BBC Mundo

Inicio > Internacional

Palestinos celebran su nuevo estatus en Naciones Unidas

Facebook Twitter Compartir
29 nov 2012 22:05 GMT

Redacción

BBC Mundo

Abbas y un aviso de Palestina

Cientos de personas celebraron durante la noche en los territorios palestinos el cambio de estatus obtenido en la Organización de Naciones Unidas que ahora los reconoce como "estado observador no miembro", una condición similar a la que goza el Vaticano en ese foro mundial.

La Plaza Yaser Arafat, en el centro de Ramala, fue uno de los principales puntos de concentración de ciudadanos que con banderas palestinas y de Fatah, el partido de Arafat, siguieron la votación en la Asamblea General de la ONU en la que 138 paises favorecieron el cambio, nueve lo rechazaron y 41 se abstuvieron.

La multitud aplaudió y estalló en vítores para celebrar lo que algunos apuntan como un logro para el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, en sus estrategia de lograr la creación de un Estado palestino en los territorios que actualmente gobierna con fronteras previas a la Guerra de Seis días de 1967.

Al conocerse la noticia hubo una profusión de fuegos artificiales y automovilistas haciendo sonar las bocinas de sus vehículos.

Certificado de nacimiento

Entre los que rechazaron la resolución están Israel, Estados Unidos, y un único país latinoamericano: Panamá. también hubo 41 abstenciones, entre ellas la de Paraguay y Colombia.

Minutos antes de la votación, Abbas había instado ante el pleno de la ONU que emitiera el "certificado de nacimiento" que el futuro Estado palestino necesita.

"La comunidad internacional está enfrente de la última oportunidad para salvar la solución de dos estados", aseveró Abbas.

Por su parte, el embajador de Israel ante el organismo mundial, Ron Prosor, calificó la resolución de parcializada y dijo además que "no contribuye a alcanzar la paz, más bien la retrasa".

El cambio aprobado este jueves en Nueva York les permite a los palestinos participar en los debates de la Asamblea General y aumentaría las posibilidades de los palestinos de unirse a agencias de la ONU y la Corte Penal Internacional (CPI), aunque el proceso no sería ni automático ni garantizado.

El año pasado, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco) fue la primera agencia del sistema de Naciones Unidas en votar a favor de otorgarles ingreso como miembro de pleno derecho a los palestinos.

También en 2011, Abbas, que es el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), intentó el reconocimiento como estado miembro pleno en la ONU sobre la base de las fronteras anteriores a 1967.

Sin embargo, la propuesta se estancó luego de que los miembros del Consejo de Seguridad dijeran que no habían podido "hacer una recomendación unánime".

Lea también: claves de la petición palestina ante la ONU

Resultado previsto

Como la propuesta palestina sólo debía ser aprobada por mayoría simple de los 193 miembros de la Asamblea General, los analistas ya daban prácticamente por descontado que los palestinos iban a convertirse en Estado observador no miembro, un estatus como el del Vaticano.

En la Asamblea General no existe la posibilidad de veto que sí hay en el Consejo de Seguridad.

Según la OLP, más de 130 países ya consideran a los palestinos un Estado soberano.

Los palestinos dicen que su apuesta de convertirse en estado observador no miembro de Naciones Unidas es un intento por rescatar el estancado proceso de paz de Medio Oriente.

El embajador palestino ante la ONU, Riyad Mansour, describió el proyecto como "un paso muy importante para salvar la solución de los dos Estados".

Además, el proyecto es visto como una apuesta de Abbas, quien buscaba una victoria diplomática en Naciones Unidas luego de que Hamas fuera el centro de atención durante el conflicto reciente con Israel en la Franja de Gaza.

Según el corresponsal de la BBC en Ramala, Jon Donnison, "Abbas llega con una posición débil. Ha sido criticado por muchos palestinos por mantenerse al margen en la guerra de este mes en Gaza y los esfuerzos para lograr un cese el fuego".

Pero la movida palestina actual cuenta con dos claros opositores: Israel y su aliado, Estados Unidos.

La Corte Penal Internacional

Estos dos países han rechazado la propuesta con el argumento de que un eventual Estado palestino debe surgir sólo tras negociaciones directas y sin referencia a Naciones Unidas.

Israel, incluso, calificó este intento palestino como una violación de los Acuerdos de Paz de Oslo, que busca un ruta bilateral hacia la paz.

Tal vez el mayor miedo que tienen es que los palestinos utilicen su nuevo estatus para vincularse a la CPI y traten de llevar casos ante esa corte para que Israel sea juzgado por supuestos crímenes de guerra en los Territorios Ocupados.

"Además de Estados Unidos, países europeos -especialmente Reino Unido- están presionando a la Autoridad Nacional Palestina para que asegure que no va a tomar ese camino", explica la corresponsal de la BBC en la sede central de Naciones Unidas, Barbara Plett.

La Autoridad Nacional Palestina ya aclaró que esta no será su prioridad, pero tampoco ha rechazado esta opción.

Cambios en el terreno

Una de las preguntas clave que surge de este nuevo estatus es el efecto concreto que pueda tener en el terreno y lo que puedan ganar los palestinos desde el punto de vista estratégico.

Donnison, en Ramala, dice que la votación "no cambiará nada en el terreno".

Argumenta que tras la votación continuarán los puestos de control y los palestinos no tendrán control sobre sus fronteras.

"En pocas palabras, la ocupación no se terminará", dice Donnison.

Pero sí podría haber cambios más adelante.

Barbara Plett explica que documentos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel habían advertido que Israel podría llegar a declarar nulos los Acuerdos de Oslo. Incluso, los documentos mencionan la posibilidad de derrocar a Abbas.

Pero a medida que se acercaba la votación, Israel moderó su tono. Los funcionarios ahora dicen que esperarán a ver cómo utilizan los palestinos su nuevo estatus.

"Si utilizan esta resolución como una plataforma de confrontación, tendremos que actuar en consecuencia", le dijo una vocera a la agencia de noticias francesa AFP.

Plett concluye en este sentido que "más allá de lo que logre el presidente palestino sobre el papel en Naciones Unidas, cuando las celebraciones concluyan él tendrá que revisar una estrategia política que hasta el momento no ha podido traducir el sueño palestino de convertirse en un estado en una realidad sobre el terreno".

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati