Última actualización: Miércoles, 10 de noviembre de 2010

Río de Janeiro quiere atraer turistas a las favelas

Calle de la Rocinha, favela de Río de Janeiro

Las visitas guiadas a las favelas son una alternativa a los recorridos tradicionales.

Patricia Correia Capistrano mira por la ventana por encima de una fila de botellas de champú y productos para el cabello, y explora la calle de la mayor favela de Río de Janeiro, Rocinha, en busca de potenciales clientes.

Ante la perspectiva de una tarde tranquila, esta peluquera de 28 años conversa relajada.

"El gobierno quiere hacer las favelas más seguras para los turistas, porque la vista desde aquí es espectacular", dice apoyada en una silla del salón.

El gobierno quiere hacer las favelas más seguras para los turistas, porque la vista desde aquí es espectacular

"Aquí todo el mundo está concentrado en el Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos".

Mientras Río se prepara para acoger partidos de la Copa del Mundo de 2014 y los Juegos Olímpicos dos años más tarde, los asentamientos que se despliegan por las pronunciadas laderas cariocas son el objetivo de un programa de limpieza del gobierno, que a su vez se usará como un trampolín para desarrollar el turismo en los barrios marginales por medio de visitas guiadas.

Los recorridos son una alternativa interesante al ya conocido circuito de Río de Janeiro, que incluye símbolos como el Pan de Azúcar, la estatua del Cristo Redentor y las playas. Construidas en las empinadas laderas de los morros, las favelas tienen unas vistas impresionantes de la ciudad.

También permiten ver cómo vive el 20% de la población de Río de Janeiro y adentrarse en el patrimonio cultural y musical de Brasil.

"La favela se ha convertido en parte de la postal de Río", dice Eduardo Mielke, un investigador de turismo de la Universidad Metropolitana de Leeds, en el Reino Unido.

Presencia policial

En los últimos dos años, 13 de las alrededor de 1.000 favelas de Río de Janeiro han tenido una presencia policial permanente, conocida como las Unidades de Policía Pacificadora (UPP), cuyo objetivo es expulsar a los narcotraficantes que controlan los barrios marginales.

"Para 2014 vamos a llevar las UPP a todas las comunidades del estado de Río que estén controladas por delincuentes", asegura el gobernador Sergio Cabral.

"Es un momento nuevo para Río, que les dará a los visitantes la libertad de poder conocer mejor la ciudad".

Rocinha

En Rocinha viven unas 250.000 personas.

En agosto, el ministerio de Turismo de Río de Janeiro puso en marcha un programa en la favela de Santa Marta -el primer barrio en formar parte del proyecto de UPP- para capacitar a los residentes como guías turísticos.

Desde la creación del proyecto Río Top Tour, la favela, que en un momento estuvo controlada por la mayor pandilla de narcotraficantes, conocida como Comando Vermelho (Comando Rojo), se ha convertido en un centro de turismo y tuvo 4.500 visitantes durante el primer mes del programa.

En toda Santa Marta se colocaron señales en inglés y ahora hay 30 atracciones turísticas, entre ellas una escuela de samba, una galería de arte local y el lugar donde se filmó el video de Michael Jackson "They don't care about us".

"Antes de que llegaran las UPP, el barrio era peligroso", dice Daniella Greco, que trabaja como voluntaria en una empresa de turismo.

"La comunidad está feliz de tener turistas. Cuando había tráfico [de drogas], no existía el turismo".

"Pacificadas"

Se espera que Río Top Tour se extienda a otras favelas antes del Mundial, aunque algunos ya han usado su propia iniciativa para promover el turismo.

Cilan Oliveira vive en la favela da Silva Pereira, donde trabaja como artista y guía del Proyecto Morrinho, un modelo de favela de 350 metros construido por adolescentes locales.

Cilan Oliveira

Cilan Oliveira inició su propia empresa.

"Me encanta mostrarle a la gente este lugar, ya que les da una mejor idea de nuestra comunidad", comenta.

"Yo les digo bienvenidos a mi comunidad, relájense que aquí somos pacíficos".

Hasta ahora, la violencia que azota a los barrios pobres ha limitado su atractivo turístico a unos pocos operadores que les venden visitas a mochileros aventureros.

El gobierno tiene como objetivo abrir las favelas, una vez "pacificadas", a todo tipo de turistas.

"Cuanto más seguro es el lugar, más visitantes se pueden atraer", asegura Mielke. "Esto es parte de la estrategia del gobierno: utilizar las favelas como otro punto de venta de la ciudad''.

Escepticismo

Sin embargo, los críticos dicen que el plan del gobierno no entiende la compleja realidad de las favelas como Rocinha, donde viven unas 250.000 personas y que ha funcionado fuera del alcance de las autoridades desde que los trabajadores migrantes comenzaron a llegar al barrio de chabolas en la década de los años 50.

Cabral dice que las UPP llegarán a la Rocinha para 2011, a pesar de las preocupaciones por una posible guerra entre los capos de la droga y la policía que podría durar hasta mucho tiempo después del final de Juegos Olímpicos.

Las favelas 'pacificadas' son un instrumento del gobierno para lucirse

Bianca Freire-Medeiros, Fundación Getulio Vargas

"En Rocinha, se está elaborando una estrategia de manera responsable", dice.

"Las favelas 'pacificadas' son un instrumento del gobierno para lucirse", afirma Bianca Freire-Medeiros, profesora de sociología de la Fundación Getulio Vargas de Río de Janeiro.

"Pero muchos se muestran escépticos acerca de cuánto durarán estos supuestos beneficios una vez que la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos hayan acabado".

A pesar de la incertidumbre sobre los beneficios del plan del gobierno, residentes de las favelas como Humberto Alves de Barvollio son optimistas.

"Me ha ayudado mucho desde que los extranjeros empezaron a llegar", dice este panadero mientras reparte rosquillas llenas de crema a un grupo de turistas. "Especialmente si compran dos o tres cosas''.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.