BBC Mundo

Inicio > Sociedad y Cultura

Para tener bebés saludables, que duerman la siesta en temperaturas bajo cero

Facebook Twitter Compartir
23 feb 2013 04:49 GMT

Helena Lee

BBC

Bebés bajo cero

¿Pondría usted a su bebé afuera en el frío helado para su siesta del almuerzo? La mayoría de los padres nórdicos no lo pensarían dos veces, para ellos es parte de su rutina diaria.

Las temperaturas durante el día este invierno en Estocolmo, Suecia, han descendido regularmente a -5°C, pero aún es común ver que los padres dejen a los niños afuera, durmiendo en el cochecito.

Salga a caminar por la ciudad nevada y verá coches de bebé alineados a la salida de cafeterías mientras los padres degustan sus cafecitos adentro.

Y si van a visitar a amistades y su bebé necesita una siesta, quizás le ofrezcan el jardín o el balcón, en vez del dormitorio.

"Creo que es bueno para ellos estar en el aire fresco lo más pronto posible", dice Lisa Mardon, una madre de tres niños de la capital sueca, que trabaja para una compañía de distribución de alimentos.

Menos enfermedades

"Especialmente en el invierno, cuando circulan por ahí tantas enfermedades... los chicos parecen más saludables", agrega.

Sus hijos han estado durmiendo al aire libre desde que nacieron.

El menor, Alfred, tiene dos años y ella lo deja afuera en su coche una vez al día para la siesta, durante una hora y media. Cuando era más joven, dormía afuera dos veces al día.

Esta no es una moda reciente. La madre de Lisa, Gunilla, de 61 años, afirma que ella también lo hacía con Lisa cuando era una bebé.

"Sí, ya lo hacíamos en aquel entonces... era importante para ella tomar aire fresco y mantenerse saludable", agrega Gunilla.

Y al padre de Lisa, Peter, su madre lo ponía a dormir afuera en su coche en la década de 1950. Sólo cuando la temperatura bajaba a -10°C lo llevaba adentro.

Hoy en día, en la mayoría de guarderías de Suecia hacen descansar a los nenes afuera. Es común ver hileras de cochecitos en la nieve a la hora de la siesta, con los pequeños profundamente dormidos.

En Forskolan Orren, un jardín de infantes en las afueras de Estocolmo, todos los niños duermen afuera hasta que cumplen tres años.

"Cuando la temperatura cae a -15°C, siempre cubrimos los coches con frazadas", dice la directora, Brittmarie Carlzon.

"No es únicamente la temperatura lo que importa, es también cuán frío se siente. Hay días en que puede ser -15°C pero se siente realmente como -20°C, debido al viento", señala.

Un poco de aire fresco no hace daño

"El año pasado tuvimos un par de días con una temperatura de -20°C. Esos días, llevábamos los coches adentro parte del tiempo en que dormían los niños, pero seguían mayormente durmiendo afuera".

Un grupo del jardín de infantes pasa todo su tiempo afuera, desde las 09:00 hasta las 15:00, todos los días. Hacen en el aire fresco todo lo que los niños hacen normalmente adentro, y sólo entran a la hora de comer, o si el clima está demasiado frío.

La teoría detrás de las siestas afuera es que los niños expuestos al aire libre, ya sea durante el verano o el invierno más crudo, tienen menos probabilidades de contagiarse tos y resfriados, y que pasar todo un día en una habitación con otros 30 niños no les hace ningún bien.

Muchos padres de familia también creen que sus hijos duermen mejor y más tiempo cuando están afuera, y una investigadora en Finlandia -porque las siestas al aire libre son populares en todos los países nórdicos- dice tener como prueba una encuesta de padres para respaldarlo.

"Los bebés claramente durmieron más estando afuera que adentro", afirma Marjo Tourula. Si las siestas bajo techo duraban entre una y dos horas, afuera duraban entre una hora y media y tres.

"Probablemente la restricción de movimientos causada por el ropaje podría incrementar la duración de la siesta, mientras que un ambiente frío hace posible envolverlo sin sobrecalentarlo", señala.

Según su investigación, -5°C es la mejor temperatura para una siesta al aire libre, aunque algunos padres con los que habló los llevaban afuera a -30°C.

¿Pero acaso los niños que duermen afuera terminan con menos tos y resfriados?

La pediatra Margareta Blennow indica que informes de la Agencia de Protección del Medio Ambiente sueca muestra resultados contradictorios.

"En algunos estudios encontraron que los niños preescolares que pasaron muchas horas al aire libre en general -no sólo para siestas- se ausentaron menos días que los que pasaron la mayor parte del tiempo adentro", comentó.

"En otros estudios no hubo diferencias".

Martin Jarnstrom, jefe del grupo de instituciones preescolares Ur och Skur (Con nieve o lluvia), es otro gran defensor de las siestas al exterior, aunque enfatiza que mientras el clima pueda ser frío, el niño debe estar caliente o tibio.

"Es muy importante que los niños tengan lana cerca al cuerpo, ropas cálidas y una bolsa de dormir abrigada", agregó.

Hay un dicho sueco que resume esta idea: "No hay mal tiempo, sólo mala ropa".

Otro dicho sintetiza lo que probablemente piensen los suecos cuando los bebés de otros países se quedan adentro con temperaturas bajo cero: "Un poco de aire fresco no le hace mal a nadie".

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati