Última actualización: Jueves, 23 de diciembre de 2010

Baños públicos para mascotas en la capital mexicana

Aviso

Muchos propietarios de perros no tienen la costumbre de recoger los desechos de su mascota.

En Ciudad de México viven más de seis millones de perros y gatos, que generan unas 500 toneladas diarias de heces. Para regular este problema, el gobierno local prepara una singular iniciativa: instalar sanitarios públicos para mascotas.

No se trata sólo de prevenir enfermedades, sino de conseguir que los habitantes de la capital mexicana se hagan responsables de sus animales de compañía.

La iniciativa es de la Procuraduría Social del Gobierno del Distrito Federal, y arrancará en 2011 con 50 sanitarios públicos en el mismo número de zonas de condominio.

No se trata sólo de prevenir enfermedades, sino conseguir que los ciudadanos se hagan responsables de sus animales de compañía, le dice a BBC Mundo Grisel Castro, portavoz de la Procuraduría.

"Ha sido un conflicto recurrente, muchas personas hacen caso omiso de las leyes o no saben que hay sanciones" por no recoger las heces de sus mascotas, explica.

De acuerdo con la Ley de Cultura Cívica, que regula el comportamiento público de los habitantes de Ciudad de México, la persona que no se haga cargo de los desechos de su mascota puede ser sancionada con un arresto de 36 horas, o el pago de una sanción de US$91.

Diseño

No necesitas de la autoridad para que cambien las cosas. En un periodo corto puedes obtener buenos resultados

Luis Wertman, responsable de la iniciativa.

Los baños públicos para mascotas son espacios de 5 metros cuadrados con una excavación de 80 centímetros de profundidad.

El hoyo es cubierto con grava para permitir filtraciones. El sanitario cuenta con un contenedor para arrojar los desechos, y bolsas de plástico biodegradable.

En algunos casos los sanitarios se conectarían al drenaje público, o bien podrían instalarse cerca de una alcantarilla donde pueden arrojarse los desechos.

Sin embargo, el proyecto de la Procuraduría es que los vecinos se responsabilicen de la limpieza del sitio, con ayuda del gobierno local.

Tratamiento difícil

Un perro y su dueño en Ciudad de México.

Los desechos de animales en la vía pública son un problema serio para la capital mexicana.

Los desechos de animales en la vía pública son un problema serio para la capital mexicana.

Las heces se secan en menos de 48 horas, y al dispersarse influyen en enfermedades respiratorias, gastrointestinales, alergias o padecimientos de la piel.

No es sencillo reciclarlas. Los desechos de perros y gatos necesitan un tratamiento especial para utilizarlos como fertilizante, y tampoco es conveniente desecharlos junto con otros desperdicios.

Implica, además, un problema de cultura ciudadana. La mitad de los cuatro millones de perros que hay en la capital son callejeros, y muchos de los propietarios de la otra mitad no acostumbran recoger los desechos de su mascota.

Corregir esta costumbre es parte de una campaña del gobierno local para cambiar diez hábitos de los capitalinos.

Un proceso que parece funcionar, asegura Luis Wertman, presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y Procuración de Justicia, responsable de la estrategia.

"No necesitas de la autoridad para que cambien las cosas. En un periodo corto puedes obtener buenos resultados", dice en conversación con BBC Mundo.

El riesgo

¿Pueden funcionar los sanitarios públicos para animales de compañía?

Dependerá de los habitantes de Ciudad de México, reconocen la Procuraduría y el Consejo Ciudadano.

No basta con establecer espacios exclusivos para el desahogo de perros y gatos, sino que es necesario que los propietarios de las mascotas se responsabilicen de su higiene, dice Wertman.

"Se pueden convertir en focos de infección o nidos de plagas. Hay que garantizar la limpieza de esos espacios", insiste.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.