Última actualización: jueves, 6 de mayo de 2010 - 08:19 GMT

Dauphin Island: un paraíso con barreras contra el crudo

Muelles en ría de Dauphin Island

La mancha petrolera amenaza la tranquilidad de Dauphin Island.

El pueblo de Dauphin, en una isla que da la bienvenida a la Bahía de Mobile, en Alabama, parece el prototipo del destino vacacional de una familia media estadounidense: playas de arena blanca, cabañas junto al mar y un estuario rico en fauna marina donde pescar.

El camino que llega al puente para acceder a esta isla de 16 kilómetros cuadrados está escoltado por buzones de madera, pequeños canales y jardines impecables con pavos reales.

Pero la postal de Dauphin Island tiene desde hace días nuevos elementos: barreras para contener petróleo, patrullas de la Guardia Nacional y barcos de la Guardia Costera yendo y viniendo.

Desde que un accidente el pasado 20 de abril en la plataforma petrolera Deepwater Horizon provocara el vertido de 800.000 litros de crudo al día se han desplegado aproximadamente 172 kilómetros de barreras en toda la costa del Golfo.

Pero éstas, que se pueden ver desde el camino de entrada a Dauphin, son especialmente incómodas en una localidad que se vende como "el lugar donde disfrutar el hoy, sin preocuparse del pasado ni del mañana".

clic Lea también: Los Houma, nativos "manchados" por el petróleo

Movidos por el turismo

A diferencia de otras áreas del Golfo afectadas por el vertido, la pesca, aunque una parte importante de su economía, no es el principal motor de la isla, que ahora es uno de los 10 "puntos calientes" de combate al crudo (el resto están en otras ciudades de Alabama, Florida, Misisipi y Luisiana).

Las dunas blancas de Dauphin Island

El turismo ecológico juega un importante papel en la economía local.

Son su campo de golf, sus dunas y el paso de las aves migratorias lo que dan ingresos vitales a este pueblo de 1.300 habitantes. Por eso, estos ya no pueden disfrutar el hoy: están preocupados por el mañana.

Aunque según los últimos análisis de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) el vertido "no experimentará cambios sustanciales de trayectoria" en las próximas horas, los expertos señalan que la situación de Dauphin Island la hace vulnerable a este tipo de accidentes y, por ello, el petróleo podría llegar antes aquí que al resto de la costa de Alabama.

El propio gobernador de Alabama, Bob Riley, dijo este miércoles que no descarta que el puente de Dauphin sirva como "contención" para sellar con barreras el resto de la Bahía de Mobile si el aceite llega a estas costas.

clic Siga por Twitter a nuestro enviado especial a Luisiana, Ignacio de los Reyes

"Turistas asustados"

Mientras, Grace Tyson, una agente inmobiliaria que alquila casas de madera a lo largo de la playa a familias de turistas, dice que la mitad de sus reservas para el verano han sido canceladas y da por perdida la temporada.

Barco atracado en Dauphin Island

Los residentes temen que el vertido destruya su paraíso.

"La gente está asustada y no quieren esperar a ver hacia dónde va la mancha para planear sus vacaciones", lamenta Tyson, que ahora se tiene que conformar con alquilar sus residencias a quienes trabajan en las labores de prevención y limpieza.

"Ahora las compañías y las agencias que han venido a poner las barreras están ocupando algunas, pero no es igual. Esta gente viene a trabajar, no de vacaciones, así que no gastan en restaurantes ni tiendas del pueblo", dice.

Sam Krause, técnico de telecomunicaciones, está de acuerdo con su amiga Grace. "Todo eso es lo que nos mantiene vivos. Sin ello, éste es un pueblo moribundo", advierte.

Krause asegura haber olido el petróleo el pasado domingo, aunque sólo "por unos momentos".

El Departamento de Salud Pública de Alabama ha advertido a quienes padecen enfermedades respiratorias del riesgo de mareos, jaquecas y náuseas, y ha puesto en circulación consejos para limpiar en profundidad el marisco antes de comerlo.

Krause, quien ahora debería estar preparando las instalaciones de internet para turistas recién llegados, no sabe qué sería de Dauphin si el crudo toca la fina arena de la playa y todas esas recomendaciones se quedan durante meses.

Aunque él es optimista. "Somos un pueblo resistente, con Katrina perdimos 200 casas y con Ivan unas 150 sólo en la zona oeste, y salimos adelante. Lo volveremos a hacer", dice. Pero muchos otros vecinos temen que, si el vertido llega a sus puertas, Dauphin Island deje de ser conocida como la "Isla del Relax".

clic Lea: Limpieza del petróleo enmarañada en burocracia

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.