Última actualización: Jueves, 30 de septiembre de 2010

Ecuador: ¿De regreso a la inestabilidad?

Rafael Correa escapa del cuartel en que se encontraban los policías amotinados.

El amotinamiento de la policía es un síntoma de que Ecuador aún no salió de su etapa de ingobernabilidad, según los expertos.

La crisis de gobierno que se desató el jueves en Ecuador hace temer por una vuelta al caos institucional que fue una constante en la historia reciente del país.

Tres presidentes fueron derrocados por protestas callejeras en la década previa a la llegada al poder de Rafael Correa en enero de 2007. Su reelección pacífica en 2009, tras la aprobación de una nueva constitución, hizo pensar a muchos que su mandato supondría la consolidación de la democracia en Ecuador.

Los expertos consultados por BBC Mundo señalan, sin embargo, que el amotinamiento de la policía es un ejemplo más de la ingobernabilidad del país y de la fragilidad de sus instituciones.

Indican que la crisis política viene precedida de una creciente polarización como consecuencia de una serie de decisiones tomadas por Correa y de un peor contexto económico con relación al de los primeros años de su presidencia.

clic Lea: Correa reta a policías sublevados

"Derecha impotente"

La derecha ecuatoriana se siente desposeída y desplazada del centro del poder. No ha podido vencer a Correa en las elecciones y ahora opera por fuera del sistema para tumbarle

Bruce Bagley, presidente del departamento de estudios internacionales de la Universidad de Miami.

El analista Bruce Bagley señala que existe un gran descontento con Correa en la centro derecha por una serie de decisiones que perciben como autoritarias y socializantes y cree que ciertos grupos de poder están maniobrando para derrocarle.

El presidente Correa le dijo a la radio pública ecuatoriana que la sublevación es "un golpe de estado dirigido por la oposición, básicamente el grupo de Sociedad Patriótica", en referencia al partido político del ex mandatario Lucio Gutiérrez, quien ha desmentido su vinculación con los amotinados.

"La derecha ecuatoriana se siente desposeída y desplazada del centro del poder. No ha podido vencer a Correa en las elecciones y ahora opera por fuera del sistema para tumbarle", declaró a BBC Mundo Bagley, que preside el departamento de estudios internacionales en la Universidad de Miami.

El experto dice que el caldo de cultivo de la crisis lo constituyen medidas como las reformas del sistema de salud y de educación, o la cercanía al presidente venezolano Hugo Chávez.

clic Lea también: Gobiernos latinoamericanos apoyan a Correa

Pero agrega que el rechazo creció por el descenso del precio del petróleo, producto del que depende la economía ecuatoriana, que forzó una serie de recortes presupuestarios impopulares como el de los beneficios salariales a la policía.

"Democracia débil"

Cuando se produjo el golpe militar de Honduras en 2009 muchos hablaron de que era el primero que se producía en la región en muchos años, pero olvidaban que no hacía tanto, en 2005, el presidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez había dejado el poder tras un levantamiento popular

Roberto Izurrieta, profesor de la Universidad George Washington.

Por su parte, el profesor de origen ecuatoriano de la Universidad George Washington, Roberto Izurrieta, cree que de momento no hay indicios de que detrás de la rebelión de policías haya un grupo interesado en dar un golpe de Estado.

En su opinión, lo sucedido no tiene tanto una explicación económica como política: "Ecuador no ha sufrido tanto la crisis económica internacional y los ingresos petroleros siguen siendo altos".

Señala que el gobierno tomó decisiones poco acordes con los estándares democráticos y pone como ejemplo que en la campaña electoral los candidatos tienen un límite de gasto en publicidad: "una restricción que no se aplicó al gobierno, que pudo hacer uso de los fondos del Estado", indicó a BBC Mundo Izurrieta.

"Hay que evitar estas distorsiones porque cuando la ciudadanía está descontenta, debe tener espacios y canales para procesarla, y así se evitan actos de protesta y violencia, que son absolutamente lamentables".

Izurrieta habla de un concepto de democracia incompleto en Ecuador, que afecta a otros países de América Latina. "La democracia no es solo el acto de ir a votar. Eso no es correcto. La democracia es la separación de poderes que evita autoritarismos y las protestas son el resultado de ese autoritarismo".

El experto cree que Ecuador aún no superó la etapa de ingobernabilidad que marcó las últimas décadas.

"Cuando se produjo el golpe militar de Honduras en 2009 muchos hablaron de que era el primero que se producía en la región en muchos años, pero olvidaban que no hacía tanto, en 2005, el presidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez había dejado el poder tras un levantamiento popular".

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.