BBC Mundo

Inicio > Economía

Lo que significa el nuevo récord de Apple

Facebook Twitter Compartir
11 abr 2012 12:35 GMT

David Cuen

Blogger de tecnología de BBC Mundo

Tienda Apple

La historia de la caída y ascenso de Apple, de la mano de Steve Jobs, es una de las más narradas en el mundo tecnológico.

Y seguramente se escuchará más durante estos días después de que se anunciara que la empresa de la manzana mordida registró un valor superior a los US$600.000 millones, de acuerdo al precio de sus acciones.

Cada acción de la compañía se situó (uso el tiempo pasado porque en los mercados accionarios los precios suben y bajan constantemente) en poco más de US$644 el martes, apenas por encima de lo que cuesta el iPad más avanzado.

Sólo una empresa había logrado antes superar la mítica barrera de los seiscientos millones de dólares: Microsoft llegó a ese punto en plena cima de la llamada burbuja tecnológica, en 1999.

¿Significa eso que estamos frente a una nueva burbuja tecnológica? Hay quienes buscan apuntar en ese sentido, pero basta leer las señales parte intuir que no hay nada más lejano de la realidad.

Revolución digital

La valuación de Apple (que algunos consideran exagerada) se da sobre la base de su buen desempeño comercial.

El año pasado las ventas de la empresa aumentaron 73% respecto al año anterior y sus ganancias pasaron de US$6.000 millones a US$13.000 millones en 12 meses.

Según Gartner, Apple desplazó a Samsung como el mayor fabricante de teléfonos en el mundo.

Apple no forma parte de una burbuja tecnológica, sino de una revolución digital.

Así como la humanidad atestiguó la revolución industrial en los siglos XVIII y XIX, total apunta a una revolución digital nacida en el siglo XX y extendida a nuestro siglo XXI.

Y este cambio social, cultural y económico llega de la mano de átomos -como los gadgets que producen las empresas- y de bits, como los sistemas operativos que se encuentran dentro de esos dispositivos.

Apple (junto a otros como Google, Amazon, Microsoft y en alguna medida Facebook) han sabido aprovechar lo mejor de dos mundos.

La bonanza de sus apuestas dependerá, sin embargo, de que mantengan el interés de los consumidores y su expansión en distintos mercados.

Uno de esos mercados es China.

El dilema chino

El país con miles de millones de habitantes cuenta con el mercado de teléfonos celular más grande del mundo.

Sin embargo, Apple apenas cuenta con una rebanada del pastel. Si quiere seguir creciendo deberá redoblar sus esfuerzos en dicho mercado.

Pero China no sólo es una oportunidad para la empresa dirigida por Tim Cook, también puede ser un dolor de cabeza.

Las condiciones laborales de Foxconn, la fábrica que produce los iPads y iPhones han sido criticadas duramente.

Apple se ha comprometido a trabajar con ella para mejorar dicha situación, pero aún falta ver los resultados.

Apple usa a Foxconn porque los componentes y la mano de obra son baratos y eso le permite mantener el precio de sus productos dentro de una gama de otros.

Pero, dado que la compañía tiene ganancias estratosféricas quizá puede decidir sacrificar un poco de dinero en aras de cuidar su reputación.

Ello "requeriría que Apple tomará el liderazgo lo que haría más sólida su reputación no sólo cómo una empresa innovadora, sino también cómo una empresa con responsabilidad social. Apple podría así deslumbrar al mundo una vez más", escribe S Prakash Sethi, profesor de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, en The National.

Hay otros algoritmos que la empresa tendrá que ponderar si quiere seguir creciendo y alcanzar una validación de US$1 billón que un analista cree logrará en 2014.

Uno de ellos es la innovación. Apple ha crecido a un ritmo desenfrenado porque no ha dejado de lanzar productos innovadores a los ojos de los consumidores.

Apple ha logrado llevar a la cima productos que otros inventaron, pero que ellos refinaron y transformaron en dispositivos de consumo masivo.

Hay quienes creen, sin embargo, que la compañía tiene que dar un giro y presentar un nuevo producto antes de que la mina de oro se agote.

Argumentan que podría llegar el día en que al voltear a la izquierda o a la derecha la gente se dé cuenta de que tiene el mismo teléfono y la misma tableta que los demás y quizá, sólo quizá, decida cambiar de rumbo.

Y por supuesto siempre está la posibilidad de que lleguen a los escaparates nuevos productos como iTV, iFridge y iDispplay.

Hasta entonces seguramente siempre habrá alguien dispuesto a seguir comprando lo que Apple ofrezca y ayudándole a convertirse en la empresa del billón de dólares.

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati