BBC Mundo

Inicio > Noticias

Hermanos del sospechoso de Cleveland: "Nos dañaste la vida"

Facebook Twitter Compartir
14 may 2013 02:40 GMT

Redacción

BBC Mundo

Onil and Pedro Castro

"Me dañaste la vida y la vida de mi familia, y la vida de las muchachas y de sus familias... has dañado la vida de mucha gente que todavía está en este mundo".

Así se expresó Onil Castro, hermano menor de Ariel, el único acusado por el secuestro y cautiverio de tres mujeres durante una década en la ciudad estadounidense de Cleveland en una entrevista exclusiva concedida este lunes a la cadena estadounidense CNN.

Onil y su hermano mayor Pedro aparecieron ante las cámaras de televisión formalmente arreglados luego de que la fiscalía de Cleveland no encontró ninguna conexión de ambos con el crimen.

Nada que ver con la imagen que, en el fervor de la noticia, circuló públicamente por todos los medios: la fotografía policial de Pedro y Onil junto con su hermano Ariel.

Pedro y Onil decidieron conceder la entrevista, realizada en inglés y en español, para explicar cómo se sienten y que se conozca su versión de los hechos.

Pedro, de 54 años, lo expresó claramente: "Quiero que el mundo sepa que Onil y Pedro no tuvieron nada que ver con esto, fue un shock para mí saber que mi hermano Ariel estaba haciendo esto".

"Se me cayó el alma a los pies"

Onil y Pedro Castro fueron detenidos el pasado lunes, el mismo día que su hermano Ariel, horas después de la liberación de Amanda Berry, Michelle Knight y Gina DeJesus.

Según contaron en la que ha sido su primera entrevista, pasaron entre 36 y 48 horas hasta que supieron por qué los habían arrestado.

Pedro creyó en un principio que lo habían detenido por tener unos contenedores abiertos en zona pública.

Como narró a CNN, Pedro sirvió de intérprete entre uno de los detenidos en una celda cercana que no hablaba inglés y una agente de policía.

A cambio, le pidió ayuda a la agente y le dijo que quería saber de qué lo acusaban. Ella le entregó un papel en el que estaba escrita la palabra "secuestro".

Pedro no tenía sus gafas y creyó que, efectivamente, se trataba de los contenedores, pero la mujer le hizo releerlo y entonces comprendió el mensaje.

Su hermano Ariel, que estaba en otra celda vigilado por posible suicidio, salió de camino al baño y pasó por delante de las celdas en las que estaban Pedro y Onil.

Al regresar del baño, Ariel le dijo a Pedro: "Paz".

Y a Onil le aseguró: "Ya no me vas a ver nunca más. Te quiero".

A partir de ahí, los policías comenzaron a interrogar a Pedro y Onil. Les mostraban imágenes de las chicas y les preguntaban si sabían quiénes eran.

"Cuando me dijeron que dos de las mujeres eran Gina DeJesus y Amanda Berry, se me cayó el alma a los pies", dijo Pedro durante la entrevista, con lágrimas en los ojos.

Un estigma difícil de borrar

Aunque los hermanos Onil y Pedro fueron puestos en libertad sin cargos, los dos son conscientes de que llevan sobre sí un estigma que será muy difícil de borrar.

"Yo no tengo nada que ver con eso, que el mundo sepa eso, yo soy inocente", subrayó un emocionado Onil.

Ambos reconocen haber estado en la casa de Ariel a lo largo de esta década, aunque Pedro aclaró que no iba allí muy a menudo.

Según explicó, su hermano Ariel no les dejaba pasar de la cocina. Unas cortinas bloqueaban el paso al resto de la casa. "La radio sonaba todo el tiempo. Y si no la radio, era la televisión", recordó Pedro.

"Siempre había algo sonando en la cocina, no se podía oir nada más".

Ante la pregunta de si sabían lo que estaba pasando o si habían ayudado de alguna manera a su hermano, tanto Onil como Pedro fueron rotundos.

"Absolutamente no", enfatizó Onil, "no teníamos ni idea de que estuviera ocurriendo este horroroso crimen".

"No", corroboró Pedro.

Aún así, habrá personas que pensarán que no es posible que no supieran lo que estaba pasando, durante tanto tiempo.

"Yo no sé cómo se salió con la suya, nunca se me ocurriría algo así", sostuvo Pedro. Onil por su parte aseguró que "la gente que me conoce sabe que no soy así, que no soy capaz de hacer algo así".

"Es un monstruo"

En cuanto a la relación con su hermano Ariel, Pedro y Onil coinciden en que para ellos, "está muerto".

"Que no le den comida, que se muera, que se pudra en la cárcel", expresó Onil. Ninguno de los dos quieren la pena de muerte para Ariel porque consideran que esa sería una salida muy fácil para él.

"Que lo metan en una celda como perro salvaje".

Piden perdón a las mujeres

Pedro y Onil no pueden imaginar el dolor y sufrimiento por el que las tres mujeres pasaron durante tantos años.

En la entrevista, los dos hombres pidieron perdón a Gina, Amanda y Michelle. "Ojalá esto nunca hubiera pasado", concordaron.

Con una mezcla de estupor e incredulidad, Pedro recordó cómo Ariel se comportaba como un amigo de la familia de una de las mujeres cautivas, Gina DeJesus.

"Conocemos a Félix, padre de Gina, desde hace mucho tiempo. Ariel fue a algunas de las vigilias, ¡le dio un abrazo a su madre! y ¿tienes a su hija secuestrada?", se preguntó un atónito Pedro.

"Sigan fuertes, va a ser duro para ustedes y el resto de la familia", les dijo Pedro a las chicas desde las cámaras de televisión.

Onil por su parte recalcó que quiere que haya "justicia hasta el final. Esto me ha matado en vida".

El deseo de ambos es que el mundo los escuche.

"Ya tienen a su monstruo, por favor dénnos nuestra libertad".

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati