, sin embargo, que la nueva ley le parece "muy bien".

"Me molesta tremendamente es estar en un sitio cerrado lleno de humo", explica.

Mientras los no fumadores celebran poder entrar a un bar sin salir apestando a humo, los dueños de los locales miran con preocupación cuáles van a ser los efectos económicos de esta nueva ley.

Júlia, la propietaria del bar de Poble Nou, está pensando en convertir esa preocupación en una oportunidad y sacar provecho económico de sus ceniceros en desuso.

"He visto en la tele que los están usando para servir tapas", dice.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.