Última actualización: Viernes, 19 de noviembre de 2010

España busca erradicar las especies animales invasoras

Mapache.

La comunidad de mapaches más grande fuera de Norteamérica está en Madrid: una "bomba ecológica".

A escasos kilómetros de Madrid, en el Parque del Sureste, se encuentra la mayor reserva de mapaches en libertad después de Estados Unidos y Canadá. El dato podría ser motivo de orgullo de no ser porque es una "especie invasora": una "bomba ecológica".

Otras especies como el picudo rojo, un escabarajo asiático que está devorando las palmeras del litoral mediterráneo, o el caracol manzano, un molusco sudamericano que puede acabar con las plantaciones de arroz, han obligado que el Ministerio de Medio Ambiente elabore el primer Catálogo de Especies Invasoras en España.

"Es un tema muy preocupante y con un alto costo social y económico. Lo que buscamos es identificar estas especies, hacerlas ilegales para posteriormente erradicarlas", explica Luis Mariano González, jefe de servicio de Especies Amenazadas del Ministerio.

El primer borrador identifica a 168 especies de las 1.400 que se calcula habitan en España.

Víctimas de la moda

Visón americano. Foto cortesía Avatar Wildlife.

Los visones americanos han colonizado parte de Galicia. Foto cortesía: Avatar Wildlife.

El fenómeno no es nuevo pero se ha acelerado con la globalización y la moda de llevar mascotas exóticas. Sólo en Europa se calcula que hay más de 11.000 especies invasoras, muchas de ellas en Bélgica, Reino Unido, República Checa o España, según el inventario DAISIE (Delivering Alien Invasive Species Inventories for Europe) de la Comisión Europea.

"Es un problema planetario. En Miami despliegan miles de hombres para cazar la pitón birmana, una mascota de 14 metros de largo que alguien dejó libre y que ahora hay por miles. O los hipopótamos de Pablo Escobar en Colombia, que se han convertido en una amenaza para especies locales como el manatí", comenta a BBC Mundo el naturalista Luis Miguel Domínguez.

Domínguez acaba de estrenar un documental que por primera vez graba especies desconocidas en España como el Coipú (rata-nutria en Paraguay) o el mosquito tigre, un potencial transmisor de enfermedades.

Durante dos años el equipo estuvo buscando las especies que han aterrizado en la fauna local. Desde las serpientes californianas que se reproducen en los matorrales de las Islas Canarias (cada ejemplar pone hasta 8 huevos) hasta los visones americanos que han colonizado las islas gallegas después de huir de las fábricas donde se fabrican los abrigos.

Una serpiente en el baño

Hace un año los medios españoles se desplazaron a la casa de Juan Ochoa, en la ciudad de Alicante, por una historia que parecía de ficción: una serpiente pitón salió del desagüe del inodoro cuando el hombre se disponía a orinar.

"Se puede comprar o vender un animal exótico en cualquier momento, incluso por Internet. Se necesita una legislación muy dura con respecto a la tenencia de mascotas. Estamos a la cabeza de los países que más abandonan animales, no sólo perros y gatos sino animales exóticos que después provocan un problema en la naturaleza", señala Domínguez.

Siluro. Foto cortesía: Invasores, Avatar Wildlife.

El siluro ya se "naturalizó". Foto cortesía: Avatar Wildlife.

El catálogo del Ministerio, no obstante, hace una salvedad con algunas especies foráneas que llevan muchos años en España y que se consideran naturalizadas. Tal es el caso del siluro, un pez barbado casi mitológico que puede llegar a pesar 150 kilos y que desde los años setenta es el rey de la cuenca del río Ebro a pesar de que su hábitat es el norte de Europa.

Turistas británicos y alemanes vienen exclusivamente a pescar los siluros porque los consideran trofeos de caza. Las asociaciones ecologistas no ven con buenos ojos estas excepciones, entre otras cosas, porque cada comunidad autónoma de España terminaría elaborando su propia lista de especies invasoras.

"Detener un fenómeno como este es muy complicado y casi antinatural. Forma parte de la evolución del planeta, unas especies desplazan a otras. La globalización y el cambio climático han acelerado estos procesos pero no podemos creer que vamos a erradicar el problema. Nos tocará convivir con las nuevas especies, eso sí de una forma controlada, porque siempre llegarán otras", señala a BBC Mundo la ecologista Marcela Ríos.

Especies que sobreviven

Para Domínguez hay que actuar cuanto antes porque los riesgos son reales. "La fiebre amarilla, que ya había sido erradicada de Europa, está reapareciendo de cuenta del mosquito tigre. En Holanda ya se presentó una epidemia. Esto en cuanto a la salud porque el costo económico es enorme y la amenaza a nuestra biodiversidad es latente", subraya el experto.

Detener un fenómeno como este es muy complicado y casi antinatural. Forma parte de la evolución del planeta, unas especies desplazan a otras

Marcela Ríos

"Estas especies se distribuyen ampliamente pero no es su culpa, la culpa es de nosotros y de nuestra irresponsabilidad. Ahora además hay que enfrentarse al dilema moral de erradicarlos", agrega.

En el mar gallego Domínguez encontró varios visones americanos. Muchos de ellos fueron dejados en libertad por un grupo ecologista, se perdieron en el campo, murieron de hambre o fueron arrollados en las autopistas y, sólo algunos llegaron al mar.

"No sabíamos que el visón era un buen nadador. Ha sido capaz de nadar tres kilómetros hasta las islas Atlánticas. Allí lo encontramos. Tiene todo para vivir pero está acabando con los huevos de las aves del lugar. Se ha hecho fuerte", detalla Domínguez en su documental.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.