BBC Mundo

Inicio > Economía

Estados Unidos evita la caída en el abismo fiscal

Facebook Twitter Compartir
2 ene 2013 04:09 GMT
Barack Obama

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el martes, 1° de enero de 2013, el proyecto legislativo encaminado a impedir la caída en el llamado "abismo fiscal", que podría haber precipitado a la mayor economía del mundo a una recesión, con consecuencias para el crecimiento global.

Los legisladores aprobaron sin cambios el proyecto remitido por el Senado, que mantiene las rebajas fiscales para la mayoría de los estadounidenses y aplaza por dos meses los drásticos recortes automáticos del gasto público acordados en 2011.

La votación, de 257 votos a favor -la mayoría de los demócratas y un tercio de los republicanos- y 167 en contra, se produce al final de una tensa jornada de trabajo en el Capitolio de Washington D.C. en este día feriado, justo antes del primer día hábil del nuevo año.

Culminan así varios meses de trabadas discusiones.

El paquete incluye un aumento de impuestos a los estadounidenses más acaudalados, como deseaba el presidente Barack Obama, y reducciones pedidas por los republicanos, aunque después se decidirá su alcance exacto.

Desde el lugar de los hechos

Adam Blenford, de la BBC, dijo que al final fue un logro después de una tensa reunión de los representantes republicanos en un salón de conferencias en un sótano.

Cuando el presidente de la Cámara, John Boehner, salió con el rostro petrificado una hora después, se pudo escuchar a un congresista comentar a alguien por teléfono que "parecía que iba a ser una larga noche".

Fuera del sótano, el olor a pizza flotaba en los adornados corredores de la Cámara. Si el precipicio fiscal amenazaba con herir a los estadounidenses comunes y corrientes, no le hizo daño a la pizzería ubicada en Pennsylvania Avenue, apunta el corresponsal.

Antes del voto final, opositores y defensores del proyecto hicieron fila para expresar sus argumentos.

"Prevaleció el sentido común", declaró un demócrata, mientras que un destacado republicano afirmó que simplemente no creía que se fueran a aprobar recortes de gastos.

Pero al emitirse los votos, los representantes se levantaron a observar los números, para aplaudir brevemente el crucial voto 217, con el que terminó la jornada.

Presión

Hubo una intensa presión para aprobar estas medidas antes de la reapertura de los mercados financieros este miércoles.

Algunos congresistas republicanos habían pedido enmendar el proyecto para agregar más recortes de gastos, pero la idea fue desestimada.

El proyecto de ley había sido aprobado en el Senado en las primeras horas del martes por 89 votos a favor contra ocho, después de extensas conversaciones entre el vicepresidente Joe Biden y los senadores republicanos.

La medianoche del lunes entraban en vigor las medidas que hubieran precipitado el "abismo fiscal": los recortes de gastos y el aumento dramático de impuestos, al expirar las reducciones de la era del expresidente George W. Bush.

El acuerdo logrado por compromiso en el Senado extiende los beneficios tributarios para los estadounidenses que ganan menos de US$400.000, en lugar de US$250.000, como pretendían originalmente los demócratas.

Además, el paquete incluye:

Un presidente satisfecho

El presidente Obama recibió con beneplácito el voto de la Cámara, que dijo le permitía cumplir con una de sus principales promesas de la campaña electoral: detener los aumentos de impuestos para la clase media y subiéndolos para los ricos.

Pero señaló que hace falta trabajar más para fortalecer la economía estadounidense y que expresó que está abierto a compromisos en las negociaciones futuras.

El presidente Obama agradeció a todos los miembros de la Cámara, tanto demócratas como republicanos, y en especial a Biden, al presidente de la Cámara, el republicano John Boehner, y a la líder de la minoría demócrata de la misma, Nancy Pelosi.

En su breve mensaje a la Nación después de conocerse el resultado de la votación, Obama se congratuló del logro en favor de la clase media, aunque lamentó que no se aprobara el proyecto inicial, poniendo énfasis en el monto del déficit fiscal, que sigue siendo muy alto.

El mandatario advirtió que no se puede lograr la prosperidad a punta de recortes y manifestó su voluntad de seguir adelante. Dijo que negociará muchas cosas, pero no hablará más con el congreso sobre dejar de pagar las cuentas en las que se ha incurrido.

Enfatizó que la ley es sólo un paso dentro de un esfuerzo mayor.

Obama reanudó sus vacaciones en Hawai, que había interrumpido para aprobar esta ley.

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati