Última actualización: jueves, 28 de enero de 2010 - 05:11 GMT

EE.UU. y Rusia tienen casi listo pacto nuclear

Misil (foto de archivo)

La firma de un nuevo tratado es un elemento clave de los planes de Obama para componer las relaciones con Rusia.

La Casa Blanca informó este miércoles que las negociaciones entre Estados Unidos y Rusia sobre un nuevo acuerdo de armas nucleares está casi listo.

El anuncio se produjo tras una llamada telefónica entre el presidente Barack Obama y su homólogo ruso Dmitry Medvedev.

El actual acuerdo sobre armas atómicas entre los dos países conocido como START-1 (Tratado sobre Reducción de Armas Estratégicas por sus siglas en inglés) venció el pasado mes de diciembre.

Ambos mandatarios se pusieron como meta una reducción de las ojivas nucleares a 1.500 y 1.675 respectivamente.

Los presidentes también acordaron que el número de vehículos que pueden desplazar esas ojivas debían limitarse a entre 500 y 1.100.

Estados Unidos tiene ahora 2.200 ojivas nucleares, mientras que Rusia se estima que tenga 3.000.

"Duro trabajo"

Los gobiernos de EE.UU. y Rusia piensan que la firma de un nuevo tratado puede lograrse muy pronto.

"El día de hoy, el presidente Obama habló con el presidente Medvedev de Rusia, para agradecerle su duro trabajo y liderazgo en las negociaciones sobre el nuevo tratado", dijo la Casa Blanca.

El Kremlin dijo en el sitio electrónico oficial kremlin.ru indicó que "los presidentes están de acuerdo en que las negociaciones están casi finalizadas y prometieron continuar los contactos constructivos que han hecho avanzar las relaciones entre Estados Unidos y Rusia durante el último año".

Los jefes de Estado discutieron detallada y objetivamente temas de actualidad pertenecientes a las relaciones ruso-estadounidenses, incluyendo la firma cercana en el futuro próximo de un nuevo tratado de reducción de armas estratégicas.

El Kremlin

La llamada telefónica, que el Kremlin dijo fue hecha por Estados Unidos, se registró luego de comentarios de funcionarios rusos de que ambos países estaban cerca de acordar en semanas el nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas.

Las negociaciones entre Estados Unidos y Rusia habían estado bloqueadas desde hacía meses, debido a diferencias acerca del reemplazo del START-1, firmado en 1991.

Tanto la Casa Blanca como el Kremlin dijeron que la llamada se realizó con un espíritu constructivo.

La firma de un nuevo tratado es un elemento clave de los planes de Obama para recomponer las relaciones con Rusia, que cayeron a su nivel más bajo desde el fin de la Guerra Fría, después del conflicto de Rusia con Georgia -un Estado prooccidental- en el 2008.

"Los productivos encuentros entre altos funcionarios de ambos países en Moscú la semana pasada acercaron a las dos potencias a la firma de un sucesor de START-1", dijo el miércoles a la agencia Reuters el portavoz ministerial Igor Lyakin-Frolov.

"Las negociaciones fueron exitosas, y como resultado de ello esperamos que sólo tome un par de semanas para que los negociadores acuerden un documento", agregó Lyakin-Frolov.

El domingo pasado, Medvedev había dicho que las negociaciones iban por buen camino, y que ambas partes estaban de acuerdo en un 95% de los temas.

Las bases generales del nuevo tratado fueron delineadas en una cumbre en julio del año, en la que Obama y Medvedev acordaron que el recorte de ojivas atómicas, en ambos lados, debería ser de entre 1.500 a 1.675.

Los presidentes también acordaron que el número de vehículos que pueden desplazar esas ojivas debían limitarse a entre 500 y 1.100.

Estados Unidos tiene ahora 2.200 ojivas nucleares, mientras que Rusia se estima que tenga 3.000.

Estados Unidos y Rusia esperan que el nuevo tratado impulse los esfuerzos mundiales por limitar la proliferación de armas nucleares al enviar un mensaje de que los países que poseen el 95% del arsenal nuclear mundial están reduciendo su capacidad atómica.

El martes, el Departamento de Estado de Estados Unidos había anunciado que los negociadores de ambas partes se reunirían en Ginebra a partir del próximo lunes, para tratar de finalizar el acuerdo.

El corresponsal de la BBC en Washington, James Coomarasamy, dijo que el nuevo acuerdo supone un paso muy modesto contra la proliferación nuclear, sobre todo comparado con el START-1.

Sin embargo, señaló Coomarasamy, los tiempos han cambiado y ahora la meta de la administración Obama no es la de prevenir una guerra con Rusia, sino conseguir su apoyo para desarmar a otras naciones con ambiciones nucleares como Irán o Corea del Norte.

El miércoles en la noche, en su primer discurso del Estado de la Unión en el que Obama habló desde el Capitolio en una sesión conjunta del Congreso, advirtió a Irán y a Corea del Norte que si continúan en sus esfuerzos para armarse atómicamente, quedarán aislados del resto del mundo.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.