BBC Mundo

Inicio > Curiosidades

La irlandesa que surfea en Irán

Facebook Twitter Compartir
4 oct 2012 04:36 GMT

Nuala McCann

BBC News

Easkey Britton surfea las olas de la República Islámica

Cuando la irlandesa Easkey Britton se subió a una tabla de surf en una playa de Irán, toda la población local salió a observarla. "Se mostraron muy amigables y curiosos, nunca habían visto a nadie practicar surfing", dijo.

Easkey, de 26 años, es ahora protagonista de un documental sobre la primera mujer que surfea en ese país islámico. Al principio, ella y la cineasta Marion Poizeau no estaban seguras de cómo serían recibidas.

Cuando estaban surfeando en el mar cerca a Chabahar, en el sur de Irán, en septiembre pasado, un patrullero se detuvo y comenzaron a preocuparse.Pero no hubo necesidad.

"La policía solo estaba cerciorándose de que estuviéramos bien. Les inquietaban las rocas en la playa y querían saber si estábamos conscientes de ellas".

Por las venas de Easkey -llamada así por una famoso pueblo surfista de la costa oeste de Irlanda- bien podría correr agua de mar.

Su nombre proviene de Iasc -pescado en idioma gaélico irlandés- y comenzó el deporte cuando apenas tenía cuatro años en Rossnowlagh.

El mar es su pasión en todo sentido, la semana pasada entregó la tesis para completar su doctorado de conservación marina en la Universidad de Ulster, ubicada en la parte norte de Irlanda.

La aventura islámica

"He tenido suerte, nací surfeando. Para mí no hay ninguna otra experiencia que se le compare", dijo.

El 30 de septiembre se transmitió en la televisión francesa un documental de cómo se convirtió en la primera mujer en surfear en Irán.

Easkey viajó al sur de Irán el pasado septiembre con Marion, quien es francesa. Fue un viaje que transformó el punto de vista de las mujeres del país.

"Nos dirigimos a la República Islámica como dos mujeres buscando olas", afirmó ella.

Al principio les parecía un poco extraño y tenían algunas preconcepciones que fueron aplastadas rápidamente.

"Desde que llegamos allí las personas fueron muy acogedoras, además Irán tiene un patrimonio maravilloso. Sí, como mujeres tuvimos que cubrirnos la cabeza y hacía muchísimo calor".

La cultura y las reglas

Otro de los problemas fue el respeto por la cultura local y las reglas.

"Nigella Lawson y su burka comenzaron una nueva moda", ella bromeó, refiriéndose a la foto de la famosa chef británica en la playa Bondi de Australia que transmitieron los medios de comunicación. En La foto la chef vestía de negro de pies a cabeza, recordando el aspecto de una burka.

"Compré una lycra hijab, no fue diseñada precisamente para el surf. Pero me cubría", explicó Easkey.

"El agua estaba muy caliente… ciertamente no hay lugar para bikinis y surf".

Su brillante técnica la ha hecho ser cinco veces campeona irlandesa y le ha dado la posibilidad de maravillar a los locales.

Surf alrededor del mundo

Uno de los próximos planes de Easkey es llevar su amor por el surf por todo el mundo, sobre todo a culturas donde las mujeres no tienen la oportunidad de disfrutar este deporte.

Encontró una página web que promueve el surf para mujeres en países donde no hay posibilidad de hacerlo, o es muy difícil.

"Hay poca cultura de surf en Bangladesh e India. Mujeres y niñas aprenden a surfear en condiciones extremas, como por ejemplo: en la faja de Gaza," dijo Easkey.

En este momento le encantaría enseñar a otras personas en el Medio Oriente.

"Especialmente quiero enseñar en lugares donde las personas normalmente no tienen la oportunidad de aprender," dijo ella.

El surf la ha llevado a muchas partes del mundo, fue la primera irlandesa en surfear las temidas olas del Teahupoo en Tahití. También fue la primera mujer en montar la ola gigante Aileens en el acantilado de Moher del condado Clare.

"No hay nada como eso para mí", aseguró.

"Es un reto y su escapismo. Se trata de estar en la naturaleza y a la vez estar lejos del mundo, solo tú y las olas. Es verdaderamente encantador".

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati