Última actualización: Viernes, 26 de noviembre de 2010

Brasil quiere reducir la exportación de futbolistas

Neymar, jugador de fútbol brasileño

El número de jugadores que salió de Brasil en 2009 se redujo en 14%.

Los clubes de fútbol en Brasil y en otras naciones de América del Sur tradicionalmente han vendido sus mejores jugadores a Europa y a otras partes del mundo con el fin de equilibrar sus cuentas.

Pero ahora muchos creen que la tendencia está cambiando en Brasil. Los clubes buscan administrarse mejor y así no verse obligados a sacar provecho de sus mejores activos cada año.

Equipos en la vecina, y tradicionalmente rival, Argentina están observando los acontecimientos con interés para ver si pueden encontrar formas de no enviar a Europa a sus principales estrellas.

Esteve Calzada, presidente ejecutivo de la firma de mercadotecnia deportiva Prime Time Sport, encontró que el número de jugadores que salió de Brasil en 2009 se redujo 14%, mientras que el valor total de las exportaciones de jugadores cayó en 25% para ubicarse en US$177 millones.

Con un mercado europeo cada vez menos fuerte para comprar jugadores de Brasil "los clubes de fútbol domésticos tienen una gran oportunidad para desarrollar y consolidar un nuevo modelo de fútbol basado en un valor renovado y con la nueva fuerza del campeonato brasileño, con miras a la próxima Copa del Mundo de 2014 ", indica Calzada.

"El mercado brasileño ya no es tanto de un mercado de exportación como lo ha sido en el pasado", añade.

Poder adquisitivo

Contar con finanzas fuertes también permitió a los clubes traer de vuelta a estrellas brasileñas como Roberto Carlos, Deco, Cicinho y Belleti.

Exposición del Boca Juniors

Boca Juniors y otros clubes quieren reducir el número de jugadores que venden.

"Hemos comenzado a repatriar a los jugadores y el mercado del fútbol brasileño ya no es sólo de exportación", expresa José Hawilla, presidente de Traffic Sports Marketing, una agencia que se encarga de la venta de jugadores de Brasil.

"En los últimos dos años, este mercado de exportación ha cambiado debido al aumento del poder adquisitivo del fútbol brasileño", agrega.

Según Hawilla esto significa que "Brasil ya no tiene que vender jugadores estrellas en la flor de su carrera. La mayoría de los que saldrán ahora son de bajo costo, los jugadores de bajo impacto".

Nuevas fuentes de ingresos

Ejemplos de jugadores en la plenitud de su carrera que han vuelto a Brasil en 2010, a menudo en calidad de préstamo, incluyen a Vágner Love (Flamengo) y a Robinho (Santos).

Si usted adquiere un jugador antes de tiempo puede hacerle daño

Raúl Sanllehi, Barcelona

Al mismo tiempo, un club como el Santos también ha sido capaz de rechazar un planteamiento del equipo inglés Chelsea este verano, que involucraba a su jugador estrella de 18 años, Neymar.

Chelsea estaba dispuesto a pagar US$39 millones y ofrecerle a Neymar un contrato de cinco años con un valor equivalente a los US$86.227 a la semana.

Sin embargo, Santos le ofreció a Neymar US$62.700 a la semana a través de un acuerdo de derechos de imagen con patrocinadores.

"Fuimos capaces de convencerlo de que estaba en el mejor interés de todos si se quedaba con nosotros y maduraba como jugador y como persona", afirma el presidente del Santos, Luis Álvaro.

Leonel Messi

Messi fue descubierto en Argentina por los cazatalentos del Barcelona.

Sin embargo, de los jugadores que salen el 75% todavía lo hace hacia Europa, mientras que una gran parte del resto va a jugar en ligas de Asia.

En Europa, el principal destino sigue siendo Portugal, con sus fuertes vínculos históricos y lingüísticos con Brasil.

"A los jugadores brasileños les resulta más fácil instalarse en Portugal y, si tienen éxito allí, lo pueden utilizar como una base fuerte para pasar a alguno de los equipos más fuertes en las ligas europeas", afirma Luis Correa, director de la página en internet de fútbol portugués Gestifute.

Sistema de Barcelona

Un club que busca formas de desarrollar jugadores en Argentina es el Barcelona.

Su director de fútbol, Raúl Sanllehi, dice que los clubes tienen que proteger a los jugadores jóvenes mientras están creciendo.

"Si usted adquiere un jugador antes de tiempo puede hacerle daño", sostiene.

"A pesar de que hemos decidido centrarnos en la búsqueda de jugadores en Argentina, lo estamos haciendo dentro del programa del Barcelona. Nos hemos centrado en Argentina porque el idioma es similar y sigue siendo un país de exportación", indica Sanllehi.

Una mejor gestión

Hemos notado recientemente que si los jugadores van al extranjero demasiado jóvenes no maduran bien, así que ya no queremos que los jugadores dejen el país hasta que estén maduros, técnicamente y fuera del campo

Juan Cobián, director de fútbol del club Boca Juniors

Argentina todavía está tratando de luchar contra el éxodo de sus jugadores, algo que atrapa los pensamientos de Juan Cobián, director de fútbol del club Boca Juniors.

"Hemos notado recientemente que si los jugadores van al extranjero demasiado jóvenes no maduran bien, así que ya no queremos que los jugadores dejen el país hasta que estén maduros, técnicamente y fuera del campo", asegura.

Boca Juniors y otros clubes argentinos también están tratando de coincidir con sus homólogos de Brasil e intentan poner en orden sus cuentas de modo que no necesiten vender jugadores.

"Estamos viendo una mejor gestión de los clubes en Brasil y Argentina, donde ahora existe la conciencia de que necesitan encontrar otras fuentes de ingresos", concluye Calzada, presidente ejecutivo de la firma de mercadotecnia deportiva Prime Time Sport.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.