Última actualización: sábado, 6 de marzo de 2010 - 16:19 GMT

La sombra de Saddam Hussein oscurece elecciones en Irak

Saddam Hussein

Baaz más que una institución política, era un instrumento de control del Estado, señala Gatehouse.

El legado de Saddam Hussein continúa dividiendo a Irak. Los preparativos para las elecciones parlamentarias en ese país han caído en un caos tras una disputa sobre la decisión de inhabilitar a cientos de candidatos por tener supuestos vínculos con el ilegalizado Baaz, el partido de Saddam Hussein.

En una manifestación en Bagdad, hubo una palpable sensación de ira entre la multitud.

"Acabaremos con los de Baaz", "No al retorno de los asesinos al Parlamento", gritaban.

"Muchas de estas personas perdieron a sus familiares", indica Yussef Mahmoud, un doctor. "Muchos perdieron su dinero, sus casas y sus tierras. Yo también".

Algunos sostenían fotografías –en blanco y negro- de amigos o de familiares que perdieron sus vidas bajo el mando de Saddam Hussein.

La manera en que lo ven es simple. A la gente que trabajó para uno de los regímenes más represivos del mundo no se le puede permitir volver a la política.

"Nosotros comparamos al partido Baaz con el partido Nazi en Alemania", señala Ahmed Chalabi.

Imagínese a un miembro del partido Nazi como candidato a las elecciones en Alemania Occidental en 1952, siete años después de la guerra ¿Qué hubiera pasado?

Ahmed Chalabi, comité electoral de inhabilitaciones

El partido Baaz fue ilegalizado en Irak. Chalabi forma parte del comité encargado de purgar de la vida pública a los ex miembros de ese partido.

En enero, Chalabi publicó una lista de cientos de candidatos al Parlamento que, según sostiene, deben ser inhabilitados.

"Imagínese a un miembro del partido Nazi como candidato a las elecciones en Alemania Occidental en 1952, siete años después de la guerra ¿Qué hubiera pasado? ¿Alguien hubiera preguntado si cometieron un crimen o no? Esa persona fue inhabilitada porque era un miembro del partido Nazi".

El partido Baaz más que una institución política era un instrumento de control por parte del Estado. Por más de 20 años, Saddam Hussein lo utilizó para controlar Irak.

Los tentáculos del partido se extienden hacia el sector militar, el sector público, e incluso se instaló en lo profundo de la sociedad. Si una persona quería progresar, tenía que ser miembro del partido.

Purga

Todo esto cambió con la invasión en 2003. La coalición liderada por Estados Unidos derrocó a Saddam Hussein y luego desmanteló la infraestructura del partido Baaz.

Hombre sostiene un retrato de un familiar muerto durante el régimen de Hussein

El partido Baaz oprimió a los chiitas y a los kurdos por décadas.

Sin embargo, hay gente que piensa que el proceso fue muy lejos y que la disolución de la policía, el ejército y del sector público fue -al menos en parte- responsable del caos y del baño de sangre posterior.

Y es eso lo que está provocando divisiones sectarias y una sensación de injusticia.

Aproximadamente 110 kilómetros al oeste de Bagdad, cerca de la población de Ramadi -en la provincia Anbar- Abu Amer trabaja en su pequeña granja con un rebaño de ovejas.

"Tengo un terreno pero está seco. Míralo, no hay agua para el riego", añade.

Abu Amer no es su verdadero nombre, y no siembre fue agricultor. Durante 30 años, fue un profesor de primaria y un miembro del partido Baaz.

Tras la invasión se quedó sin empleo y ahora lleva una vida precaria y bajo un temor constante a recriminaciones.

"No hice nada malo. No cometí crímenes. Sólo trabajé para el beneficio de otros. ¿Entonces por qué me botaron y me dejan que me las arregle solo?", agrega.

"Venganza"

Amer cree que cualquier miembro del partido Baaz que cometió un crimen debe ser juzgado en los tribunales.

Demolición del monumento del partido Baaz

Los monumentos del partido de Hussein desaparecen rápidamente.

"Pero ¿por qué privar a la mayoría inocente de medios de vida?", dice. "Quisiera que el viejo régimen estuviera aún en el poder. Cualquier cosa es mejor que esto".

El político de más alto perfil en la lista de candidatos inhabilitados de Chalabi es Saleh al-Mutlaq.

Aunque la lista abarca la división sectaria, al-Mutlaq considera que la prohibición de postularse es un intento para prevenir que los sunitas lleguen al poder.

"Pueden inhabilitar a 100, a 1.000, incluso a 10.000 candidatos, pero no pueden excluir a millones de iraquíes", indica.

En opinión de Saleh al-Mutlaq, el veto responde a una venganza por los años durante los cuales Saddam Hussein, un sunita, gobernó sobre la mayoría chiita.

En Bagdad, obreros han estado demoliendo uno de los pocos monumentos que quedan en honor al partido Baaz en la capital, una gigante estructura de concreto y acero, que rápidamente está siendo reducida a escombros.

Sin embargo, despojar a Irak del legado de Saddam Hussein será un proceso mucho más largo y doloroso, mientras su sombra continúe dividiendo posiciones no sólo en torno al próximo proceso electoral sino aún más allá.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.