BBC Mundo

Inicio > Economía

El dinero que mueve la peregrinación a La Meca

Facebook Twitter Compartir
26 oct 2012 16:43 GMT

Ahmed Maher

BBC

peregrinación a la Meca

Millones de musulmanes de todos los orígenes se reúnen cada año en Arabia Saudita para cumplir con uno de los pilares del Islam: el Hajj o la peregrinación a La Meca.

El evento se ha convertido en un negocio lucrativo y también es un activo financiero importante para la economía de este reino rico en petróleo.

Mohamed Zayan, un peregrino de 53 años de Túnez, ha esperado toda su vida para cumplir con esta obligación religiosa. Pero su sueño no llega gratis.

"Gasté hasta US$6.000 en mi Hajj", dice Zayan.

"Le doy las gracias a Dios por haberme permitido ahorrar esta cantidad de dinero, pero estoy triste porque no pude llevar a mi esposa y a mi hijo conmigo".

Los millones de personas que vienen a La Meca cada año traen miles de millones de dólares a la economía saudita.

Los restaurantes, las agencias de viajes, las aerolíneas y las compañías de telefonía celular ganan un dinero importante durante la peregrinación, y el gobierno se beneficia a través de los impuestos.

El año pasado, el evento de diez días generó unos US$10.000 millones, de acuerdo con las cifras de la Cámara de Comercio en La Meca.

Inversión duradera

El sector privado también maximiza sus ingresos durante el Hajj, y las inversiones en finca raíz son una propuesta atractiva con miras a la peregrinación.

Los precios de alquiler más altos de Arabia Saudita se encuentran en la ciudad sagrada de La Meca, la cuna del Islam.

Los dueños de los hoteles cerca de la mezquita principal cobran US$700 la noche y culpan a los crecientes precios de la tierra por el gran incremento en las tasas.

"He invertido en este sector durante 35 años. Me acuerdo cuando vendí por primera vez un metro de tierra en La Meca por apenas US$3. Ahora ya llega a los US$22.000", dice Mohamed Saed al Jahni, uno de los magnates de la finca raíz en La Meca.

"La demanda es mayor que la oferta y por eso se han construido muchos edificios y hoteles en los últimos años para acomodar al creciente número de peregrinos".

El horizonte de La Meca se está llenando de edificios muy altos a un ritmo imparable.

Los lugares centenarios de esta ciudad antigua están dando paso a los hoteles de lujo, a los que muchos peregrinos no pueden aspirar.

El gobierno dice que es un paso necesario, incluso si la construcción llega a expensas de las montañas históricas que datan de la época del profeta Mahoma y sus acompañantes.

Alivio espiritual

Otro negocio lucrativo durante la peregrinación es la venta de souvenirs o recordatorios.

No hay datos oficiales sobre este rentable negocio, pero se cree que genera cientos de millones de dólares al año.

Ahmed Abdel Rahman, de 43 años, dejará La Meca cargado de regalos y recordatorios para sus seres queridos que se quedaron en la república de Mauricio.

"Son souvenirs bendecidos", dice mientras muestra un collar de cuentas por el que pagó tres veces más de su precio original en las afueras de la ciudad.

El precio de los souvenirs en La Meca es con frecuencia muy alto y muchos de los productos, como los tapetes de rezo o los collares, no se fabrican en la ciudad sino en China.

Pero Abdel Rahman dice que siente un gran alivio espiritual cuando gasta su dinero en La Meca.

"No considero que los vendedores sean oportunistas, sino creo que nosotros ayudamos a nuestros hermanos en el Islam a tener ganancias y cumplir con sus necesidades. Esto es un acto altamente recompensado".

El Hajj es uno de los cinco pilares del Islam y una obligación, siempre y cuando el creyente sea física y económicamente capaz de permitírselo.

El ritual, que demuestra la unidad de los musulmanes y su sumisión a Alá, se ha llevado a cabo durante casi 1.400 años.

A pesar de lo mucho que cuesta, los musulmanes no dejarán de venir a este centro espiritual y también comercial. Simplemente no pueden hacer su peregrinación a ningún otro lado.

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati