Última actualización: miércoles, 10 de marzo de 2010 - 22:49 GMT

¿Perdió EE.UU. su influencia en Israel?

La Casa Blanca esperaba que el viaje del vicepresidente Joe Biden al Medio Oriente fuera la señal de partida para que palestinos e israelíes reanudaran sus suspendidos contactos con el llamado "diálogo de aproximación", que sería el primero en 14 meses.

Construcción de asentamiento judío en el barrio de Ramat Sholmo en Jerusalén Oriental

Israel anunció la construcción de nuevos asentamientos durante visita de Biden.

Ese diálogo no tiene aún fecha ni lugar definido, pero se trataba de darle un impulso simbólico para destrabar la dinámica regional, algo que en el último año se ha mostrado como uno de los objetivos más elusivos para la diplomacia del presidente Barack Obama.

Sin embargo, la simbología del viaje le llegó por un lado inesperado: el anuncio de Israel de que construirá 1.600 casas en un asentamiento judío en Jerusalén Oriental, una política que la Casa Blanca ha condenado por considerar que dificulta el entendimiento entre ambas partes.

A juzgar por las declaraciones del gobierno israelí, el anuncio del Ministerio del Interior, dirigido por el partido nacionalista ultraortodoxo Shas, tomó por sorpresa incluso al primer ministro Benjamín Netanyahu, al punto que un alto funcionario ofreció disculpas por la "vergüenza causada" a Biden.

Pero más que una vergüenza personal a Biden, el momento escogido para el anuncio podría dar luces sobre cómo las tradicionalmente privilegiadas relaciones entre Israel y EE.UU. han cambiado a lo largo de un año.

clic Lea: EE.UU. condena planes israelíes

Irán en el medio

En una reciente visita a Washington, el ministro de Defensa israelí, Ehud Barack, aseguró que ambos países siguen siendo aliados cercanos, aunque reconoció que no tienen que concordar en todos los temas todo el tiempo.

Sin embargo, para muchos es claro que se ha producido un distanciamiento entre ambas capitales y destacan que el posible responsable es Irán.

Los israelíes están muy convencidos de que (…) el gobierno de Obama no tiene una estrategia para confrontar efectivamente el programa nuclear de Irán

Haim Malka, analista

Mientras Washington busca incrementar sanciones para disuadir al gobierno iraní de continuar con su programa nuclear, en Tel Aviv algunos consideran que sólo un ataque militar preventivo contra las instalaciones en Irán podría eliminar lo que consideran una amenaza a su seguridad.

"Los israelíes están muy convencidos de que (…) el gobierno de Obama no tiene una estrategia para confrontar efectivamente el programa nuclear de Irán", afirma Haim Malka, especialista en Medio Oriente del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington.

Hasta ahora Washington ha persuadido a los israelíes de la inconveniencia de una acción militar y ha reforzado su compromiso defensivo con el estado judío, pero muchos piensan que la Casa Blanca está perdiendo influencia en la región.

"No somos tan temidos, ni tan admirados, ni tan respetados como necesitaríamos serlo en una parte del mundo que es crecientemente importante para nuestra seguridad y la de nuestros socios", aseguró Aaron David Miller, ex asesor del Departamento de Estado para las negociaciones entre palestinos e israelíes.

clic Lea: Palestinos respaldan contactos indirectos

De dentro hacia afuera

Sin embargo, por mucho que se haya debilitado la unipolaridad, EE.UU. sigue siendo el único poder militar, político y económico global, y por tanto su política en el Medio Oriente continúa contando con un gran peso.

Asentamiento judío en Cisjordania

Las diferencias en torno a los asentamientos cambiaron el tono de la relación entre Washington y Tel Aviv.

Por eso muchos aseguran que a la hora de analizar el reciente anuncio sobre los asentamientos hay que considerar el juego de la políticas internas en el Medio Oriente.

Mientras el gobierno de Israel está condicionado por una variadamente débil coalición de partidos, la Autoridad Nacional Palestina enfrenta el creciente desafío a su autoridad del grupo Hamas.

"La medida tiene más que ver con la coalición política israelí que con la diplomacia", asegura Haim Malka, quien recuerda que el Partido Shas, que controla el Ministerio del Interior y se opone a negociar sobre Jerusalén, es una aliado clave para Netanyahu.

"La medida es una advertencia a Netanyahu para que no incluya a Jerusalén en cualquier futuro diálogo político", afirma Malka.

clic Participe: ¿Sirve la mediación de EE.UU. entre israelíes y palestinos?

Frustración colectiva

La incapacidad de promover el proceso de paz en el Medio Oriente es una frustración que han compartido varios gobiernos estadounidenses.

Diferentes presidentes han intentado diferentes aproximaciones, pero al final todos se han quedado cortos en alcanzar una solución definitiva a los desacuerdos regionales.

Muchos analistas coinciden en decir que deseado objetivo de Obama no luce cercano, aunque reconocen que no significa que no se pueda eventualmente alcanzar éxitos parciales.

De hecho, pese al revés de opinión pública que significó el anuncio de los asentamientos en Jerusalén, el que ambas partes hayan aceptado reanudar contactos por primera vez en más de un año es un punto a favor de la "diplomacia viajera" del embajador George Mitchel, el enviado especial de Obama para la zona.

Algunos notaron que en su primer discurso sobre el Estado de la Unión, en enero pasado, Obama no mencionó a Israel. Al menos ahora, si este "diálogo indirecto" se activara podrá decir algo nuevo sobre el complejo proceso regional en su próxima rendición de cuentas ante el Congreso.

clic Lea: Irán se toma la agenda de paz en M. Oriente


BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.