BBC Mundo

Inicio > América Latina

Brasil: tragedia en discoteca deja 231 muertos

Facebook Twitter Compartir
28 ene 2013 12:29 GMT

Redacción

BBC Mundo

Incendio en Brasil

Cientos de personas murieron en la madrugada de este domingo en un incendio ocurrido en una discoteca en la ciudad universitaria de Santa Maria, en el estado de Rio Grande do Sul, en el sur de Brasil.

Un total de 231 personas fallecieron en la tragedia, según informó a BBC Mundo el capitán Rois Tavares, subcomandante del Batallón de Operaciones Especiales (BOE) de la Policía Militar en Santa Maria, desde el centro deportivo en donde se identificaron las víctimas.

Según las autoridades, hay 116 personas hospitalizadas. Entre las víctimas fatales se encuentra un joven estudiante paraguayo.

Luto nacional

El gobierno de Brasil declaró tres días de luto nacional y en la ciudad de Santa Maria se guardarán 30 días de duelo.

Además, el ejecutivo pospuso una ceremonia prevista para este lunes en la capital, Brasilia, para celebrar los 500 días que restan para la Copa del Mundo de Fútbol de 2014.

"La gran mayoría de las muertes fueron provocadas por asfixia, intoxicación debido al humo. (Se generó) pánico y no dio el tiempo de evacuar a todo el mundo: quedaron confinados", dijo Rois Tavares en conversación telefónica con el periodista de BBC Mundo en Brasil, Gerardo Lissardy.

Son "predominantemente jóvenes, que hacían cursos en nuestra Universidad Federal de Santa Maria".

La mayoría, dijo, tenía entre 18 y 20 años.

"El clima (en el centro deportivo y alrededores) es de padecimiento y solidaridad. La situación ahora es más calma respecto a las personas a reconocer. La gran mayoría ya fue reconocida".

En efecto, el gobierno estatal de Rio Grande do Sul divulgó una lista con los nombres de 185 víctimas identificadas.

Nube de humo

El incendio habría comenzado cerca de las 2:00 am (hora local), cuando una banda musical que tocaba sobre el escenario encendió fuegos artificiales, durante una fiesta de estudiantes universitarios, y las chispas alcanzaron el techo del establecimiento.

Los reportes aseguran que una inmensa nube de humo llenó el lugar después de que se prendió el sistema de insonorización.

Más temprano, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, visitó el centro deportivo municipal de Santa Maria donde estaban siendo identificadas las víctimas y se encontró con los familiares de algunas de ellas.

Se retiró del lugar sin realizar declaraciones a la prensa, pero notoriamente emocionada.

La tragedia obligó a Rousseff a regresar a Brasil desde Santiago de Chile, donde participaba en un encuentro de países latinoamericanos y europeos (Cumbre Celac-Unión Europea).

Vea también: Imágenes de la tragedia en discoteca brasileña

Una sola salida

Los bomberos necesitaron más de tres horas para controlar el incendio.

De acuerdo a algunos reportes, la discoteca Kiss, tenía sólo una salida y se registraron escenas de pánico mientras la gente intentaba salir.

La discoteca tenía vencido desde agosto el permiso que otorgan los bomberos para funcionar, dijo a medios brasileños un comandante de bomberos de Roo Grande do Sul, Moisés da Silva Fuchs.

Al consultarle al capitán Tavares acerca de la confirmación de que las puertas de la discoteca fueron cerradas cuando se desató el fuego, Tavares dijo: "No puedo adelantar, eso va depender de la investigación, del trabajo de la Policía Civil".

"Todo un equipo multidisciplinario fue montado aquí en el municipio, con el estado y la propia Defensa Civil de la unión, con recursos tanto de ógnanos públicos como de organizaciones no gubernamentales y voluntarios, una red de psicólogos, para acompañar".

Tavares también explicó que la cifra ofrecida anteriormente (245 muertos) se debió a un error.

"Tal vez por los óbitos (fallecimientos) que ocurrieron en los hospitales, ahí el personal médico perdió el control: fue un dato pasado medio equivocado", aclaró Tavares.

Por su parte, el ministro brasileño de Salud, Alexandre Padilha, dijo en conferencia de prensa en Santa Maria que "la primera gran prioridad (es) buscar salvar la vida de aquellos que están heridos" y hospitalizados.

Explicó que la gran mayoría de ellos son tratados por "intoxicación respiratoria" por haber inhalado el humo del incendio.

Hay una "minoría de pacientes en situación de grandes quemados", agregó.

Padilha indicó que otra gran prioridad es "aliviar el sufrimiento" de familiares de víctimas fatales mediante una red de apoyo psicológico.

Lea también: Las peores tragedias en discotecas

"Pánico"

Santa Maria, a unos 300 kilómetros de Puerto Alegre, la capital del estado, es una ciudad universitaria de 260.000 habitantes.

Se cree que la mayoría de las víctimas son estudiantes.

La tragedia en el club Kiss, frecuentada por jóvenes de clase media, es una de las peores ocurridas en centros bailables de América Latina.

El último gran incidente de esta magnitud ocurrió el 30 de diciembre de 2004 en Buenos Aires (Argentina) cuando un incendio ocasionado por una bengala causó la muerte de 193 personas y más de 1.400 heridos en la discoteca Cromañón.

La presidenta Rousseff dijo más temprano que el gobierno federal hará "todo lo necesario" para ayudar y le ofreció "toda la asistencia necesaria" al gobernador de Rio Grande do Sul, Tarso Genro.

"Quería decirle a la gente de nuestro país y de Santa Maria que, en este momento de tristeza, estamos juntos", dijo la presidenta.

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati